La Cámara II del Crimen de Río Cuarto condenó a cinco años y cuatro meses de prisión a dos primos que golpearon a un ladrón que había ingresado a robar a su taller mecánico. Según la Justicia cordobesa, por la paliza que recibió sufrió graves lesiones que lo dejaron postrado.

El episodio ocurrió a principios de noviembre de 2015 cuando Darío Villarruel (27) y otro hombre ingresaron a robar a un taller mecánico ubicado en calle Patricias Mendocinas al 240 de Río Cuarto.

En ese momento –los imputados– Jesús Garro y José Romero regresaban de una salida y descubrieron a los delincuentes saqueando el lugar. Mientras uno de los ladrones se dio a la fuga ante la presencia de Garro y Romero, el otro –Villarruel– intentó escapar pero fue atrapado.

Según se determinó, el delincuente fue perseguido por los propietarios del taller mecánico, quienes lo encerraron en un baldío y lo golpearon. La golpiza que sufrió Villarruel le provocó graves lesiones –de carácter irreversible– que lo tienen postrado en una cama, informa el diario local La Voz.

José Romero, uno de los condenados, está arrepentido por su reacción
José Romero, uno de los condenados, está arrepentido por su reacción

Uno de los mecánicos recordó en diálogo con Telediario el desenlace de aquella noche, luego de una discusión con Villarruel. "Él buscó echar mano por la cintura, pensé que tenía un cuchillo en la cintura y ahí reaccioné. Le dimos una piña, lo sacamos, pero volvió y quería seguir peleando".

Tanto Garro como Romero admitieron la responsabilidad y acordaron la sentencia en un juicio abreviado con el fiscal de Cámara. "La justicia por mano propia no es una buena respuesta para actuar. Estamos dolidos", concluyó José Romero.