La obesidad y la mala alimentación pueden reducir la cantidad de espermatozoides

Los participantes de un estudio danés que bajaron más de 15 kilos elevaron su concentración de esperma en un 50% ocho semanas después. Los detalles del hallazgo y sus alcances

Los expertos advirtieron que no solo deben bajar de peso, sino también implementar cambios en su estilo de vida
(Getty)
Los expertos advirtieron que no solo deben bajar de peso, sino también implementar cambios en su estilo de vida (Getty)

Los trastornos de fertilidad atañen tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, puede haber buenas noticias. Los investigadores de la Universidad de Copenhague y el Hospital Hvidovre acaban de anunciar los resultados de su más reciente estudio, que se publica en Oxford Academic, y en él revelan que los varones que pierden peso mejoran la calidad de su esperma, además de hacer un par de otros cambios en el estilo de vida.

Los científicos investigaron el efecto de la pérdida de peso y su mantenimiento sobre los parámetros del semen en hombres con obesidad. Descubrieron que una pérdida de peso inducida por una dieta de 8 semanas mejoró la concentración y el recuento de espermatozoides.

Las mejoras después de la dieta baja en calorías de 8 semanas se mantuvieron después de 52 semanas si persistió la pérdida de peso significativa.

Para Signe Torekov, “la calidad del semen en hombres con obesidad mejora con una pérdida de peso sostenida”
(Getty Images)
Para Signe Torekov, “la calidad del semen en hombres con obesidad mejora con una pérdida de peso sostenida” (Getty Images)

Encontraron una reducción en el porcentaje de hombres con oligospermia (bajo recuento de espermatozoides) después de una intervención de pérdida de peso de 8 semanas del 17 % al 13 %, lo que sugiere que la oligospermia asociada a la obesidad se puede reducir con la pérdida de peso. En segundo lugar, informaron que persiste un efecto beneficioso sobre la concentración y el recuento de espermatozoides si se mantiene una pérdida de peso significativa.

Sus resultados están de acuerdo con otro estudio que mostró una mejora en la concentración y el conteo de espermatozoides en hombres con obesidad después de un programa de pérdida de peso de 14 semanas basado en una dieta saludable y ejercicio diario. En ese estudio, el impacto positivo de la dieta en los parámetros del semen solo se observó en individuos con una pérdida de peso de más del 12 % del peso corporal

Nos sorprendió que se pueda mostrar una mejora tan grande en la calidad del semen en relación con la pérdida de peso. Y dado que el 18% de los daneses tienen obesidad, este nuevo conocimiento puede marcar la diferencia”, dice el profesor Signe Torekov, quien dirigió el estudio junto con el profesor Romain Barres, en el Centro de Investigación Metabólica Básica de la Fundación Novo Nordisk con sede en Copenhague.

Según los expertos, las mejoras después de la dieta baja en calorías de 8 semanas se mantuvieron después de 52 semanas si persistió la pérdida significativa de peso 
SALUD ESPAÑA EUROPA COMUNIDAD VALENCIANA SOCIEDAD
IVI
Según los expertos, las mejoras después de la dieta baja en calorías de 8 semanas se mantuvieron después de 52 semanas si persistió la pérdida significativa de peso SALUD ESPAÑA EUROPA COMUNIDAD VALENCIANA SOCIEDAD IVI

Se ha descubierto previamente que el ejercicio por sí solo mejora los parámetros espermáticos, incluida la concentración de espermatozoides, la motilidad progresiva de los espermatozoides y la morfología de los espermatozoides. “Nuestro estudio mostró que el ejercicio ayuda a mantener la pérdida de peso, pero que los parámetros del semen no mejoraron más con el ejercicio más allá del efecto bastante significativo de la pérdida de peso inducida por la dieta inicial de 8 semanas en hombres con obesidad. De manera similar, para liraglutida, no observamos ningún efecto adicional más allá de las mejoras iniciales con la pérdida de peso inducida por la dieta”, continúa Barres.

Este es el primer estudio aleatorizado a largo plazo, donde se ha demostrado que “la calidad del semen en hombres con obesidad mejora con una pérdida de peso sostenida”, afirma Signe Torekov del Departamento de Ciencias Biomédica de la misma entidad.

Los hombres participantes de la investigación perdieron un promedio de 16,5 kg, lo que aumentó la concentración de espermatozoides en un 50% y el conteo de espermatozoides en un 40% ocho semanas después de la pérdida de peso. “Durante las 52 semanas que duró el ensayo después de la pérdida de peso, los hombres mantuvieron la calidad mejorada del semen. Pero solo los que mantuvieron la pérdida de peso después de un año, tenían el doble de espermatozoides que antes. Los que recuperaron peso perdieron las mejoras en la calidad del semen”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias