Incidentes en el juicio por el caso de Macarena Mendizabal

“Son una basura, se ríen de nosotros”. Momentos de extrema tensión se vivieron este martes al mediodía luego de que el Tribunal Oral Criminal Nº 24 condenara al ex corredor de autos de la Fórmula Metropolitana, Santiago Silvoso, a tres años de prisión por el accidente que dejó con lesiones cerebrales irreversibles a Macarena Mendizábal, una estudiante de psicología de 21 años.

Tras el veredicto se produjeron algunos incidentes en la sala entre un familiar de Silvoso y Adriana Aruj y José Luis Mendizábal, los padres de Macarena. Insultos, empujones y gritos.

Entre lágrimas, Adriana denunció que la jueza María Cecilia Maiza pudo haber cambiado la carátula del caso pero no lo hizo y que por eso la sentencia a Silvoso “tiene sabor a nada”. Si bien el fallo de la Justicia es de cumplimiento efectivo, para la familia de Macarena, el condenado “va a apelar y va a quedar en libertad”.

Sentencia en el caso de Macarena Mendizabal

Al salir de la sala de audiencias, Adriana reveló que hubo algunas provocaciones por parte de allegados de la familia de Silvoso. “Me duele que se sigan riendo del dolor. Que vengan a ver a mi hija cómo la dejaron y que después venga a decirme esa madre si sufre”, sentenció.

Uno de los amigos de Silvoso habría mantenido un intercambio de palabras con un primo de Macarena, lo que derivó en insultos y algunos empujones, entre el llanto y el desconsuelo de la familia de la joven. Finalmente los efectivos que estaban presentes en la sala controlaron la situación.

El brutal choque fue el 5 de abril de 2015 en Costanera Norte. El conductor, de 40 años, terminó hospitalizado con lesiones menores y Macarena, que estaba en el asiento del acompañante de su auto junto con amigos a la salida de un boliche, sufrió una lesión cerebral irreversible.

Tras un intento de recuperación en el FLENI de Escobar, Macarena quedó en estado vegetativo y se encuentra internada en su casa familiar con respiración asistida.

Santiago Silvoso junto a su abogada
Santiago Silvoso junto a su abogada

Durante el proceso, el ex piloto de carreras había hecho todo lo que tuvo a su alcance para evitar el juicio oral: los padres de Macarena se negaron a una reparación económica, a una probation (del máximo de la pena en suspenso y una inhabilitación de cuatro años para conducir) y a un juicio abreviado solicitado por la defensa.

La jueza Maiza finalmente consideró a Silvoso culpable del delito de lesiones culposas leves (por Ramiro Sala Giménez, que estaba en el auto en que iba Macarena) en concurso ideal con lesiones culposas gravísimas. Sin embargo, irá a prisión una vez que la condena quede firme. El día viernes se conocerán los fundamentos del fallo.

Seguí leyendo: