Pinamar: el Sindicato de Guardavidas irrumpió con una violenta protesta en un hotel y alteró el descanso de los turistas

Los comensales del Hotel Terrazas al Mar se vieron sorprendidos cuando unas 20 personas ingresaron en un lugar privado con bombos y gritando. Muchas personas optaron por dejar de comer y volver a sus habitaciones

Unas 20 personas irrumpieron en un sector privado, donde los turistas estaban comiendo

Miembros de la Asociación de Guardavidas de Pinamar irrumpieron anoche en el restaurante del Hotel Terrazas al Mar y alteraron el descanso de los turistas con una violenta protesta. A los gritos y con bombos, los manifestantes se metieron en un lugar privado para realizar un reclamo, por lo que muchas personas, atemorizadas, optaron por dejar de comer y volvieron a sus habitaciones.

Aproximadamente 20 integrantes del gremio, todos vestidos con la clásica indumentaria roja de los guardavidas, se metieron por la fuerza en el lugar y se quedaron allí hasta la llegada de efectivos policiales, que fueron alertados por el responsable del restaurante.

“No fue una protesta laboral, fue una extorsión, en una actitud intimidatoria dentro de un restaurante”, explicó Lucas Ventoso, secretario de Seguridad del municipio, en diálogo con Infobae.

Tal como se puede ver en las imágenes grabadas por los comensales, los guardavidas generaron caos entre las mesas. Incluso varios huéspedes del hotel salieron asustados de sus habitaciones a causa de los ruidos.

Según reportaron fuentes policiales, el conflicto se desactivó cuando llegaron los uniformados y no hubo detenidos.

La Asociación de Guardavidas de Pinamar había lanzado una huelga el 19 de diciembre en reclamo de la reapertura de la paritaria pero la suspendió luego de que el Ministerio de Trabajo dictara la conciliación obligatoria.

El conflicto por las paritarias suele repetirse todos los años con huelgas y protestas. En este caso, el gremio también reclamaba por la reinstalación de un guardavida que fue despedido el año pasado y obtuvo un fallo ravorable en la Justicia.

Seguí leyendo: