El lavagnismo pide que el Congreso no le entregue un “cheque en blanco” al Gobierno en la negociación por la deuda

El diputado nacional Alejandro “Topo” Rodríguez dijo que el Poder Legislativo tiene que “estar atento para no ser corresponsable de un fracaso indisimulable” en un acuerdo con el FMI “como ocurrió en 2020 con el pacto con los acreedores privados”

Alejandro "el topo" Rodríguez, la voz de Lavgna en el Congreso
Alejandro "el topo" Rodríguez, la voz de Lavgna en el Congreso

Mientras el Gobierno nacional acelera las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional, en el Congreso esperan conocer los detalles de lo que puede ser el entendimiento con la entidad de crédito pero, en la previa, algunos sectores avisan que buscarán que el Poder Legislativo tenga más participación que sólo acompañar lo que acuerden las partes.

Tanto es así que el diputado nacional Alejandro “Topo” Rodríguez (Consenso Federal-Buenos Aires) señaló hoy que “el Congreso no debe entregar un cheque en blanco” al Gobierno, al referirse a la propuesta que está preparando el Poder Ejecutivo nacional. La decisión de que tenga que pasar por la Cámara de Senadores y de Diputados es consecuencia de una de las primeras leyes que pidió el ministro de Economía, Martín Guzmán, al Congreso y es que cualquier acuerdo con el FMI tiene que se aprobado por los legisladores.

La estrategia que apuntaba a que todas las fuerzas convalidaran la renegociación con el FMI hoy puede ser un problema para Guzmán ya que el diputado que supo formar parte del equipo de Roberto Lavagna en épocas en que el economista renegociaba la deuda señaló que el Congreso “debe estar atento para no ser corresponsable de un fracaso indisimulable resultante del eventual acuerdo que se alcance con el Fondo Monetario Internacional, como ocurrió en 2020 con el pacto con los acreedores privados”.

FOTO DE ARCHIVO. El ministro de economía de Argentina, Martin Guzmán, habla en el Congreso de la Nación, en Buenos Aires, Argentina. 12 de febrero de 2020. REUTERS/Agustín Marcarián
FOTO DE ARCHIVO. El ministro de economía de Argentina, Martin Guzmán, habla en el Congreso de la Nación, en Buenos Aires, Argentina. 12 de febrero de 2020. REUTERS/Agustín Marcarián

El legislador de confianza de Lavagna dijo que ”primero, el crecimiento, y el federalismo productivo debe ser el motor de ese crecimiento”, indicó el referente en temas económicos de Consenso Federal en la Cámara baja.

Rodríguez, que suele ser quien más fielmente expresa las ideas de Roberto Lavagna en el Congreso, sostuvo que la propuesta que el Gobierno busca avalar en el Parlamento debe considerar los siguientes factores: “priorizar el crecimiento (inversión, producción, creación de trabajo en el sector privado, hasta lograr superávit fiscal)”. Asimismo, respecto al federalismo, el “topo” apuntó contra una de las herramientas que el Gobierno utiliza para la obtención de dólares ya que dijo que “la continuidad de las retenciones a las exportaciones agroindustriales son una mala manera de promover el crecimiento económico. Falta un programa nacional de inversión en infraestructura, logística, comunicaciones, conectividad y electrificación”.

“El Congreso debe asegurarse que la estrategia de negociación priorizará el interés nacional; el Gobierno debe comprometerse a no seguir entregando dólares, a cambio de pesos, a los fondos especulativos; se debe formular e implementar una estrategia consistente y eficaz para desarmar la bola de intereses de Pases y Leliqs” agregó.

Pero esta no va a ser la primera renegociación en la que participa el Congreso y el legislador que comparte bancada con Graciela Camaño dijo que los diputados “deben estar atento para no ser corresponsable de un fracaso” y repitió la idea de no brindarle al Ejecutivo “un cheque en blanco. Por el contrario, corresponde exigir que tanto el “programa plurianual” como la propuesta para negociar con el FMI incluyan un conjunto mínimo de condiciones orientadas a defender el interés nacional”.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

En 2020 el Congreso dio un respaldo institucional al Poder Ejecutivo para llevar adelante la negociación con los acreedores privados. Pero a pocos meses de cerrado ese acuerdo, el Riesgo País de Argentina tocó los 1.800 puntos básicos. “Aquello constituyó un indisimulable fracaso compartido que no debe repetirse”, djo

Por último, el legislador sostuvo que “la propuesta que el Gobierno busca avalar en el Parlamento debe considerar factores como priorizar el crecimiento, inversión, producción. Falta un programa nacional de inversión en infraestructura, logística, comunicaciones, conectividad y electrificación); el Congreso debe asegurarse que la estrategia de negociación priorizará el interés nacional”

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR