Crece el conflicto por la toma de tierras en la provincia de Buenos Aires: tensión en la previa de una movilización de propietarios en la costa

Para el 4 de septiembre está convocada una manifestación de propietarios no residentes para ingresar al Partido de la Costa. Quienes viven allí quieren impedirlo para evitar nuevos contagios de coronavirus

El próximo 4 de septiembre marcharán en masa con sus vehículos e ingresarán a la fuerza a sus propiedades (gentileza Costa de Noticias)
El próximo 4 de septiembre marcharán en masa con sus vehículos e ingresarán a la fuerza a sus propiedades (gentileza Costa de Noticias)

Las tomas de tierras y usurpaciones de propiedades en la Costa Atlántica y sobre todo en el Partido de la Costa, que se agravaron las últimas semanas, pueden tener derivaciones imprevisibles. Los propietarios no residentes que están impedidos a ingresar al municipio -por más de 24 horas y con permiso especial- por el aislamiento social y preventivo anunciaron que el próximo 4 de septiembre marcharán en masa con sus vehículos e ingresarán a la fuerza a sus propiedades. Los vecinos que viven allí todo el año aseguran que lo impedirán. El intendente, Cristian Cardozo, que hasta el momento intentó mantenerse alejado de la situación, se puso en contacto con los organizadores de la movilización y les aseguró que elaborarán un protocolo para que las víctimas de usurpaciones ingresen al distrito y realizar las denuncias por teléfono o de manera digital. Hasta ahora no se llegó a un acuerdo. Los dueños de terrenos, casas y departamentos de ciudades como Mar de Ajó, Nueva Atlántis, o San Clemente, por ejemplo, quieren ir a corroborar en persona si su propiedad, por la cual pagan impuestos todos los meses, no fueron afectadas por la ola de toma de terrenos. Esta situación impensada tensó la situación política en el distrito que no es nueva, se profundizó durante la cuarentena y ya se veía venir.

En diálogo con Infobae el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, había sido contundente cuando se lo consultó sobre el tema: “Detrás de las tomas de terrenos están los movimientos Sociales y lúmpenes”, opinó y apuntó contra la “inacción de la justicia”. La pregunta había partido no solo por las usurpaciones en la costa argentina, sino por las que proliferaban -y aún lo hacen- en el Conurbano más profundo, como La Matanza, José C Paz, y Moreno, entre otros distritos y que estaban acompañados de una advertencia que realizó Juan Grabois, el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE): “Hay una oleada de toma de tierras que se va a profundizar. La gente no va a querer seguir viviendo hacinada con el coronavirus dando vueltas. Hay tomas de tierra en todos lados. En la provincia de Buenos Aires hay cualquier cantidad. También en Chaco y Corrientes, y se va a profundizar”.

Hasta el sábado a la mañana, en el Partido de La Costa, había 78 casos confirmados de coronavirus, 55 se habían recuperado y tres fallecieron, un hecho que lleva la “tasa de letalidad” en esa comuna al 3,85%, una de las más altas.

“Los no residentes del Partido de La Costa están muy enojados porque el intendente, en cinco meses, jamás, jamás les atendió un teléfono, jamás les respondió un mensaje. Juntaron más de seis mil firmas para que Cardozo los escuche por Zoom para que el municipio arme un protocolo porque necesitan ingresar a sus casas, porque constitucionalmente el derecho a la propiedad privada está consagrado. El problema es que en el Partido de la Costa no se logró implementar un sistema de salud acorde a las necesidades de la gente que no vive todo el año acá pero que paga sus impuestos. Nosotros, cuando nos enfermamos, vamos a otros distritos a atendernos, como a La Plata, o a Mar del Plata porque acá nos morimos. Por esa razón desde la intendencia no deja ingresar a los propietarios: si hay unos pocos casos de coronavirus en el municipio, el sistema de salud estalla”, explica la concejal Evangelina Cordone.

Según pudo saber Infobae, el jueves pasado los propietarios no residentes le hicieron llegar al municipio las 600 hojas con el petitorio firmado para que cinco personas fuesen escuchadas. Finalmente por videoconferencia los atendió el comité epidemiológico y el secretario de Ordenamiento Urbano. Prometieron nuevos protocolos (actualmente se puede sacar un permiso solo por 24 horas y retirarse), y quedaron en organizar nuevas charlas. Pero no hubo ninguna solución en concreto. Por eso la marcha para el 4 de septiembre hasta ahora está firme, al igual que la contramarcha que puede derivar en incidentes.

Usurpaciones organizadas

El alerta de los propietarios del Partido de la Costa terminó de dispararse con una de las últimas tomas del lugar que de manera organizada se llevó a cabo el pasado 22 de agosto. Ese día, unas 20 personas tomaron un predio de 22 parcela, 7.324 metros cuadrados, ubicado entre las calles Estanislao del Campo, Alte Brown, La Marejada y Colón de el Barrio El Silvio, en la localidad de Mar de Ajó. Los terrenos corresponden a la partida inmobiliaria 123-84397 y que corresponde a la “cuenta municipal” 101262/4, según las constancias de la verdadera dueña.

Cuando llegaron las autoridades municipales y la policía, alertados por los vecinos, una mujer sacó de una carpeta tamaño oficio color verde la fotocopia de una supuesta “sesión de derechos posesorios” que resultó falsa.

La legítima propietaria de las parcelas es una mujer de 80 años que reside en Obera, en la provincia de Misiones. “La municipalidad no instó la correspondiente denuncia penal, solo se limitó a hacer un acta de inspección y se fue con topadora y todo, es decir con el circo que había montado, mediando entonces un acuerdo con los posibles tomadores de esa propiedad”, le dice Cordone ante Infobae.

De esa manera, de la noche a la mañana, y ante la vista y la pasividad de las autoridades, comenzaron a construir las precarias viviendas.

"Detrás de la tomas de los terrenos están movimientos sociales y lúmpenes", denunció el ministro de Seguridad Bonaerense, Sergio Berni (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
"Detrás de la tomas de los terrenos están movimientos sociales y lúmpenes", denunció el ministro de Seguridad Bonaerense, Sergio Berni (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

“¿Tan desamparados estamos en la costa que con el aval municipal podemos perder el derecho a nuestra propiedad?”, se pregunta la edil que vive en la localidad balnearia de Mar de Ajó y vuelve a interrogar en voz alta: “¿Quiénes están detrás de estas tomas que vemos a diario y por qué la Fiscalía 11, que supuestamente se dedica a esta función, delitos contra la propiedad, contemplados en el artículo 181 del Código Penal, no se ve activa en estos casos?”

Para Evangelina Cordone, quien fue la que finalmente radicó la denuncia que terminó con las negociaciones entre las autoridades y los okupas para que abandonen el lugar ante la amenaza de tirar abajo las pequeñas construcciones con las topadoras del municipio, “lo terrible de esto es lo que hay detrás de todo, un negocio increíble, incluidos manejos políticos de punteros que instan a realizar estas maniobras delictivas, donde además si tenemos una justicia lenta e incapacitada que mira para otro lado, a pedido de vaya a saber quien, en un par de años, saldremos de nuestra casa a comprar y al volver tendremos que pedir permiso a un intruso para poder entrar a la misma. La inseguridad también está a la orden del día y nada pasa”.

“La toma del sábado pasado en Mar de Ajó es la manifestación concreta de las declaraciones de Grabois. Cuando me acerco a ellos para interesarme del tema como concejal me dijeron que a ellos los amparaba ’La Ley Kicillof’, una ley que no existe y siguieron construyendo, por eso hice la denuncia. Los vecinos ven cómo los usurpadores se van de un lugar para tomar a otro predio bajo la vista complaciente de la municipalidad y la Justicia”, entiende la edil.

La toma de tierras volvió a acaparar la atención pública en los últimos días después que unas veinte familias, entre las que se encuentran niños y jóvenes, ocuparan terrenos lindantes al ramal diésel del Ferrocarril Mitre pertenecientes al campamento Vías y Obras, en los talleres de Victoria.

La usurpación generó que el secretario general de La Fraternidad, Omar Maturano, llamara a un paro de actividades que se desarrolla en los ramales Retiro-Tigre y el de Victoria a Capilla del Señor, que continuará hasta el lunes próximo en reclamo de medidas de seguridad e, incluso, podría ampliarse a otras líneas. “El personal ferroviario está en riesgo ante los permanentes hechos de inseguridad en las playas de maniobras de la estación Victoria. El lugar está ocupado de forma ilegal por personas ajenas a la empresa”, expresó el gremialista a través de un comunicado.

Crece el conflicto por la toma de tierras en la provincia de Buenos Aires
Crece el conflicto por la toma de tierras en la provincia de Buenos Aires

La toma del predio está ubicada en la municipalidad de San Fernando, el distrito gobernado por Juan Andreotti, un alcalde que se había mostrado tranquilo cuando fue consultado por Infobae ante la seguidilla de tomas en el Conurbano. En su distrito hubo dos intentos, pero los consiguió desactivar rápidamente. En este caso, al menos por ahora, sus esfuerzos son insuficientes.

Infobae publicó el pasado 24 de agosto otro caso emblemático de usurpación de tierras, en este caso en la localidad de Guernica, en el partido bonaerense de presidente Perón. A fines de julio pasado, más de 500 personas se instalaron con carpas y chozas en unas 15 hectáreas en la zona de los barrios Villa Numancia Sur y San Martín. La Policía Bonaerense, por orden judicial, cerró el predio, se abrió una causa penal, en la que fueron imputadas 533 personas por el delito de usurpación y más de treinta vehículos con materiales de construcción fueron secuestrados. Sin embargo, ante el malestar y las protestas de los vecinos, todavía no hay desalojo. ni detenidos y la cantidad de personas en el predio tomado son más de mil, casi la mitad menores.

Con estos antecedentes, no resulta ilógico que los propietarios no residentes del Partido de la Costa quieran ingresar, de manera compulsiva y violando el aislamiento social al distrito, para corroborar si sus propiedades fueron tomadas, como ocurrió con el predio de el Barrio de El Silvio, aunque deban enfrentarse con los vecinos permanentes. Una guerra entre pares que las autoridades, comunales y de la provincia de Buenos Aires deben estar muy atentas para evitar.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos