Cerca de las 11:30, un avión de la Fuerza Aérea Británica aterrizó en Comodoro Rivadavia para sumarse a la intensa búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido hace siete días. Se trata de un Airbus 330 Voyager de transporte, matrícula ZZ 333, y, según explicaron a Infobae, arribó con equipos de detección submarina de última generación. Lo recibió el jefe de la IX Brigada, comodoro Marcelo García.

Este avión tiene capacidad para transportar a 291 personas y un tanque de gasolina para 11 toneladas. Además de transporte, sirve para reabastecimiento aéreo. Aparte de Gran Bretaña, lo utilizan países como Australia, Qatar, Emiratos Árabes y Arabia Saudita.

Mide 59 metros de ancho y casi 18 de alto. Su "peso vacío" es de más de 124 mil kilos, mientras que, al despegar, puede pesar más de 200 mil. Además, puede ir a una velocidad de más de 800 kilómetros por hora y recorrer 12.500 kilómetros.

No es la primera nave británica que está en suelo argentino apoyando la búsqueda. Un Hércules C-130 se encuentra aquí desde el lunes con personal especializado en rescate. Según supo este medio, esta nave vino de las Islas Malvinas, algo que nunca había sucedido desde la guerra, en 1982.

También llegó a Comodoro Rivadavia la ayuda de España. A las 10:50 aterrizó un Falcón-900, matrícula 45-41.

Ante tanta ayuda internacional, destacan el trabajo del equipo de Relaciones Públicas de la Brigada que ayuda constantemente a los medios nacionales e internacionales con el minuto a minuto del operativo búsqueda y rescate.