Los secretos del restaurant de una familia armenia que instaló en Villa Crespo la comida y las tradiciones de su país

En 1982, Carlos Katabian, hijo de inmigrantes armenios, fundó uno de los primeros restaurantes étnicos de Buenos Aires. Treinta y siete años después, su figura es un mito y el lugar recibe quinientas personas todos los días que hacen largas filas para comer las delicias que se preparan allí. El día que volteó una pared con una masa, la noche que les devolvió la plata a todos sus clientes y los secretos que hicieron de esta cantina un lugar de culto

TE PUEDE INTERESAR