El Gobierno ajusta los detalles para el cierre de campaña y en la recta final hacia las PASO vuelca el discurso a la recuperación económica

Alberto Fernández, Sergio Massa y Martín Guzmán harán hincapié en los próximos días en la reactivación después de la pandemia, el tema que más impacta en el voto de la gente

Alberto Fernández y Sergio Massa harán hincapié en la recuperación económica que impulsa el Gobierno pese a la crisis pospandemia (Foto: Presidencia/aa)
Alberto Fernández y Sergio Massa harán hincapié en la recuperación económica que impulsa el Gobierno pese a la crisis pospandemia (Foto: Presidencia/aa)

El almuerzo duró poco más de dos horas. Fue este martes en el despacho presidencial y sobre la mesa hubo ensaladas, agua, pomelo y café. Alberto Fernández y Sergio Massa se encontraron en la Casa Rosada para analizar dónde está parado el Gobierno y discutir el rumbo de las acciones electorales en los próximos días.

Lo suelen hacer entre dos y tres veces por semana. Alguna vez en Balcarce 50, otras en la Quinta de Olivos, sobre todo los fines de semana. Cambian figuritas en la mesa más chica del poder peronista.

Ayer hablaron sobre cómo será el cierre de campaña, cotejaron los números de las encuestas que cada uno consume, repasaron el contenido de dos leyes para el sector industrial y automotriz, y coincidieron en la decisión de adelantar la publicación de un decreto que modifique el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias antes de las PASO. Una publicación sin anuncios rimbombantes debido a la veda electoral.

En esa conversación de mediodía se avanzó en los detalles del tramo final hacia los comicios y, en especial, del acto de cierre. Ese evento aún no tiene fecha definida pero podría ser el próximo 8 de septiembre. Contará con la presencia de los principales nombres del Frente de Todos y, según afirman en el interior de la coalición, “tratará de ser un acto novedoso”, con alguna diferencia sustancial respecto a los que viene organizando el Gobierno.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, durante su paso por Mendoza para acompañar a los candidatos locales
El ministro de Economía, Martín Guzmán, durante su paso por Mendoza para acompañar a los candidatos locales

Durante esa charla también hubo coincidencias respecto a los números de las encuestas. Pese al escándalo de Olivos, los traspiés discursivos del Gobierno y el rebote del aumento de la inflación en la calle, el oficialismo no tendría problemas para ganar las PASO el 12 de septiembre. Ambos coincidieron en ese análisis, según los datos estadísticos que pusieron sobre la mesa.

La diferencia que marcan las encuestas es cercana a los 4 puntos de distancia del caudal de votos que puede obtener Juntos por el Cambio entre sus dos postulantes: Diego Santilli y Facundo Manes. En la Casa Rosada reconocen que el escándalo por el cumpleaños de Fabiola Yáñez en Olivos golpeó la imagen presidencial y generó una caída de entre 6 y 7 puntos, pero que ese decenso no fue igual en la intención de voto, donde, según un puñado de encuestas, solo habría bajado 1 o 2 puntos.

Un importante dirigente de la coalición oficialista describió cómo llega el Gobierno a la elección poniendo un ejemplo sencillo sobre la autonomía de un auto. “A septiembre llegamos con la reserva y a noviembre con medio tanque de nafta”, precisó. El combustible que piensan cargar en el medio de ese trayecto es la recuperación en la economía real. Plata en el bolsillo.

En el oficialismo saben muy bien que los números de la macroeconomía son alentadores porque trazan un camino de recuperación bien marcada en los próximos meses. Sin embargo, esa reactivación aún no se puede ver con tanta claridad en la calle, en la vida del ciudadano común, cuyo sueldo vale cada vez menos frente al impacto de la inflación de todos los meses.

Alberto Fernández y Sergio Massa empezaron a delinear cómo será el acto de cierre de campaña
Alberto Fernández y Sergio Massa empezaron a delinear cómo será el acto de cierre de campaña

Las interpretaciones internas no son tan lineales en el Frente de Todos. Hay ministros, funcionarios e intendentes que consideran que esa recuperación ya se está viendo en el territorio. En, según describen, los bares llenos, las pymes del conurbano reactivando su producción y los locales comerciales vacíos con nuevos dueños que prenden sus luces. Otros piensan que esa reactivación recién asomará con claridad en el tercer trimestre.

Hacía allí va a virar el discurso oficial en los pocos días que le quedan a la campaña electoral. Si bien es un tema que está presente en los actos, en breve ocupará un lugar central en el discurso oficial. En definitiva, todos en el arco político argentino saben que es el único tema que le interesa a la gente. “El resto es show y parte del microclima”, suelen repetir en Balcarce 50.

Uno de los encargados de marcar a fuego la agenda económica será el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Este miércoles estará en La Matanza, el municipio más poblado de la Argentina; el jueves viajará a Cañuelas y el viernes a Colón, provincia de Buenos Aires, para reunirse con las autoridades de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA).

En esa recorrida hablará de tres temas claves: la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, los beneficios fiscales para las Pymes y las medidas que el Gobierno tomó y planea tomar para generar alivio fiscal.

Alberto Fernández visitará la provincia de Chaco, que gobierna Jorge Capitanich, en el final de la semana (Prensa Presidencia)
Alberto Fernández visitará la provincia de Chaco, que gobierna Jorge Capitanich, en el final de la semana (Prensa Presidencia)

El ministro de Economía, Martín Guzmán, es otro exponente de ese discurso. Viajará hoy a Córdoba para sumarse a la campaña de los candidatos locales, tal cómo lo hizo el lunes pasado cuando desembarcó en Tucumán, junto al ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, para apoyar a un gobernador amigo de la Casa Rosada como es Juan Manzur, o el viernes en Mendoza para respaldar a la senadora de La Cámpora Anabel Fernández Sagasti.

En una charla con empresarios que tuvo en territorio mendocino, Guzmán dejó en claro los lineamientos del discurso oficial en materia económica. “La recuperación no viene de la nada. Es el resultado de políticas económicas concretas que mantuvieron vivas las capacidades productivas de la economía. La recuperación se está dando con creación de empleo registrado”, aseguró.

Además, destacó que “la inversión creció en el primer trimestre un 6,1% respecto al último trimestre del 2020, mientras que la interanual lo hizo en un 38,4%”. Guzmán encabeza charlas en el interior en las que busca explicar dónde se puede ver la reactivación económica pospandemia. Esa línea será explotada por el gobierno nacional en el tramo final de la campaña y, sobre todo, en el camino hacia las elecciones generales del 14 de noviembre.

Alberto Fernández hará lo propio en una nueva recorrida por el interior pautada para los últimos dos días de esta semana. Viajará a Chaco y Santiago del Estero, donde gobiernan dos mandatarios cercanos: Jorge Capitanich y Gerardo Zamora.

Toda la primera línea del Frente de Todos estará presente en el cierre de la campaña electoral
Toda la primera línea del Frente de Todos estará presente en el cierre de la campaña electoral

En esos discursos hará hincapié en el trabajo hecho durante la gestión de la pandemia, pero también en cómo empezó a girar la rueda de la economía con la inversión y la obra pública, y el crecimiento de la producción en las diferentes ramas de la industria.

“Ahora sí, llegó el momento del crecimiento. Que sepan todos que hay 100 mil viviendas que se están construyendo de acá a fin de año, que va a generar 300 mil puestos de trabajo”, dijo el Presidente en el acto de campaña que encabezó ayer en Tecnópolis.

El objetivo pasa por esa idea: mostrar en público que la reactivación es real y que, tarde o temprano, se notará en la calle. El ruido de la fiesta de Olivos ya es pasado, al igual que las polémicas declaraciones de los funcionarios y candidatos del peronismo.

Al menos es lo que creen en la Casa Rosada, donde están convencidos que ganarán la elección en la provincia de Buenos Aires y también la nacional, pese a las derrotas que prevén en la mayoría de los distritos más importantes del país.

SEGUIR LEYENDO:







TE PUEDE INTERESAR