Food trucks, shows musicales y juegos infantiles: la propuesta para una noche diferente en los bosques de Pinamar

Entre 1.000 y 1.200 personas eligen a diario visitar el Go! Festival, que se realiza cerca de La Frontera y que aúna entretenimiento y rica comida al aire libre

Go! Festival se realizará hasta el 1 de marzo (Gustavo Gavotti)
Go! Festival se realizará hasta el 1 de marzo (Gustavo Gavotti)

Entre la amplia variedad de propuestas gastronómicas y de ocio que ofrece Pinamar para los turistas, desde hace tres años existe una que se distingue por su entorno. Se trata del Go! Festival, un evento que tiene como escenario los bosques y en la cual conviven los shows musicales con juegos para niños al aire libre y diversas opciones culinarias con 16 food trucks para pasar una noche agradable y en familia o entre amigos.

El festival se organiza todos los días de 18 a 1 y sólo se suspende en caso de fuertes lluvias. Se realiza en los bosques de Pinamar Norte, en una hectárea de terreno cercana al límite con La Frontera y a pocos metros de la playa. El ingreso es por Avenida del Libertador y Humboldt.

El festival se organiza todos los días, de 18 a 1 (Gustavo Gavotti)
El festival se organiza todos los días, de 18 a 1 (Gustavo Gavotti)

En ese lugar, los trailers encierran de forma circular un centenar de sillas y mesas de madera, ubicadas entre los árboles, de los cuales cuelgan y se entrelazan luces de colores. En el medio, una tarima de madera sobre el que bandas musicales locales y del resto del país sacan a relucir sus talentos cada noche.

Todos los días hay shows musicales (Gustavo Gavotti)
Todos los días hay shows musicales (Gustavo Gavotti)

La propuesta comenzó el 1 de enero y estará hasta el 1 de marzo. El lugar cuenta con dos patios: uno gastronómico y otro cervecero. Un dato saliente es que se permite el ingreso de animales.

Además, el sitio posee un sector vacante destinado a quienes quieran emprender mediante un food truck con una opción innovadora para ofrecerle a los turistas. Así, por ejemplo, en medio de los trailers que venden comida se puede encontrar, por ejemplo, alguno que ofrezca ropa.

En el lugar hay un espacio reservado para emprendedores locales que no se dediquen a la gastronomía (Gustavo Gavotti)
En el lugar hay un espacio reservado para emprendedores locales que no se dediquen a la gastronomía (Gustavo Gavotti)

La feria gastronomía es el fuerte del festival. Este verano hicieron su estreno puestos de yogures y helados, de papa fritas, de comida orgánica y de carne ahumada. Pero también se pueden encontrar las ya clásicas hamburguesas de cerdo braseado, los sándwiches de picaña (rúcula, tomate y cebolla caramelizada), los panchos mexicanos e italianos y los lomitos, entre otras comidas rápidas, además de la cerveza tirada y una barra de tragos.

Además hay un puesto con opciones sin TACC y como dulce, también están los infaltables waffles. Los precios son accesibles: una persona puede cenar -sin bebida- desde $600.

Son 16 los trailers que participan del festival (Gustavo Gavotti)
Son 16 los trailers que participan del festival (Gustavo Gavotti)

El festival fue desarrollado por cuatro comerciantes gastronómicos de Pinamar y este verano transita con éxito su tercer temporada. En promedio, entre 1.000 y 1.200 personas eligen como plan pasar esta propuesta en los bosques. Algunas noches la convocatoria es todavía superior: en el número de visitantes influye el grupo musical que se presente. Eso sucedió, por ejemplo, cuando dio un recital “Coronados de Gloria”, la banda de Gloria Carrá.

En lo que respecta a lo artístico, todos los días hay, desde las 20.30, un show infantil, uno principal y otro acústico. Son artistas previamente convocados o que se ofrecen para participar. Antes de los shows, un DJ le pone ritmo a las tardes.

En promedio, entre 1.000 y 1.200 personas eligen como plan pasar esta propuesta en los bosques (Gustavo Gavotti)
En promedio, entre 1.000 y 1.200 personas eligen como plan pasar esta propuesta en los bosques (Gustavo Gavotti)

Si bien la primera temporada el acceso a Go! era gratuito, a partir del verano pasado se empezó a cobrar una entrada, que hoy es de $200 (se puede adquirir de forma online o abonar en el lugar) y con la cual se entrega un eco vaso que podrá ser reutilizado para volver a acceder sin pagar.

“El eco vaso un termómetro para ver cuánta gente viene. Por suerte tenemos mucho público que está repitiendo este verano”, dice a Infobae Karina, una de las impulsoras del proyecto. Desde la organización resaltan que incluso pueden ingresar aquellos que posean el vaso de la temporada pasada.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR