Privatizaciones y facultades delegadas: cuáles son los cambios que propuso el Gobierno para acercar posiciones

El radicalismo y el bloque que lidera Miguel Ángel Pichetto analizan la nueva redacción, pero reconocen que hubo avances. Tras la segunda jornada de debate se llegó a un nuevo cuarto intermedio y la sesión se reanudará hoy a las 10 de la mañana

Guardar

Nuevo

Martín y Eduardo "Lule" Menem (Gustavo Gavotti)
Martín y Eduardo "Lule" Menem (Gustavo Gavotti)

Durante el segundo día de debate de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados, el Gobierno envió un nuevo texto con modificaciones para destrabar dos de los puntos que corrían riesgo de caer rechazados: privatizaciones y facultades delegadas.

La nueva redacción, que incluye varios artículos nuevos, atiende muchos de los planteos de la oposición dialoguista. En el caso de las privatizaciones, el listado final de empresas que pueden ser vendidas bajó de 39 a 30. Estas incluyen tres empresas que solo podrán ser privatizadas parcialmente: Banco Nación, Nucleoeléctrica Argentina y ARSAT, muy resistidas por la oposición dado que son consideradas estratégicas.

Entre las empresas que quedaron fuera de la lista se destacan Fabricaciones Militares, Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), Dioxitek, Fábrica Argentina de Aviones, Casa de Moneda, Radio Nacional de Universidad del Litoral, Servicio de Radio y Televisión de la Universidad de Córdoba, Vehículo Espacial Nueva Generación y Yacimiento Minero de Agua de Dionisio.

Por otro lado, el nuevo capítulo se divide en tres artículos, con sus respectivos anexos, con listados de empresas sujetas a privatización total y uno de privatizaciones parciales. Esta división puede facilitar que la oposición pueda votar negativamente en casos acotados, sin hacer caer todo el paquete. Por lo tanto, se acerca a la posición de quienes proponían aprobar “empresa por empresa” las privatizaciones.

Para reforzar la transparencia del proceso de privatización, una Comisión Bicameral compuesta por seis diputados y seis senadores deberá ser informada por el Ejecutivo de la modalidad y el procedimiento escogido para vender las empresas, del pliego de condiciones 15 días antes de su publicación y cualquier circunstancia relevante que se produzca. En tanto, señala que la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la Auditoría General de la Nación (AGN) actuarán en colaboración permanente con la bicameral.

Martín Menem conversa con diputados de la oposición en pleno debate
Martín Menem conversa con diputados de la oposición en pleno debate

Además, antes de que se inicie el proceso de privatización la Secretaría de Empresas y Sociedades del Estado de la Jefatura de Gabinete de Ministros, en coordinación con el Sindicatura General de la Nación, deberá elaborar y hacer público un informe integral sobre la empresa que contendrá información detallada sobre sus aspectos patrimoniales, económicos, financieros, y operativos. Este informe deberá ser remitido a la Comisión Bicameral.

En cuanto a las emergencias y las facultades delegadas, desde los sectores dialoguistas reconocieron que las posiciones se acercaron cuando el oficialismo eliminó la emergencia fiscal y previsional.

El proyecto declara la emergencia pública en materia económica, financiera, de seguridad, tarifaria, energética y administrativa hasta el 31 de diciembre de 2024. Este plazo podrá ser prorrogado por el Congreso por el plazo máximo de un año.

Por otro lado, el oficialismo decidió mantener -en el artículo 73- la derogación del artículo 1 de la Ley de Fortalecimiento de la sostenibilidad de la deuda pública (N° 27.612), conocida como “Ley Guzmán”, que ponía límites a la toma de deuda en dólares con legislación extranjera. Sin acuerdo con el radicalismo y HCF, ese punto se encamina a ser rechazado ya que defienden la potestad del Congreso de controlar al Ejecutivo.

Tras la segunda jornada de debate se llegó a un nuevo cuarto intermedio y la sesión se reanudará este viernes a las 10 de la mañana. Pasada la medianoche, el oficialismo propuso interrumpir la discusión parlamentaria, mientras continúan negociando los artículos clave sobre los que aún no hay acuerdo, como la potestad de tomar y reestructurar deuda y los cambios en seguridad, además de los anteriormente mencionados. En efecto, pese a las modificaciones planteadas, un sector de diputados radicales referenciados en Facundo Manes se mantiene firme en el rechazo de facultades delegadas y pretende que las privatizaciones se debatan “ley por ley” en el Congreso.

En la misma sintonía, la Coalición Cívica se muestra inflexible sobre las facultades delegadas. En cambio, en Hacemos Coalición Federal se dio libertad de acción a la hora de la votación en particular. Por último, los diputados de Córdoba Federal, que responden al gobernador Martín Llaryora, siguen amenazando con restar apoyos si no se atiene a los reclamos de los mandatarios provinciales, a los que el Gobierno prometió un nuevo pacto fiscal.

El debate continuará con más de 30 oradores y estiman que la votación en general será hoy cerca de las 14. En las filas de la oposición entienden que el Gobierno optó por postergar la votación en general para continuar negociando y para no correr el riesgo de no poder volver a reunir el quórum para la votación en particular.

Guardar

Nuevo