Su hermana era travesti y fue un símbolo de lucha: la historia de la persona trans que continuó su legado

Diana Sacayán fue asesinada el 11 de octubre de 2015 y la Justicia lo definió por primera vez como travesticidio. Say, su hermano, continuó con la militancia que exige derechos y políticas públicas para un colectivo olvidado

    Say Sacayán tiene 40 años Say Sacayán tiene 40 años

Resistencia. Say Sacayán asegura que la muerte de su hermana Diana, asesinada en 2016, la atraviesa a través de la resistencia. Pasó un año de un fallo inédito e histórico, el primero en el que la Justicia definió a un crimen como travesticidio. El mismo en el que Gabriel David Marino fue condenado a prisión perpetua por el odio y la violencia de género que medió para matar a la mujer de 39 años.

A Amancay Diana Sacayán la mataron un 11 de octubre. El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Ciudad de Buenos Aires lo resolvió tras 11 audiencias, en donde se comprobó que Marino, con quien había mantenido una breve relación, y otra persona que no fue identificada, ataron de pies y manos a Diana y le provocaron 27 lesiones, de las cuales 13 fueron puñaladas. Ocurrió en su casa, en donde también le robaron 20 mil pesos.

Diana Sacayán fue asesinada el 11 de octubre de 2015
Diana Sacayán fue asesinada el 11 de octubre de 2015

"No hay un trabajo que me devuelva a mi hermana. A Diana, no hay nada ni nadie que me la devuelva. La vida de una persona invisible, siempre con la militancia y el aprendizaje; siempre desde la coherencia, en lo personal, en nuestra vida, una relación de madre e hijos", recordó Say, quien continúa con el legado y el activismo que encabezó su hermana y por el cual se logró, en 2015,  la sanción de la ley provincial n° 14.783 de Cupo Laboral para Personas Travestis, Transexuales, Transgéneros, Masculinidades Trans e Intersex en la Administración Pública Provincial.

El recuerdo de Diana no sólo se reduce a su defensa por los derechos humanos, por la igualdad de género o por los derechos de la comunidad travesti-trans. "Es la lucha de todos. Me genera mucha impotencia ver y saber que no podemos hacer nada. Pero hay resistencia. Las chicas siguen sometidas a la prostitución, a las adicciones al alcohol. Las convierten en pacientes psiquiátricas", indicó Say.

Say modificó su identidad ya que, según le explicó a este medio, "no caigo en la categorización de los géneros de forma binaria, en términos femenino o masculino, ya que son planteos capitalistas y patriarcales".

Su otra hermana, Johanna, de 41 años, también travesti, se encuentra en la misma situación. "Nosotros no hablamos de 'trabajadoras sexuales' porque son dos cosas diferentes. Si peleás con poder conseguís más financiación. Y hay una diferencia en la discusión que nadie plantea. Nosotros somos una organización que vive sin financiamiento, que obtuvo la ley de cupo laboral, que impulsó la ley de igualdad de género", sostuvo Say.

(@AgenciaPresentes)
(@AgenciaPresentes)

Diana se reinvidicaba travesti, más allá de que su documento nacional de identidad haya sido recibido con género femenino en 2012 de la mano de la ex presidente Cristina Kirchner. Es por eso que el término travesticidio, utilizado por primera vez en los expedientes que investigaron su muerte, marcó un antes y un después en el colectivo.

"El fallo es importante y nuevo. Tiene peso de ley. No solo se habla de una muerte violenta. Es un instrumento de género. Una expresión del hogar, el acceso a la educación y los ámbitos de salud. Pero en nuestro país se amaga y se retrocede. No se aplica la ley de género. ¿Por qué no hay educación sexual en las escuelas? ¿Por qué no se respeta la identidad de género en los centros de salud?", manifestó Say.

Y agregó: "No se respeta el trato digno, se nos trata mal. No se profundiza en cómo tratar a una piba. Yo me defiendo en temas de derecho, pero es desgastante. Hubo un Estado ausente que hoy sigue estando ausente. Es irónico, pero cuanto más avanzamos en nuestra lucha, más retrocedemos en la obtención de políticas públicas".

Cristina Kirchner le entregó, en 2012, el nuevo DNI a Diana Sacayán
Cristina Kirchner le entregó, en 2012, el nuevo DNI a Diana Sacayán

El próximo viernes a las 18 horas, Say, junto al Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (M.A.L), que encabezaba su hermana y ahora el lidera, marcharán desde Plaza de Mayo hacia el Congreso de la Nación en lo que será la 4ta marcha que se movilizará con el lema "Basta de Travesticidios/Transfemicidios".

"Diana generó muchas cosas en el territorio. El acceso a las políticas públicas, y muchos seguimos en la misma línea. Hoy tengo sentimientos extraños en relación a su muerte. La resistencia del por qué. Diana era una defensora de los DDHH, que tenía herramientas para no caer en los flagelos de un colectivo que tiene una esperanza de vida que oscila entre los 35 y 40 años. Ella tenía herramientas, pero la realidad la atravesó por completo", dijo.

El 12 de abril de 2016, durante el juicio, Marino amplió su indagatoria, en donde además de negar el hecho, redujo su vínculo con la activista y la despreció por su identidad de género. "Yo no tengo nada que ver, estoy escrachado por todos lados por asesinar a un puto", manifestó. Hoy sigue preso, cumpliendo su condena, mientras la Justicia continúa buscando a otro hombre, quien habría sido el coautor del crimen junto a Marino.

Say Sacayán encabezará la próxima marcha que se movilizará en contra de los travesticidios y transfemicidios
Say Sacayán encabezará la próxima marcha que se movilizará en contra de los travesticidios y transfemicidios

"No me convence hablar de mis sentimientos", contó Say durante el comienzo de la entrevista. "Prefiero contar que estoy coordinando la organización que encabezaba Diana. Las chicas tienen un lugar al que acudir cuando necesitan contención o un abogado que pueda ayudarlas y representarlas en alguna causa. Estamos organizadas pero necesitamos que se respete la ley de cupo laboral. Me gustaría poder decirle a una chica que no salga a la calle y darle trabajo. Pero no, la prostitución es la salida a la que están sujetas", manifestó Say, quien el próximo viernes leerá un documento con reclamos expresos y políticas públicas urgentes para el colectivo olvidado.

"La militancia se transformó en una forma de vida. Hoy me toca estar en este lugar, en el que estaba ella y me cambió la vida. Este lugar es de ella. Y me la encuentro todo el tiempo, en todos los lugares. La tengo presente todos los días", concluyó.

Seguí leyendo:

El veredicto del Caso Diana Sacayán

Ofrecen $500 mil de recompensa para encontrar al coautor del crimen de la activista trans Diana Sacayán

TE PUEDE INTERESAR