Qué es Fornax, la nueva subvariante F1.5.1 del coronavirus que avanza en el mundo

Se trata de un sublinaje de la variante Ómicron que se detecta en el 9% de las muestras de pacientes con COVID en EE.UU. Qué implica para el futuro de la pandemia

Compartir
Compartir articulo
En los Estados Unidos, avanza una nueva subvariante de Ómicron, Fornax. Su nombre oficial es FL.1.5.1. Es un pariente de la otra subvariante Eris, que está avanzando en más de 50 países  (Getty)
En los Estados Unidos, avanza una nueva subvariante de Ómicron, Fornax. Su nombre oficial es FL.1.5.1. Es un pariente de la otra subvariante Eris, que está avanzando en más de 50 países (Getty)

Otra subvariante de Ómicron, Fornax, empezó a llamar la atención de los científicos que monitorean la evolución del virus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19 y produjo la pandemia global que sorprendió al mundo en 2020.

Su nombre oficial es FL.1.5.1. Es un pariente de la otra subvariante Eris (EG.5.1), que está avanzando en más de 50 países, incluyendo la Argentina, Colombia, Ecuador, México y los Estados Unidos.

De acuerdo a Ryan Gregory, profesor de biología en la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá, el nuevo sublinaje se denomina de manera coloquial como Fornax.

Desde que se detectó en noviembre de 2021, Ómicron se propagó y predominó en el mundo. Desde entonces, han ido variando sus sublinajes. Gregory le ha puesto nombres a los que han ido predominando. En este caso le llamó Fornax, que es el nombre de una constelación de estrellas que se observa desde el hemisferio sur.

El 9% de los pacientes con COVID tiene el sublinaje FL.1.5.1 según informaron los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) (Getty Images)
El 9% de los pacientes con COVID tiene el sublinaje FL.1.5.1 según informaron los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) (Getty Images)

En las muestras que se analizan en los Estados Unidos, ya el 9% de los pacientes tiene el sublinaje FL.1.5.1 según informaron los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC).

“La variante EG.5 sigue mostrando una ventaja de crecimiento en la última vigilancia genómica de EE.UU., del 11 a 17% en las últimas 2 semanas. FL.1.5.1 también en aumento. Los XBB están en declive”, había mencionado el científico estadounidense Eric Topol el 5 de agosto pasado.

De acuerdo con el doctor Gregory, la pandemia hoy adquiere otra dinámica. “Por muy importante que sea seguir rastreando las variantes del COVID, tenemos que reconocer que ahora las cosas son diferentes. Antes se trataba de una variante, una ola (Alfa, Delta, Ómicron BA.1, BA.2), pero desde el verano de 2022 se trata más de la “sopa” y del alto nivel del mar que de tsunamis”, aclaró Gregory en su cuenta en la red social X.

FL.1.5.1 o Fornax es la principal variante notificada actualmente en Nueva York, que es considerado un estado de referencia por los expertos en vigilancia de variantes. Allí, los niveles de aguas residuales y las hospitalizaciones están aumentando, señaló Raj Rajnarayanan, decano adjunto de investigación y profesor asociado en el campus del Instituto de Tecnología de Nueva York en Jonesboro.

En Nueva York encontraron que FL.1.5.1 o Fornax es la principal variante notificada en aguas residuales y en hospitalizaciones (REUTERS/Eduardo Munoz)
En Nueva York encontraron que FL.1.5.1 o Fornax es la principal variante notificada en aguas residuales y en hospitalizaciones (REUTERS/Eduardo Munoz)

En todo el país, los niveles de aguas residuales permiten identificar al coronavirus y han alcanzado aparentemente una media ola relativamente pequeña. El oleaje actual se sitúa por encima de los niveles de aguas residuales en puntos bajos anteriores de la pandemia, incluida la primavera del año pasado e incluso mayo de 2020.

De acuerdo con el doctor Gregory, “No cabe duda de que veremos nuevas variantes y mutaciones este otoño boreal, y puede que también veamos un cambio en el escenario del COVID”.

Mientras que -afirmó- “apodos como Eris, Arcturus y Kraken han sido noticia últimamente, la conversación se centrará probablemente en los nombres de las mutaciones problemáticas, como las que hacen que el virus sea más transmisible o más grave. Es probable que las variantes que tengan éxito recojan las mismas mutaciones”.

Ya hay un par de mutaciones que están en el punto de mira de los rastreadores de variantes, por su capacidad para evadir aún más la inmunidad y para infectar células humanas incluso mejor cuando se combinan.

A partir de marzo pasado, los sublinajes de la variante Ómicron son clasificados de manera independiente en el sistema OMS de seguimiento de variantes como “variantes bajo vigilancia”, “variantes de interés” o “variantes preocupantes”. EG.5 es, entonces hoy, considerada una variante de interés tras la evaluación de riesgo que hicieron expertos de esa agencia sanitaria.

El sistema OMS de seguimiento del coronavirus clasifica hoy como “variantes bajo vigilancia”, “variantes de interés” o “variantes preocupantes”/Archivo
El sistema OMS de seguimiento del coronavirus clasifica hoy como “variantes bajo vigilancia”, “variantes de interés” o “variantes preocupantes”/Archivo

En la plataforma GISAID ya se depositaron 7354 secuencias de Ómicron EG.5 procedentes de 51 países. La mayor parte de las secuencias de EG.5 proceden de China. Los demás países con al menos 100 secuencias son: Estados Unidos de América, Corea del Sur, Japón, Canadá, Australia, Singapur, el Reino Unido, Francia, Portugal y España. EG.5 ya está en México, Argentina, Colombia y Ecuador.

A nivel mundial, hubo un aumento constante de la proporción de EG.5 en los casos de COVID. Durante la semana del 17 al 23 de julio la prevalencia de EG.5 fue del 17,4%. “Se trata de un aumento notable con respecto a los datos notificados cuatro semanas antes, cuando la prevalencia global de EG.5 fue del 7,6%”, según informó la Organización Mundial de la Salud.

En base a la información disponible, los expertos de la agencia sanitaria consideraron que el riesgo para la salud pública que plantea EG.5 se evalúa como “bajo” a nivel mundial, en consonancia con el riesgo asociado con XBB.1.16 y los otros sublinajes actualmente en circulación.

En el reporte, la agencia sanitaria informó que entre las variantes de interés y las variantes bajo monitoreo que presentan la mutación F456L y para el período comprendido entre el 19 de junio y el 23 de julio pasado, EG.5 era el sublinaje más notificado, con un 49,1%, en comparación con otros. En ese período, Fornax ó FL.1.5.1 había sido encontrado en el 4.41% de las muestras secuenciadas y subidas a la plataforma global.

Tanto EG.5 como FL.1.5.1 comparten una mutación de evasión inmune a los anticuerpos por haber tenido la infección o por la vacunación.

Frente al riesgo de infección, las personas mayores, las embarazadas y las personas con patologías crónicas tienen que estar al día con las dosis de refuerzo de la vacunación/ REUTERS/Ronen Zvulun/
Frente al riesgo de infección, las personas mayores, las embarazadas y las personas con patologías crónicas tienen que estar al día con las dosis de refuerzo de la vacunación/ REUTERS/Ronen Zvulun/

Los científicos han apodado a la combinación de esas mutaciones “FLip”, porque ambas invierten las posiciones de dos aminoácidos, etiquetados como F y L. Aunque estas variantes FLip representan sólo una pequeña proporción de los casos de Covid en la actualidad, podrían desencadenar un mayor aumento de las infecciones en los próximos meses.

“En general, me preocupa mucho el ritmo general de evolución del SARS-CoV-2- dijo el doctor Trevor Bedford, profesor de la división de vacunas y enfermedades infecciosas del Centro Oncológico Fred Hutchinson, en diálogo con el diario The New York Times-. “Ninguna variante individual ha tenido tanto impacto, pero la acumulación general de estas mutaciones está teniendo un impacto significativo”.

Para prevenir cuadros graves por COVID y muerte, es clave estar al día con las dosis de refuerzo de vacunación.

Seguir leyendo: