Eduardo Costantini, sobre los carpinchos en Nordelta : “Necesitan el cuidado de todos nosotros”

El empresario, uno de los fundadores del barrio privado, señaló que los roedores “son seres indefensos y divinos”

El empresario Eduardo Costantini
El empresario Eduardo Costantini

En los últimos días, la invasión de los carpinchos en Nordelta generó polémica. Las redes sociales se llenaron de fotos y videos en los que se ve a los rodeadores cruzando la calle, entrando a las casas y ocupando los espacios verdes de la zona en la que viven varios famosos. Y en medio de los reclamos y pedidos de desalojo de los animales, uno de los fundadores del barrio privado salió en su defensa.

El empresario Eduardo Costantini se refirió este sábado a la particular situación en la mencionada urbanización de Tigre y manifestó su postura. A través de su cuenta de Instagram, dijo que “los carpinchos son seres indefensos y divinos que necesitan el cuidado y el amor de todos nosotros”. El breve mensaje lo acompañó de una foto de los roedores que acapararon la atención en los últimos días.

La repercusión masiva sobre la presencia generalizada de carpinchos se disparó a partir de denuncias de vecinos del lugar que mostraron a sus perros con graves lesiones por ataques de esos animales y señalaron que la superpoblación también provocaba problemas viales y destrozos de jardines.

Con el tema instalado, la Comisión Pro Equilibrio Carpinchos Nordelta, conformada por un grupo de vecinos de este barrio bonaerense, expresó su visión sobre estos inconvenientes. En ese sentido, aclararon que “aman a los carpinchos” y pidieron trasladar a algunos ejemplares a reservas naturales para poder retrotraer la población de estos animales a la existente en 2016.

Poco después se expresó la sociedad anónima que administra y gestiona Nordelta, que pidió a los vecinos mantener la “convivencia armónica” con la fauna al tiempo que confirmó que estudia un programa integral destinado a controlar el crecimiento de las manadas de esos roedores y, eventualmente, relocalizarlos.

“En 2019 se pidió la intervención de la Dirección de Fauna, que hizo una inspección en Nordelta y determinó que no había superpoblación. En 2020 no pudieron hacer una inspección similar por la cuarentena. Este año se pidió una nueva inspección de Fauna, que se realizó hace un mes. Allí la Dirección determinó que ahora sí había una superpoblación de carpinchos”, reveló la Asociación Vecinal Nordelta (AVN) a través de un comunicado.

La publicación del fundador de Nordelta
La publicación del fundador de Nordelta

Desde la AVN resaltaron que “los carpinchos, como toda la fauna silvestre, están protegidos por ley”. Por eso, cualquier decisión y acción que se quiera tomar sobre ellos, deberá ser aprobada por la Dirección de Flora y Fauna de la Provincia de Buenos Aires. Precisamente ese organismo está trabajando junto al municipio de Tigre para determinar cuál es la mejor opción para solucionar este problema.

En medio de las opiniones, también apareció la de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic. “Es sorprendente la imaginación popular y evito los memes sobre este tema. Yo creo que es una manera en que la naturaleza le devuelve a las personas el daño que le hacen”, dijo en una entrevista a Radio 10.

Frederic sostuvo que la presencia de carpinchos en barrios cerrados de Nordelta, que están construidos sobre zonas de humedales, “es un poco la factura que pasan”. “Todos sabemos del daño ambiental que producen ese tipo de emprendimientos inmobiliarios y las dificultades que han tenido los jueces y juezas probas para detener esos emprendimientos, y eso me consta, a todos nos consta”, agregó.

Además, indicó que por la bajante del río Paraná “esos animalitos están buscando agua, que no tienen en otro lado”, por lo que recomendó a los vecinos de la zona “encontrar la forma de compensar el daño que hacen, en lugar de alarmarse”.

Eso mismo explicó el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que aseguró que el avance de la urbanización sobre los humedales afecta a la fauna nativa de manera directa y que, como consecuencia de esa situación, especies como el carpincho “han quedado excluidos de su ecosistema”.

Los carpinchos, que también pueden ser conocidos como capibaras, son los roedores vivientes con mayor tamaño del mundo, pudiendo pesar hasta 60 kilos y medir hasta 1,30 metros. Son anfibios y gregarios, siempre hay un macho dominante que controla las manadas. “Viven en zonas de humedales, son herbívoros y no representan ningún peligro para las personas u otras especies en tanto no son predadores”, acotaron desde Ambiente y Desarrollo Sostenible.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR