La cumbre de cancilleres del Mercosur se postergó para el lunes 26 de abril

Es porque el jueves se hará también el encuentro contra el cambio climático en el que participarán 40 presidentes de todo el mundo, entre los que estará como invitado Alberto Fernández

La reunión cumbre entre los cuatro cancilleres de los países miembros del Mercosur se postergó cuatro días y se realizará el lunes 26 de abril a las 11 de la mañana a través de una videoconferencia porque este jueves 22 se hará también el encuentro contra el cambio climático en el que participarán 40 presidentes de todo el mundo, entre los que estará como invitado Alberto Fernández.

En el encuentro virtual de los cancilleres del bloque regional sudamericano participarán los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Felipe Solá; de Brasil, Carlos Alberto Franco França; de Paraguay, Euclídes Acevedo; y de Uruguay, Francisco Bustillo. La del brasileño Franco França será su primera incursión en estos encuentros ya que asumió a principios de abril en su cargo, en reemplazo de Ernesto Araújo.

La reprogramación se debe a que el próximo jueves se realizará la cumbre virtual de 40 líderes mundiales sobre cambio climático que fue convocada por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y a la que fueron invitados a debatir, entre otros , los presidentes de Argentina, Alberto Fernández, y de Brasil, Jair Bolsonaro.

De todos modos, sí se efectuará este jueves la reunión entre los coordinadores de los cuatro países del bloque regional, dentro del Grupo Mercado Común (GMC), el órgano ejecutivo del Mercosur.

El 26 de marzo se cumplieron 30 años de la firma del Tratado de Asunción, la piedra fundacional del bloque. Ese día conversaron, también por videoconferencia debido a la pandemia, los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en un acto desde el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, y como invitados estuvieron el chileno Sebastián Piñera y el boliviano Luis Arce, los líderes de dos naciones que son asociadas pero no miembros plenos del Mercosur.

Allí se produjo un fuerte intercambio de apreciaciones entre el uruguayo Luis Lacalle Pou, quien volvió a reclamar por la apertura económica del bloque hacia nuevos mercados del mundo, y Alberto Fernández, que tiene una visión más proteccionista. Lacalle Pou definió al Mercosur como “un lastre” para las posibilidades de su Nación y Fernández le respondió que si lo veían de ese modo, tomaran “otro barco”.

Luego de esos momentos de tensión, los dos principales temas que se abordarán en este nuevo cónclave serán el arancel externo común (ACE) y la flexibilización del bloque sobre negociaciones comerciales. Están en agenda desde hace rato porque Brasil y Uruguay impulsan acuerdos “por afuera”, en forma independiente, que son resistidos por el gobierno argentino. Argentina, una y otra vez ante las presiones de sus socios, insistió en su “profunda vocación de negociar en conjunto con un Mercosur unido”.

Una grúa transporta un contenedor en el puerto de Hamburgo, Alemania. EFE/Carsten Koall/Archivo
Una grúa transporta un contenedor en el puerto de Hamburgo, Alemania. EFE/Carsten Koall/Archivo

El Arancel Externo Común -el impuesto que pagará cada mercancía desde fuera de los países del bloque al ingresar al Mercosur - lleva dos años en proceso de revisión.

“Con respecto al Arancel Externo Común, creo que vamos a negociar mejor si partimos de un AEC alto y después decidir entre nosotros en conjunto qué aranceles bajar y cuánto bajarlos de una manera realista. Pero en plena pandemia con los niveles de comentarios que tienen nuestros países que son muy altos, y con la discusión interna que tenemos en cada uno, ¿es el momento de acelerar? Nosotros creemos que es el momento de unirnos más que nunca. Es el momento de ir mirando con prudencia dónde podemos ayudar, no es el momento de cortarse solos. Esa es la idea que vamos a llevar el 26 a la reunión de cancilleres del bloque”, expresó el canciller argentino Felipe Solá este lunes, durante un encuentro organizado por la Fundación Embajada Abierta, que preside el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

El arancel máximo que se aplica desde el bloque regional es del 35 %, pero el promedio aplicado es del 12 %, frente a una media global de 5,5 %. Brasil pretende una reducción arancelaria sustancial y amplia. Argentina es más proclive a rebajas más moderadas y selectivas, que no afecten a la producción de manufacturas nacionales.

Solá fue claro sobre este tema en ese encuentro organizado por Argüello: “Pareciera que el mundo va hacia una regionalización, va a un cierre económico que no sabemos cuánto puede durar, con más prudencia con la cuestión arancelaria y más protección por la cuestión de la pandemia, y al mismo tiempo la posibilidad de acuerdos regionales más fuertes”.

Alberto Fernández - Reunión de Jefes de Estado del Mercosur al cumplirse 30 años de su creación
Alberto Fernández - Reunión de Jefes de Estado del Mercosur al cumplirse 30 años de su creación

El contexto particular que genera en el mundo la pandemia de Covid-19 es una cuestión que el gobierno argentino remarca con insistencia a la hora de sentarse a negociar. “América del Sur tiene estabilidad política, es una zona de paz, pero a la vez es la región más injusta del mundo. El Mercosur no se expande como debería expandirse, pero no solamente por falta de acuerdos comerciales sino por falta de convicción y problemas de crecimiento que en los últimos años que impactan sobre los gobiernos. Las posiciones internacionales empiezan a ser tomadas como posiciones locales, empiezan a dividirnos de afuera hacia adentro. Se toman los temas de otros países como elementos de división interna. Y eso condiciona e ideologiza las posiciones externas”, manifestó también el canciller argentino.

Otro tema que está pendiente de resolución y que podría tratarse en la discusión entre los cuatro cancilleres es el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Este miércoles comenzará en Andorra la 27° Cumbre Iberoamericana, en la que toman parte 19 países de América Latina de habla castellana y portuguesa más tres naciones europeas, España, Portugal y Andorra.

En una reunión previa a esta Cumbre el presidente español, Pedro Sánchez, dijo que “es fundamental la unión, el diálogo y el acuerdo”, en este tipo de foros y que si algo se aprendió con la anterior crisis es que “no habrá recuperación si no hay proceso de internalización de la actividad económica. Europa y la Comunidad Iberoamericana tienen muchísimo que hacer en los próximos años para consolidar acuerdos de libre comercio entre los dos bloques regionales”.

Por su parte, el primer ministro portugués, António Costa, sostuvo que tanto la Unión Europea como el Mercosur deben realizar un esfuerzo adicional en las negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio, ya que supondría “el mayor acuerdo económico y comercial a escala global”. En su intervención, reconocío que las conversaciones entre los países implicados se encuentran en un momento “difícil”, debido a la confrontación en las posturas medioambientales entre sendos bloques.

“Tenemos que garantizar que después de esta crisis tenemos los recursos necesarios para incrementar las relaciones en el espacio de Iberoamérica, ya que esos recursos son muy variables”, explicó Costa.

SEGUIR LEYENDO



Últimas Noticias

MAS NOTICIAS