Los médicos exigen los elementos necesarios para luchar contra el coronavirus - REUTERS
Los médicos exigen los elementos necesarios para luchar contra el coronavirus - REUTERS

“Todos sabemos que desde siempre la Salud Pública ha sido relegada. Si había que hacer ajustes, FUE y ES, el área de salud la más afectada. Así es que nosotros, los Médicos, nos hemos acostumbrado a trabajar como podemos, nos hemos adaptado a hospitales en pésimas condiciones edilicias, con escasos insumos y a que el valor de la hora de trabajo altamente calificado, sea menor al valor de cualquier otra carrera profesional. Hoy, una vez más nos encontramos frente a la pandemia del SARS- CoV-2, donde miles de colegas están muriendo en el mundo, día a día. Colegas que mueren infectados, miembros del equipo que se suicidan. Agotados, abatidos, desesperanzados. Pandemia, que pronto va a llegar a las puertas de nuestro débil sistema de salud, encuentra que aún no se dispone de equipos de protección para todo su personal y da cuenta de los escasos centros de salud con la complejidad y los insumos necesarios para afrontarla”.

Así comienza una extensa Carta Abierta que la Red Integrada de Médicos Argentina (Redima), expuso en la comunidad médica y los medios de comunicación, para alertar de las condiciones a las que están expuestos y trabajan los médicos frente al coronavirus, la nueva amenaza epidemiológica global que ya registró más de 830.000 contagios y 40.000 muertos en todo el mundo.

La Red Integrada de Médicos Argentina (Redima), nuclea a más de 22.200 profesionales de todo el país.
La Red Integrada de Médicos Argentina (Redima), nuclea a más de 22.200 profesionales de todo el país.

María Berude, médica cirujana que vive y trabaja en San Luis, explicó a Infobae el motivo de la carta abierta y las razones por las que decidieron exponer su problemática en medio de la pandemia. “Redima es una red federal de médicos argentinos que estamos unidos por el interés común de reivindicar la integridad y el respeto por nuestra profesión. Médicos cansados del vapuleo al que estamos expuestos todos los días y que estamos dispuestos a acompañarnos y unirnos en pos de una salud de calidad en el país”, relató.

Y agregó: “Nacimos hace 7 meses, antes de que existiera esta pandemia, de una manera espontánea para evidenciar la problemática en uno de los sectores más importantes, o el más importante que tiene el país: la salud de sus habitantes. Hoy somos más de 22.200 médicos de distintas especialidades en las 24 jurisdicciones. Observamos el quiebre que tiene el sistema de salud desde hace muchos años y que también se evidencia más en esta situación sanitaria en la que nos encontramos, donde se exponen las falencias que vienen desde hace varias décadas. Las crisis pueden dejarte lo mejor y lo peor. Y sobre lo mejor, está bien decir que estamos haciendo las cosas correctas en un montón de medidas. Pero faltan muchas más, especialmente a quienes debemos estar al frente de esta batalla, que somos los médicos y el personal de salud”.

Médicos catalanes en el hospital in Badalona, en Barcelona atienden a un paciente grave de COVID-19 (AP Photo/Anna Surinyach)
Médicos catalanes en el hospital in Badalona, en Barcelona atienden a un paciente grave de COVID-19 (AP Photo/Anna Surinyach)

Esta carta no constituye un reclamo de por sí. Es una manera de que todos los sectores de salud, desde el Ministerio de Salud Nacional, los 24 provinciales, obras sociales, sindicatos, médicos y la sociedad toda, abra los ojos y atienda las necesidades que hoy vivimos en el sector y que se agravan en esta emergencia. Si el sector de salud se enferma, no va a poder atender a quienes se enferman. Nosotros y muchos colegas no estamos bien protegidos frente a esta pandemia. Por ejemplo, se compraron los trajes especiales para combatir al coronavirus, pero no se han distribuido”, expuso Berude.

La médica resaltó que “vivimos cubriendo los baches del sistema sanitario y cuando hay errores se termina enjuiciando a los médicos. Cada eslabón tiene su responsabilidad. Es cuestión de abrir los ojos y corregir conductas para el futuro”.

En otro pasaje de la carta abierta, los médicos afirman: “Somos personas que tenemos coraje, pero también tenemos temor a morir, mientras luchamos con las pocas armas que tenemos. Tenemos incertidumbre y ansiedad, porque somos seres humanos que trabajamos de médicos. Ni dioses, ni héroes, ni asesinos, ni mercenarios. Simplemente médicos. Por eso, el reconocimiento por ir al campo de batalla, por ir al frente, lo queremos ahora que estamos vivos, ahora que podemos respirar, hablar y explicarles nuestra condición, para que nos acompañen y nos apoyen”.

Además de las mejoras edilicias, insumos médicos generales y especiales para afrontar al coronavirus, Redima expone la problemática del bajo salario que reciben, por lo que están obligados a tener hasta 4 trabajos para cubrir sus necesidades básicas. Además, piden un seguro de vida contundente, urgente y expeditivo, que ampare a sus familias en caso de morir infectados o si los llegan a contagiar al volver a sus casas. Por último, exigen la eximición del impuesto a la ganancia en esta crisis.

Frente a la pandemia, los especialistas indican que los insumos médicos son escasos en todo el mundo - REUTERS/Benoit Tessier
Frente a la pandemia, los especialistas indican que los insumos médicos son escasos en todo el mundo - REUTERS/Benoit Tessier

María José Colina, médica emergentóloga también describió a Infobae la problemática que están atravesando desde hace varios años. “Yo trabajo en el sector público, en un hospital de CABA, desde hace bastante tiempo. Y soy una excepción en este sector sanitario. Muchos de mis colegas deben trabajar en 3 o 4 hospitales o clínicas para llegar a fin de mes. Están en relación de dependencia en un lugar y luego deben trabajar como monotributistas en otros. Además, hay colegas que solo trabajan de esta manera, sin vacaciones, cobertura o caja de previsión. Son costos muy altos y sueldos muy magros”, precisó.

“Además del problema salarial, exponemos el problema de violencia hacia los médicos, del tipo física, verbal y psicológica. Entre nosotros, más del 50% ha sufrido un tipo de violencia, sobre todo los que trabajan en una guardia. La salud argentina está enferma, tanto en el ámbito público como privado. Tenemos un sistema muy fragmentado. Y esta pandemia nos agarra en un momento crítico”, afirmó la médica emergentóloga.

Además de recursos médicos es necesario tener recursos de infraestructura correctos con respiradores - REUTERS/Rosem Morton/File Photo
Además de recursos médicos es necesario tener recursos de infraestructura correctos con respiradores - REUTERS/Rosem Morton/File Photo

Y agregó: “A toda esta carga se nos suma el temor real de enfermar, contagiar a la familia y hasta morir. El problema es más grande que el tener los elementos de protección personal. El sistema de Salud está desmembrado, donde cada provincia tiene su administración propia. Nuestro sistema es intrínsicamente desordenado y no queremos que el paciente sea el que tenga que sufrir las consecuencias de esta problemática”.

Colina destacó que “no hay una discusión seria sobre la problemática de la situación sanitaria argentina. Y no se puede dar en términos de que somos héroes, porque no lo somos. Se trata de hablar de las condiciones edilicias, insumos y los honorarios médicos. El espíritu de esto no es un reclamo alocado e inmediato. Pero sí comenzar a dar discusiones más serias y atender las cuestiones urgentes que se derivan de esta pandemia”.

SEGUÍ LEYENDO: