Qué piensa realmente Cristina Kirchner sobre Basualdo, las tarifas y las internas políticas en el gobierno nacional

La vicepresidenta dejó en claro cuál es su posición en diversas comunicaciones que mantuvo en las últimas horas

Cristina Kirchner y Alberto Fernández, juntos en la ESMA. Actualmente están divididos por un conflicto político
Cristina Kirchner y Alberto Fernández, juntos en la ESMA. Actualmente están divididos por un conflicto político

El viernes pasado, cuando el país todavía trataba de desmenuzar los anuncios realizados por el presidente Alberto Fernández para enfrentar la segunda ola de coronavirus, explotó en el seno del poder un conflicto del que todavía no se conoce hasta dónde llegarán sus esquirlas, pero que describe con crudeza cómo se adoptan las decisiones en la conducción política de la Argentina.

La Casa Rosada informó que se le había pedido la renuncia al subsecretario de Energía, Federico Basualdo. Se argumentó que el funcionario era incompetente y que se negaba a habilitar un aumento en las tarifas eléctricas, una orden del ministro de Economía Martín Guzmán en medio de las negociaciones con el FMI.

La salida de un subsecretario de Estado no sería noticia en ningún país del mundo. Pero la Argentina no es cualquier país y hay una circunstancia que explica la dimensión que tomó el caso. Basualdo responde a Cristina Kirchner. Está en el Gobierno porque ella lo puso ahí. A Alberto Fernández no le tembló el pulso para echar a hombres y mujeres que le respondían, pero en un año y medio de gestión no se había atrevido a tocar a un alfil de su vice, la dirigente política que lo hizo presidente.

Incrédulos de la información -anticipada por Infobae en exclusivo-, voceros y funcionarios que responden a Cristina Kirchner calificaron el viernes al mediodía la decisión como una operación y aseguraron que nadie le había pedido la dimisión a Basualdo. Con el correr de las horas, fueron acomodando el discurso y alentaron versiones que no sólo blanqueaban la puja de intereses en el centro de mando, sino que ponía en jaque la continuidad de Guzmán. “En una hora, se va del Ministerio”, se animaron a vaticinar entrada la tarde del último día de abril.

Quizás quien relató con mayor exactitud lo que sucedió el viernes en la Argentina fue el programa Mejor País del Mundo, conducido por Diego Iglesias en Radio Con Vos, que reversionó la clásica “Sal de ahí, chivita chivita” para crear una divertida canción sobre el sainete político.

Sal de ahí, Basualdo Basualdo

Pasó el fin de semana. Basualdo no renunció. Guzmán tampoco. No se sabe por cuánto tiempo ambos apellidos continuarán ligados a la administración pública, pero sí que sus destinos en gran parte dependen de lo que se conversa y discute en el Instituto Patria.

Según pudo reconstruir Infobae, Cristina Kirchner había hablado del tema con Alberto Fernández, pero nunca se imaginó que avanzaría con el desplazamiento de Basualdo de Energía. Pensaba que había una negociación abierta; una o varias charlas pendientes. Pero el viernes a las 12:12 se enteró de las novedades por una alerta en su teléfono celular y eso la enfureció.

CFK mantuvo en las últimas horas conversaciones con dirigentes que le responden en donde no ocultó su enojo por la forma en que se desencadenaron los hechos: “¿Qué harías vos si hubieran hablado el tema contigo y de golpe ves que Alberto Fernández le pidió la renuncia a Basualdo?”.

Y desarrolló: “Yo no tengo ninguna interna con Alberto, ni con Guzmán, más allá de las operaciones que está haciendo Guzmán... Acá a los que hay que defender es a los bonaerenses, a los usuarios de Edenor y de Edesur que no pueden pagar este aumento más allá de Basualdo y de quien sea”.

El mensaje llegó rápido a Axel Kicillof, que esta mañana brindó un reportaje en el que hizo hincapié en que los bonaerenses no pueden pagar un aumento en la luz de dos dígitos, como pretendía Guzmán. Repitió con exactitud las palabras que expresó su jefa política en privado.

“Si se habla de un aumento (de las tarifas eléctricas), no puede superar al que se estableció del 9%, esa discusión ya está saldada. Aumentos mayores, con los bolsillos flacos, con momentos de pandemia, es muy difícil pensar”, dijo Kicillof en una entrevista concedida a El Destape en la que calificó a Basualdo como “un funcionario excelente”.

La línea no es nueva. Palabras más, palabras menos, Cristina Kirchner había pedido alinear salarios y jubilaciones con los precios de los alimentos y los servicios públicos en un acto realizado en La Plata a fines del año pasado, recordado -entre otras cosas- por una imagen en que se ve a la ex presidente sacando la lengua con Alberto Fernández a sus espaldas.

Cristina saca la lengua en un acto en La Plata. Por detrás de ella caminan Alberto Fernández y Sergio Massa (Foto de archivo: Marcos Gomez)
Cristina saca la lengua en un acto en La Plata. Por detrás de ella caminan Alberto Fernández y Sergio Massa (Foto de archivo: Marcos Gomez)


Seguí leyendo