Luego de que un joven de 18 años, de nombre Pablo, haya sido identificado ayer como el autor de casi 40 llamados amenazando a colegios de la provincia de Buenos Aires, una empleada de una escuela y cuatro jóvenes fueron puestos a disposición de la justicia en el día de hoy, en la zona oeste del Conurbano, tras múltiples allanamientos de la Policía de la Provincia. Uno de los jóvenes mantiene "una estrecha relación" con el imputado del día de ayer.

En el último tiempo, las falsas amenazas de bomba en los colegios se volvieron cada vez más frecuentes y la acción de la policía y de la justicia frente a estos casos es cada vez más estricta. Nuevos operativos estuvieron a cargo de la DDI y la Jefatura Departamental de La Matanza y, de esta forma, lograron identificar a cinco nuevas personas que se suman a los vinculados a las intimidaciones públicas registradas desde el 1 de septiembre en distintos distritos bonaerenses.

Mientras que en el último mes el 911 registró más de 3 mil llamados intimidatorios a escuelas de la Provincia, a partir de lo cual se abrieron más de 120 causas contra padres y alumnos, los operativos realizados por la DDI de La Matanza actuaron efectivamente y dieron con un total de 5 involucrados en este tipo de causas.

El primero de los casos permitió identificar a un joven de 18 años en su casa de Villa Luzuriaga. El joven es ex alumno del Colegio Nuevo Día de Ramos Mejía, uno de los institutos que sufrió amenaza de bomba junto con otros cuatro establecimientos de la misma zona.

Del mismo modo, se aprehendió a una mujer de 54 años que trabaja como administrativa es una de las escuelas víctimas de este tipo de amenazas.

En tercer lugar, se demoró a un adolescente de 15 años en una vivienda de Rafael Castillo, quien tendría una "estrecha relación y vínculo" con el sujeto imputado en el día de ayer, acusado de realizar 40 llamadas a distintos colegios, por pedido de otros alumnos, y se jactaba de lo realizado a través de las redes sociales.

Asimismo, también se imputó a una chica de 16 años en la misma zona, mientras que en San Justo se hizo lo propio con un joven de 19.

Todos los celulares que se habrían usado para concretar las llamadas de amenazas fueron secuestrados. Interviene en estos casos la UFI Nº3 de La Matanza.

Además, por otro lado, en el partido de Hurlingham fueron demoradas en las últimas horas una mujer de 37 años y su hija de 16 en un allanamiento llevado a cabo por la DDI Morón en su casa ubicada en la localidad de Villa Tesei, donde se secuestraron cuatro celulares, una tablet y una CPU.

Por parte de la Justicia, y debido a la ola de amenazas reflejada en la provincia de Buenos Aires, se desea aplicar multas de hasta 50 mil pesos y un mes de prisión a quien realizara dichas amenazas.

LEA MÁS: