Quiénes son los ministros del Gabinete que más regalos recibieron durante 2020 en su rol de funcionarios

Infobae relevó el Registro de Obsequios y Viajes. Los más llamativos de cada uno. Quiénes no informaron presentes

La cantidad de presentes informados por los propios funcionarios, según el Registro público de Obsequios de la OA.
La cantidad de presentes informados por los propios funcionarios, según el Registro público de Obsequios de la OA.

El titular de la cartera de Turismo y Deportes, Matías Lammens, es el ministro del Gabinete nacional que mayor cantidad de obsequios recibió este año en su rol de funcionario público. Por su cargo vinculado a la promoción turística, acumuló 60 presentes. Le siguen su par de Defensa, Agustín Rossi, con 44; el ministro de Economía, Martín Guzmán, con 22; el de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, con 17; y el ministro de Agricultura, Luis Basterra, con 14.

Los regalos -inferiores en cantidad por la pandemia en relación a otros años- son más variados: habanos, una valija, un morral, libros, una moneda de plata conmemorativa, anteojos, una caramañola, mates, vinos, vodka, cachaça, películas de la India, porta notebooks, un aceite de rosas de Bulgaria, una mascarilla de sales de mar, frascos de plásticos reciclado, bolsas de verduras de una cooperativa y frutas del Mercado central, entre otros.

Así surge del Registro de Obsequios y Viajes relevado por Infobae, desde el 10 de diciembre del 2019 hasta el cierre del 2020. En total figuran más de 500 regalos declarados por distintos funcionarios nacionales, entre ellos 247 que recibió el presidente Alberto Fernández, tal como reveló ayer Infobae.

Un total de 247 fue la cantidad de presentes que recibió el primer mandatario durante su primer año de mandato.
Un total de 247 fue la cantidad de presentes que recibió el primer mandatario durante su primer año de mandato.

De los ministros, figuran los obsequios declarados por 12 integrantes del Gabinete, entre ellos, la ex titular de Vivienda, María Eugenia Bielsa, quien fue reemplazada en esa cartera en noviembre por Jorge Ferraresi. Infobae contactó al resto de los ministros y secretarios de Estado para saber por qué no habían informado obsequios. Varios señalaron que estaban en proceso de cargar el listado de presentes al sitio web del Registro que depende de la Oficina Anticorrupción (OA), pero que aún no lo habían podido concretar. También se comprometieron a enviar esos listados, pero al cierre de esta nota solo lo hizo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Los funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional tienen vedado, como regla general, recibir regalos, “beneficios” o “gratificaciones” con motivo o en ocasión de sus funciones. Tampoco pueden aceptar viajes financiados por terceros. Así lo establece la Ley de Ética Pública con el objetivo de evitar que entidades, gobiernos o privados busquen influir en determinadas políticas o beneficiarse de determinadas decisiones de los agentes públicos, y prevenir así posibles conflictos de interés.

Esta prohibición excluye a los presentes de cortesía, protocolo o costumbre diplomática que reciben los funcionarios en el marco de sus actividades y visitas oficiales.

Estos obsequios no pueden, sin embargo, provenir de personas, gobiernos o entidades que sean contratistas, concesionarios o proveedores del Estado, o que realicen actividades reguladas o controladas por el organismo donde se desempeña el funcionario, o que estén bajo su área de influencia.

Si los funcionarios nacionales reciben o les ofrecen un obsequio indebido por su valor, su naturaleza o por de quién viene, deben rechazarlo o devolverlos.

Si el regalo supera los $12.000, deben incorporarlos al patrimonio del Estado. Si su valor es inferior a ese monto, pueden disponer del obsequio para uso personal, al igual que los comestibles, independientemente de su costo.

Más allá de que los presentes permitidos sean incorporados al patrimonio el Estado o no, por el decreto 1179 dictado en 2016 - que reglamentó el artículo de la Ley de Ética Pública referidos a los regalos que reciben los funcionarios-, todos deben ser informados en el Registro de Obsequios y Viajes, creado por ese decreto dictado por Mauricio Macri, que está disponible online y funciona bajo la órbita de la Oficina Anticorrupción (OA).

El objetivo es asegurar el control y seguimiento de su destino por parte de la sociedad, y evitar su incorporación ilegal al patrimonio personal del funcionario. Lo mismo rige para los viajes financiados por terceros a fin de para transparentarlos. Según el relevamiento de Infobae, ninguno de los ministros informó viajes de invitación o pagados por otros que no sea el Estado. Los 59 viajes que aparecen en el Registro público son de funcionarios de menor rango.

Los regalos de Lammens

Por su rol como ministro de Turismo y Deportes, y pese a que la pandemia limitó al máximo los viajes, Lammens fue el más regalado, con 60 obsequios declarados, de los más diversos. Recibió varios de sus pares en otros países. Así por ejemplo, desde Ecuador, le obsequiaron un sombrero y un collar tejido a manos, y el Ministerio de Turismo de Cuba le obsequió una caja de los famosos habanos Montecristo. El ex presidente de España Felipe González le regaló los libros “El viaje de los Alimentos”, “La Primera vuelta al Mundo” y “Atlas de los Exploradores Españoles”.

El ex presidente de San Lorenzo recibió una valija Samsonite de cabina, una campera y una chomba, todas con el logo de la Conmebol, regalo de la Confederación Sudamericana de Fútbol. También dos peluches de las mascotas de los frustrados Juegos Olímpicos Tokio 2020 -que se postergaron para el 2021- y una camiseta de la Selección Japonesa, obsequiados por la embajada de Japón.

Lammens recibió dos peluches de las mascotas de los frustrados Juegos Olímpicos Tokio 2020.
Lammens recibió dos peluches de las mascotas de los frustrados Juegos Olímpicos Tokio 2020.

La embajada de Australia le regaló una pelota de rugby, y la Federación Argentina de Ajedrez, un tablero de damas y ajedrez, así como una camiseta de la Selección Argentina de este juego.

Lammens también recibió un poncho tucumano y otro salteño de los ministerios de Turismo y Deportes de esas provincias, y un equipo de mate, bombilla y termo, obsequiado por la aerolínea low-cost Flybondi.

El ex candidato a jefe de Gobierno porteño por el Frente de Todos también recibió de la Embajada de Israel el libro “Borges: El Judaísmo e Israel”, una edición especial por los 70 años de amistad Israel-Argentina.

Los libros de Rossi

El ministro de Defensa Rossi informó 44 obsequios, que incluyen placas de agradecimientos de sitios donde estuvo y 15 libros. Los textos van desde “La búsqueda del ARA San Juan”, de Gustavo Oulego, hasta el libro “La guerra o la paz”, de León Tolstoi que le regaló Eduardo Duhalde, pasando por un ejemplar de “América Latina en la geopolítica del imperialismo”, enviado por su autor, Atilio Borón, y “Cura Brochero. Pastor con olor a oveja”, un regalo del obispo castrense Santiago Olivera.

Con motivo de las Fiestas, Rossi recibió botellas de vino malbec Angelica Zapata, de la Embajada de China, y un Vodka Belvedere, de la Embajada de Polonia.

El intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, optó por enviarle un mate, una bombilla, un termo y un anotador.

Los anteojos de Guzmán

El ministro sobre el cual se concentró la mayor expectativa este año por la renegociación de la deuda y el plan económico en medio de la crisis agudizada por la pandemia, fue destinatario de 22 regalos, según el Registro de Obsequios y Viajes.

Eduardo Elztain le regaló a Guzmán una moneda de plata conmemorativa del encuentro de líderes del G20 que tuvo lugar en Buenos Aires en 2018, durante la presidencia de Mauricio Macri. Por su parte, Rodolfo Gabrielli, presidente de Casa de la Moneda, le obsequió un cuadro con una réplica de un billete de 20 pesos, destinado a desaparecer en no mucho tiempo por la alta inflación.

Entre otros obsequios, el titular de Economía recibió una camiseta de la selección argentina; una caramañola y una luz para selfies que le envió el intendente de Zárate, Osvaldo Caffaro; una mochila, una riñonera, un porta notebook y un morral, que le obsequió Daniel Herrero, presidente de Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA). El empresario petrolero Alejandro Bulgheroni le regaló una caja de cerezas premium de la Patagonia, y un vino de uva Pinot Noir de su bodega Otronia, un emprendimiento vitivinícola situado en Chubut, en nombre de Panamerican Energy.

La Embajada de India le envió dos frascos de té y un pendrive con películas sobre ese país, en caso de que el ministro quiera distraerse de los avatares de la economía argentina. El Ministerio de Defensa, en cambio, optó por enviarle un regalo más práctico: un alcohol en gel, un repelente para mosquitos, dos barbijos y dos pan dulces.

En el Registro también figura que Guzmán recibió el 11 de diciembre pasado 12 pares de anteojos de parte del empresario óptico Norberto Fermani. Ante la consulta de Infobae, desde el entorno del ministro explicaron que “ese día visitó Pymes en la localidad de San Martín, y el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica, Norberto Fermani, le obsequió una caja con lentes de distintas marcas para mostrar la variedad de industria nacional que se fabrica en distintas plantas productivas. La cantidad tiene que ver con que la caja que se le entregó es un muestrario y sirve para exhibición y tiene 12 espacios para llenar. Y allí pusieron los distintos modelos que se fabrican”. Y agregaron que “el regalo, con los 12 anteojos, está en el Ministerio de Economía”.

El ministro Guzmán (izq), el intendente de San Martín, Fernando Moreira, y el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica, Norberto Fermani, en una Pyme de ese municipio bonaerense.
El ministro Guzmán (izq), el intendente de San Martín, Fernando Moreira, y el presidente de la Cámara Argentina de la Industria Óptica, Norberto Fermani, en una Pyme de ese municipio bonaerense.

Infobae consultó a su vez a Fermani, quien explicó: “Tenemos la costumbre desde la Cámara, cuando entran nuevos funcionarios, de obsequiar anteojos industria argentina para que vean el nivel de tecnología que tenemos en el país, porque es un tema cultural que los anteojos son importados, y nosotros tenemos un desarrollo de la industria óptica gigantesco. Con el motivo de hacer docencia, le regalé esa docena de anteojos al ministro. El hecho se dio en una visita a una textil en San Martín, y el intendente gentilmente me invitó a acompañarlos”.

Las verduras de Arroyo

El ministro de Desarrollo Social registró 17 obsequios, más bien modestos, muchos de los cuales le fueron entregados en mano durante sus recorridas.

Uno es un porta notebook de madera, que le regaló Lorena Duva, de la Cooperativa de Trabajo La Nacional Ltda. De otra cooperativa, Jóvenes en Progreso, recibió dos frascos de plástico reciclado.

La Municipalidad de Esteban Echeverría, a cargo de Fernando Gray, le obsequió un caballo de madera.

Los trabajadores del Polo le dieron una bolsa de verduras, con acelga, lechuga y brócoli, una estrella y un porta maceta de hierro, y dos portarretratos con fotos.

El patrimonio cultural de Basterra

De los 14 obsequios que declaró el titular de la cartera de Agricultura, consignó que 12 tenían un valor superior a los $12.000, el límite fijado en la reglamentación por encima del cual deben pasar a manos del Estado, por lo cual los destinó al patrimonio cultural del Ministerio que conduce.

Entre ellos, un ataché de cuero color marrón, regalo de la Embajada de la República Islámica de Pakistán; una bandeja de plata obsequiada por la Secretaría de Agricultura de Estados Unidos; un adorno de madera con un telar bordado, regalo de la Embajada de China; dos platos de porcelana, obsequio del Ministerio de Agricultura de Rusia; un aceite de rosa de Bulgaria y una réplica de un tesoro que se encontró en el país, ofrenda del Ministerio de Agricultura búlgaro.

Entre los presentes figuran también dos copas de vino de cristal San Carlos, grabadas con la leyenda “Cámara de Senadores de la provincia de Santa Fe”, y un vino tinto Trivento Golden Reserva, regalo del gobierno de Santa Fe, que destinó a la cocina de la Unidad Ministro.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil le regaló una botella de cachaça Weber Haus, una de las más premiadas en ese país; la Embajada de la India dos latas de té de ese país; y la Secretaría de Agricultura de México, una mascarilla de sales de mar, una cera para moldear y restaurar el cabello y un jabón de canela.

La bolsa con frutas de Kulfas

Los regalos del ministro de Desarrollo Productivo no figuran aún en el Registro de Obsequios, pero su vocero explicó que estaban en el proceso de carga de listado, y se lo adelantó a Infobae. Allí figura que Kulfas fue destinatario de solo siete presentes.

Entre ellos, una mochila con un termo, regalo del Ente Binacional de Yaciretá; un caja de vinos enviada por el gobernador riojano Ricardo Quintela; una bolsa con frutas enviado por Nahuel Levaggi, presidente del Mercado Central de Buenos Aires, y una caja navideña con productos de supermercados Coto.

Los obsequios de otros ministros

Otros funcionarios del Gabinete que informaron regalos fueron Elizabeth Gómez Alcorta, titular del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, seis obsequios, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, cinco, entre los que se destaca una réplica a pequeña escala de un aerogenerador con un pendrive con motivos orientales, de la sucursal argentina de la empresa de energía Powerchina Ltd.

Los integrantes del Gabinete que menos regalos informaron en el Registro de Obsequios.
Los integrantes del Gabinete que menos regalos informaron en el Registro de Obsequios.

La ex titular de Vivienda, Bielsa, cuatro regalos; Juan Cabandié, ministro de Ambiente también cuatro, entre ellos una pelota de cuero Nº5 alusiva a los objetivos del Desarrollo Sostenible, regalo del embajador de Dinamarca, Soren Vohtz; y Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia y Tecnología, solo dos presentes.

Ginés González García, el titular de Salud, solo registra como obsequio el libro “Kirchner Fotografías” de Maria Eugenia Cerutti, enviado por la ex diputada Juliana Di Tullio; y Sabina Frederic, la responsable de la Seguridad, recibió un camino de seda para mesa, que destinó a su despacho, enviado por Zhao Biao, agregado policial en la sede diplomática de China en Argentina.

Sin regalos registrados

El canciller Felipe Solá; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; el jefe de Gabinete Santiago Cafiero; el ministro de Interior Eduardo “Wado” De Pedro; el titular de Transporte, Mario Meoni; el ministro de Educación, Nicolás Trotta; la ministra de Justicia, Marcela Losardo; el ministro de Cultura, Tristán Bauer; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y el presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce, no declararon regalos.

En el caso de Solá, quien por su tarea diplomática se supone que debería ser uno de los que más regalos debería haber recibido, no informó ninguno en el Registro de Obsequios. “No los tiene cargados todavía. Está en eso. Son muy pocos”, explicaron en su entorno. Y aclararon que “casi no viajó al exterior por la pandemia. Solo a Europa e Israel con el Presidente a principios de año, a México y a Brasil. Desde la asunción de (Luis) Lacalle Pou en Uruguay en marzo, hasta la de (Luis) Arce en Bolivia, no viajó”, agregaron.

El vocero de Cafiero, en tanto, le dijo a Infobae que “Santiago no declaró ninguno porque no acepta regalos como jefe de Gabinete”. Y recordó que “la normativa dice que los obsequios superiores a 12.000 pesos tienen que ser incorporados al patrimonio del Estado”.

-¿O sea que no aceptó ni regalos de cortesía, ni menores a $12.000?, le repreguntó este medio. “No, más allá de algún libro firmado que le mandaron algunos autores directamente”, fue la respuesta.

La secretaria Legal y Técnica “recibió dos pan dulces y un budín esta semana. Durante el año, algún libro de alguna autora feminista o un abogado, pero no mucho más”, explicó el vocero de Ibarra, sobre la ausencia de obsequios suyos en el Registro público. “Generalmente reciben los funcionarios que tienen relación con conglomerado o servicios, no el área de Vilma”, agregaron.

En el caso de Katopodis, en su cartera señalaron que “tuvo presentes u obsequios que no fueron registrados por que se los consideró que eran por cortesía o amabilidad. Ninguno tenía un valor destacable o característica fuera de lo habitual en estos casos. En general fueron productos comestibles regionales del interior del país y de sus recorridas por la provincia de Buenos Aires”.

El vocero del ministro De Pedro explicó que “la designación del director que está encargado de esa tarea salió hace una semana” y que la lista la subirían “en el transcurso de esta semana o la otra”.

Desde el Ministerio de Transporte a cargo de Meoni informaron que estaban “terminando el listado” con el registro de los obsequios de fin de año. “El área de Transparencia hace los cierres cuatrimestrales y hasta julio no había ningún regalo por la pandemia. Después de julio, se recibieron algunos de gobernadores, más que nada por las Fiestas”.

El vocero de Pesce, en tanto, afirmó que el titular del Banco Central no recibió obsequios. “A las empresas que consultaron se les informa que no recibe regalos”, precisó.

Sin control de oficio

Ante la consulta de Infobae, desde la OA explicaron que “no hacen un control de oficio, sino a partir de una denuncia” sobre los regalos que reciben los funcionarios nacionales. “No revisamos la veracidad de lo que carga cada uno. La OA hace un análisis del cumplimiento de la norma. Si nos enteramos de un regalo que no está permitido, por ejemplo por un medio de comunicación, le decimos ‘esto no lo puede recibir”, o si está permitido, le pedimos que lo registre. O sea, incentivamos el uso del Registro de Obsequios para un mejor control por parte de la sociedad. Hacemos acciones para que el funcionario sepa que tiene el deber de declarar lo que le regalan”.

¿Qué pasa si no registra un obsequio que recibe?, preguntó Infobae. “Viola la Ley de Ética Pública, se le puede abrir un sumario, y podría llegar a sufrir un descuento de sueldo”, explicaron en la OA.

Si agente público recibe un regalo de alguien o una entidad interesado en recibir un beneficio del Estado, o por ejemplo un viaje pagado por un privado, podría constituir una dádiva, y abrirse una causa penal.

“El objetivo del Registro de Obsequios es poder trabajar sobre el posible conflicto de interés que hay entre las decisiones de los funcionarios y los intereses del sector privado. La idea es que un funcionario no esté influenciado en sus decisiones por un regalo. El tema es que hay que ver cuán efectivo puede resultar este mecanismo, ya que es un poco naif. Si hay un funcionario corrupto que hace un acuerdo irregular con un privado, no va a quedar registrado”, advierte Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano.

Muchos advierten que el regalo puede llegar a torcer la voluntad de un funcionario de rango más bajo, pero no la del funcionario de rango más alto, que suele ser quien define una política pública.

“Prácticas como la del Registro vienen de países mucho más avanzados en materia de ética pública, pero estas extrapolaciones no terminan de ser del todo efectivas en Argentina por nuestra clásica anomia. Son necesarias para el control, pero se tienen que complementar con otras herramientas de la Ley de Ética Pública”, agrega el director del capítulo argentino de Transparencia Internacional.

Infografías: Marcelo Regalado

Seguí leyendo:


TE PUEDE INTERESAR