"Ali" y Ciro habían viajado a Mar del Plata para ganar algo de dinero haciendo malabares. No es una metáfora: ambos son malabaristas y aprovecharon el furor de la temporada para recorrer la ciudad, beneficiarse a través de la marea turística y luego regresar a casa.

El plan no resultó a la perfección. Consiguieron poca plata y con el resto sobrevivieron en La Feliz. Con la suerte esquiva, decidieron regresar a La Plata a pie, buscando que en la ruta algún vehículo los acercara algunos kilómetros más hacia el destino. Caminaron 70 kilómetros. Estuvieron cerca de cuatro días marchando con sus mochilas a cuestas. Hasta que en Vivoratá, localidad del partido de Mar Chiquita, visualizaron el tren Roca que une a Mar del Plata y Constitución.

Según Julia, mamá de Ciro Ferreyra (20), a su hijo no lo convenció la idea de subirse al techo del tren. "No lo habían hecho nunca, pero son muy amigos, son dos chicos divinos", dijo a Infobae. "Estaban cansados de caminar y se subieron al techo. Ciro me contó que en un momento el tren cambió de andén y que ahí pasó al eléctrico. No recuerdo en qué lugar. Él estaba buscando algo en la mochila y de repente vio a su amigo volar hacia atrás. Cuando lo fue a ver pensó que estaba muerto", agregó.

Ciro y José, en el techo del tren en el que resultaron electrocutados
Ciro y José, en el techo del tren en el que resultaron electrocutados

Su amigo es José Fonseca (18), "Ali", como lo conocen en el barrio. El joven recibió una descarga eléctrica de 25 mil voltios y está internado desde la mañana del 5 de febrero, en grave estado, en el Hospital Fiorito de Avellaneda.

El último parte médico indicó: "Su estado de salud actual es estable, siendo asistido en terapia intensiva, medicado e intubado, sin mayores signos de fallas orgánicas. Su condición continúa siendo grave, con riesgo de vida. Al momento, sigue a la espera de la disponibilidad de una cama en el Instituto del Quemado para su derivación".

Infobae consultó al hospital porteño para saber por qué motivo aún no fue trasladado allí para continuar su recuperación. "No tenemos camas", respondieron. Fonseca sufrió quemaduras en más del 70% de su cuerpo y, actualmente, está acompañado por su mamá, su hermana y algunos amigos.

"Ciro está muy mal. Y yo estoy ahí… Por un lado estoy contenta de que me hijo solo sufrió algunas quemaduras leves, que está bien. Pero por otro lado, triste por lo que le pasó a Ali. Es un chico muy bueno. Ellos se conocen desde hace muchos años y yo lo quiero como si fuese mi hijo", sostuvo Julia.

"Bien por fuera y mal por dentro", fueron las palabras que eligió Julia para describir el estado de ánimo de su hijo. "Él acá está contenido, siente mucha fortaleza y está bien. Pero yo sé que está sufriendo por su amigo, su hermano, a quien conoce desde chiquito. Ali es pura vida, simpático, lleno de ánimo", contó.

Sobre el estado de salud del joven, Julia manifestó que "está muy delicado, realmente muy mal. Yo aún no pude ir a verlo, pero sé que está mal. Que están buscando cómo trasladarlo, aparentemente no encuentran lugar en el Instituto de Quemados. Es todo muy triste".

El tren fue detenido y el servicio demorado durante un par de horas
El tren fue detenido y el servicio demorado durante un par de horas

Luego del incidente, Trenes Argentinos informó que "las personas afectadas se subieron al techo del tren en un área restringida para la circulación de pasajeros, y recibieron la descarga proveniente de la catenaria cuando la máquina se encontraba a la altura de Escalada".

"Yo no lo culpo a mi hijo, es parte de una sociedad marginada. Duele mucho ver que un chico puede morirse por tener que subirse al techo de un tren para viajar gratis. Ellos fueron a trabajar, a intentar ganar algo de plata en forma decente. Es muy triste estar viviendo todo esto", concluyó Julia.

Seguí leyendo: