Avanza el concurso para reemplazar a Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi: quiénes quedaron mejor posicionados

El Consejo de la Magistratura elaboró el listado del orden de mérito en base a los puntajes del examen escrito y los antecedentes de los candidatos. Ahora se abre la etapa en que los postulantes pueden hacer impugnaciones

Consejo de la Magistratura (DyN)
Consejo de la Magistratura (DyN)

El Consejo de la Magistratura avanzó este jueves con los movimientos en torno a definir quiénes serán los candidatos a ocupar dos cargos en la estratégica Cámara Federal porteña, el tribunal que revisa, frena o da impulso a las causas que se investigan en Comodoro Py. Se trata de los reemplazantes de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, que habían llegado allí en tiempos macristas a través del mecanismo de los traslados que puso en jaque la Corte Suprema a fin del año pasado.

Hoy, el organismo que se encarga de seleccionar y controlar a los jueces elaboró la lista del orden de mérito de los candidatos que habían ido a rendir examen a Tecnópolis a fines de febrero. Y llamó la atención en Tribunales que entre los mejor posicionados no aparecieran los nombres que estaban circulando para convertirse en los seguros elegidos para llegar al segundo piso de los tribunales de Retiro, indicaron a Infobae fuentes judiciales.

De acuerdo al listado al que accedió Infobae, el puesto número 1 lo ocupa Fernando Pouviña, el juez de Tucumán que procesó al ex jefe del Ejército durante el kircherismo Cesar Milani por la desaparición del soldado Agapito Ledo en la última dictadura –acusación por la que más tarde el militar fue absuelto–. Allí el juez consiguió 173 puntos, 90 del examen escrito.

Lo siguen Ignacio Labadens, secretario de Cámara del Tribunal Oral Federal 1 con 172 puntos; Gabriel Gonzalo Rey, defensor oficial, con 171,25; Sergio Roberto Rocamora, un abogado cuyano que fue subsecretario de Seguridad en la provincia de Mendoza con 170,90 y Gonzalo Ezequiel Demián Viña, que viene del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, con 170,40 puntos.

El sexto puesto lo ocupa el juez en lo penal económico Diego Amarante, que había quedado primero en la terna para el mismo cargo pero en la Sala II, lugar en el que fue elegido Roberto Boico, el ex defensor de Cristina Kirchner en la causa Memorándum. Sacó 169,80. El lugar numero 7 le tocó a Julio César Di Giorgio con 167,62 puntos.

La mujer con el mejor puntaje en ese listado es Agustina Rodríguez, que tuvo 166 puntos (92 de ellos en la prueba escrita), con el octavo puesto. Ella es fiscal federal y coordinadora de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres. No es un dato menor teniendo en cuenta que entre los consejeros hay una intención de que haya al menos una mujer como integrante de la Cámara Federal.

Pablo Bertuzzi (CIJ)
Pablo Bertuzzi (CIJ)

El juez en lo penal económico Javier López Biscayart ocupa el lugar número 11 con 164,40. En el 12 está Vanesa Alfaro, integrante de la UFI-AMIA, con 161.50 puntos. Pablo Bertuzzi, uno de los que ponían en juego su cargo, salió 13 en el orden de mérito. Obtuvo 161 puntos, 75 del examen escrito. Cuando se le preguntó, él mismo dijo que no tenía ninguna esperanza en ser el elegido, aunque hiciera un buen examen. No obstante, se presentó igual. Bruglia, en cambio, prefirió no competir.“No voy a prestarme a un circo romano”, les dijo a sus colaboradores.

La secretaria de la Cámara Federal Ivana Quinteros quedó 14ª con 160.90 puntos; seguida por la fiscal de Mar del Plata Laura Mazzaferri, con 160.25. Más abajo quedaron el juez federal Sebastián Casanello (157,20) en el puesto 17; la fiscal de Lomas de Zamora Cecilia Incardona (152), que impulsó en Lomas de Zamora la causa por el espionaje ilegal, con el puesto 20, y el juez en lo penal económico Pablo Yadarola (148) en el puesto 26.

Se trata de un “orden” provisorio, elaborado en base a los puntajes que obtuvieron los postulantes en el examen escrito (en donde todos los participantes se quejaron en voz baja de lo difícil que había sido), sumados a los antecedentes académicos o laborales que se le reconocen a cada uno de los que buscan el puesto.

Con estos resultados, los que se postularon al examen tiene plazo para quejarse por la nota. Es decir, se abre una etapa de impugnaciones que puede modificar el orden del listado. Eso puede modificar entonces el listado que se conoció hoy. Sobre todo porque el margen de diferencia de puntaje entre los candidatos es muy poco.

“Igual sería medio raro que, en este concurso puntualmente, con la cantidad de ojos mirándolo, el que quedó muy abajo saltara a los primeros puestos”, confesaron ante la consulta de Infobae fuentes que conocen el funcionamiento del Consejo.

Leopoldo Bruglia (archivo/CIJ)
Leopoldo Bruglia (archivo/CIJ)

El concurso es el coletazo del fallo de la Corte Suprema que dictó el 3 de noviembre pasado por el caso de Bruglia y Bertuzzi, que defendían los traslados que hizo el Consejo de la Magistratura en el gobierno de Mauricio Macri y que fueron puestos bajo la lupa por el mismo organismo en la gestión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Cuando Bruglia y Bertuzzi fueron a la Justicia para defender sus puestos mientras el Senado los llamaba a audiencia y activaba sus desplazamientos, la Corte Suprema tomó el caso por per saltum y resolvió que ningún traslado implicaba un nombramiento definitivo. Por eso, Bruglia y Bertuzzi podían seguir en la Sala I de la Cámara Federal hasta que el Consejo de la Magistratura llamara a examen nuevo (no el que ya estaba abierto por la Sala II) en donde ambos pudieran competir y se cumpliera con todos los pasos de un nombramiento: terna al Ejecutivo, audiencia y aprobación en el Senado y designación presidencial.

Tras el fallo de la Corte –que resultó un baldazo de agua fría para el resto del mundo judicial trasladado–, el Consejo de la Magistratura apuró el concurso 461 por los dos cargos de la Sala I de la Cámara Federal. Lo inició el 12 de noviembre. El presidente del organismo, Alberto Lugones, habló de nombramientos en seis u ocho meses. A fines de diciembre, se fijó el cronograma: inscripción del 2 al 8 de febrero y examen el 26 de febrero. Hoy, se conocieron los puntajes del orden de mérito. Ahora vendrán las impugnaciones.

Una vez sorteado ese paso, los consejeros pueden cambiar el orden de mérito y evaluar ahí quiénes quedan mejor posicionados. De esa lista se convoca a los primeros para una entrevista. Y luego el Consejo votará la terna para cada cargo: los dos puestos en la Cámara Federal. La decisión de los que vayan a probar suerte en el Senado quedará, como siempre, a criterio del presidente de la Nación.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR