La ciudad de San Andrés de Giles volvió a convertirse en escenario de lo que ya es un mítico encuentro conmemorativo en homenaje a los caídos y a los veteranos argentinos en la Guerra de Malvinas. Así, durante la noche del lunes se realizó la multitudinaria vigilia a la espera de la llegada del 2 de abril, entre antorchas, marchas, lágrimas, placas de homenaje y numerosas banderas argentinas.

Esta 22ª edición de la vigilia en la ciudad bonaerense ubicada a unos 103 km de la Capital Federal tuvo una particularidad única. Fue la primera celebración desde que fuera identificado el cuerpo del único soldado gilense en acudir a la Guerra de Malvinas: Jorge Alfredo Maciel. El nacido en el paraje Villa San Alberto, en 1963, murió durante la noche del 11 de junio de 1982, cuando había sido destinado al Grupo de Ametralladoras 12,7 para defender el Monte Longdon.

"No se preocupen por mí, que si me matan no se pierde nada", había escrito Maciel en una de sus cartas enviadas desde las Islas. Al parecer, su muerte sí parece haber tomado trascendencia en la ciudad. Es que luego de que en septiembre de 2018 se confirmara la identificación de su cuerpo bajo la cruz D.A.1.9, los organizadores del evento decidieron realizar un nuevo homenaje. Así, se llevó a cago el despliegue de la lápida de mármol negro con la inscripción "Soldado argentino solo conocido por Dios" que descansó durante casi 37 años encima de su cadáver en el cementerio de Darwin. Esa estructura fue reemplazada en el cementerio por otra de igual dimensiones pero con el nombre y apellido del héroe. Al acto realizado anoche acudieron la madre y la hermana del soldado.

Los veteranos de Malvinas que acudieron a la vigila en San Andrés de Giles
Los veteranos de Malvinas que acudieron a la vigila en San Andrés de Giles

El homenaje comenzó poco después de las seis de la tarde con una misa de campaña y la distribución de 649 rosarios. Cada uno de ellos contaba con una ficha y el nombre de cada uno de los combatientes que perdieron la vida en la Guerra de Malvinas.

Después de varios números artísticos, los presentes se pasearon por las habituales exposiciones de las Fuerzas Armadas y los llamados "puestos de Malvinas", en los que se exhibían libros, fotos y videos alegóricos a la causa. Por primera vez desde la gestación del evento se exhibieron cascos antiguos, muchos de ellos utilizados por soldados en la misma guerra.

Se encendieron unas 649 antorchas, en homenaje a los soldados caídos en la guerra
Se encendieron unas 649 antorchas, en homenaje a los soldados caídos en la guerra

Ya llegada la medianoche comenzó a vivirse el momento más emotivo del homenaje. Unos 15 minutos antes de que se concretara la llegada del 2 de abril, se inició el desfile de las familias presentes, comandadas por María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, y de los veteranos, entre los que se encontraba el ex Jefe de sección de la Compañía C del Regimiento de Infantería Nº 25 y ex director general de Aduanas, Juan José Gómez Centurión. También participaron del evento Martín Kasanzew, el único periodista argentino que cubrió la guerra desde las propias islas, y hasta el mítico "Tula", con su bombo.

La placa que estaba ubicada en el cementerio de Darwin, sobre el cuerpo de Jorge Alfredo Maciel, el único soldado gilense en Malvinas
La placa que estaba ubicada en el cementerio de Darwin, sobre el cuerpo de Jorge Alfredo Maciel, el único soldado gilense en Malvinas

Como siempre, la procesión estuvo decorada por las 649 antorchas encendidas, que le daba al evento un tono épico y de profunda emoción. Además, según varios de los presentes, fue el homenaje con mayor presencia de público de los últimos años. Centenares de vecinos de San Andrés de Giles y de otras localidades del resto del país se hicieron presentes para rendir su honor a los veteranos.

Ya sobre las doce de la noche se entonaron las estrofas del himno nacional argentino. La interpretación principal quedó a cargo del folclorista Roberto Rimoldi Fraga.

Como cierre del evento, se entregó un reconocimiento al periodista Andrés Klipphan, quien realizó una cobertura en las propias Islas Malvinas en 2009 para el canal C5N: "No hay que olvidarse nunca de que el pueblo argentino y las autoridades de entonces, trataron de ocultarlos a ustedes (familiares y veteranos). 'Desmalvinizar', se llamaba el término que se utilizaba en la sociedad para no hacernos ver la realidad y la lucha que ustedes habían emprendido y de la que tan orgullosos estamos", afirmó el periodista, cuyo premio era una pequeña escultura de bronce con la silueta del hijo de la ciudad, el soldado Jorge Alfredo Maciel.

SEGUÍ LEYENDO: