Reforzaron los controles de alcoholemia por los festejos de fin de año

Con motivo de los festejos de fin de año, el Ministerio de Transporte de la Nación reforzó los controles a vehículos y micros durante ayer y este 1 de enero para garantizar la seguridad en la circulación vehicular. En este contexto, se registraron en Dock Sud dos casos graves de alcoholemia, uno con valores que quintuplicaban los mínimos permitidos para conductores.

Los casos de positivo fueron detectados en la madrugada de hoy en el peaje de esa localidad bonaerense, con niveles de 2,2 y 2,5 por ciento de alcohol por litro de sangre, por lo que se labraron las actas correspondientes y se secuestraron los vehículos. Del mismo modo, después del mediodía se registró otro infractor con 1,1, por lo que también se secuestró su rodado.

“Comenzamos el año, este 1° de enero viendo que la gente que se vaya a la Costa lo haga sin alcohol en sangre. Afortunadamente la gran mayoría de los casos dieron negativo pero tuvimos dos casos de niveles de alcohol en sangre muy fuertes, muy groseros: uno de 2.2 y 2.5 que es casi cinco veces por encima de lo permitido. Pudimos detectarlos e impedirles continuar viajando”, destacó Pablo Carignano, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Y amplió: “Estos operativos se van a repetir en todo el año, no son especiales. Queremos que sea de rutina, queremos que la seguridad vial y los controles sean algo de todos los días, esa es la orden que tenemos del Ministro de Transporte y del Presidencia de la Nación y en eso vamos a estar día a día trabajando”.

En el marco del operativo “Disfrutá Viajar” y a través de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT), la iniciativa de reforzar puestos de control se replicó a lo largo y ancho del país en conjunto con otros organismos gubernamentales.

Los controles integrales se llevaron a cabo en diferentes destinos y puntos claves del interior, incluida la Costa Atlántica y de la provincia de Buenos Aires (La Plata, Mar del Plata, Hudson, Peaje Lima, Zárate y rotonda de Cañuelas, entre otros); así como también en los accesos a la ciudad de Buenos Aires (Panamericana y Acceso Oeste, además de Dock Sud), y en la terminal de Ómnibus de Retiro.

En los operativos, desde la cartera que dirige Mario Meoni trabajaron en forma coordinada con el Ministerio de Trabajo, la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y la Subsecretaría de Transporte de la Provincia de Buenos Aires y con el apoyo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

En cuanto a vehículos particulares, los agentes solicitan documentación (licencia nacional de conducir, DNI, seguro, patente, cédula verde o azul, revisión técnica obligatoria), proceden a realizar los controles de alcoholemia y de velocidad y de elementos de seguridad (cinturón, luces, sillas para menores, casco si corresponde).

Mientras que en los micros se revisa la licencia profesional y test psicofísico, se procede a la prueba de alcoholemia y se controla las 12 horas de descanso de los conductores y las unidades (habilitación y seguro, elementos de seguridad obligatorios en regla como el velocímetro y la revisión técnica, entre otros). Además, enfocan el trabajo en la concientización en el uso del cinturón de seguridad.

Las verificaciones también se ejecutan en terminales de ómnibus y otros 248 puntos en todo el país. En esta temporada, con 1000 fiscalizaciones diarias a micros con salida desde Retiro, y acompañando el mayor movimiento de pasajeros por las fiestas de fin de año, se duplicaron los controles habituales en la terminal (que rondan los 500 diarios).

SEGUÍ LEYENDO: