Trabajadores desinfectan una formación en la estación de Retiro
Trabajadores desinfectan una formación en la estación de Retiro

En su estrategia tendiente a restringir al máximo la circulación en la nueva fase de cuarentena obligatoria en el AMBA, el Gobierno pondrá un fuerte foco en el transporte público de pasajeros donde se redefinirá el sistema de la tarjeta SUBE para que sean solamente los trabajadores esenciales quienes lo utilicen, al tiempo que se reforzarán los controles con más efectivos de Gendarmería y de la Policía Federal.

Tanto el presidente Alberto Fernández como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, coincidieron hoy en que el “mayor foco de contagios es en la circulación del virus” en el transporte público de pasajeros. Así, se anunció que en el nuevo régimen de aislamiento obligatorio, que tendrá un retroceso a la Fase I, sólo podrán viajar desde el lunes próximo y hasta el 17 de julio los trabajadores esenciales de 24 actividades autorizadas desde el inicio de la cuarentena.

Con este nuevo régimen se busca volver a los 550.000 pasajeros que transitaban el AMBA en transporte público en las primeras dos semanas de cuarentena. Actualmente transitan el área metropolitana cerca de 950.000 y hasta un millón de personas porque tienen permisos de excepción y porque se ha relajado la cuarentena.

(Matías Arbotto)
(Matías Arbotto)

Para poner en marcha este esquema más rígido de circulación de pasajeros se realizará un cruce de datos entre el Ministerio de Transporte y la Secretaría de Innovación de la Jefatura de Gabinete que es la que la encargada de autorizar la excepciones. Así se busca determinar con mayor precisión que los usuarios de la tarjeta SUBE sean aquellas personas autorizadas para poder viajar en tren, subte o colectivos en el AMBA.

Este sistema de cruce de datos no se empezará a aplicar el lunes mismo ni el miércoles 1 de julio. Sino que la semana que viene se empezará a estudiar con vistas al futuro inmediato hasta el 17 en principio. “La idea es que haya un cruce de datos entre los usuarios de la SUBE, con la aplicación Cuidar y la Secretaría de Innovación, que es la encargada de avalar los permisos de circulación con el fin de dar mayor rigidez al sistema”, confió a Infobae un funcionario del Ministerio de Transporte.

Por cierto, se está analizando el caso para que el sistema permita avalar casos excepcionales de fuerza mayor donde el usuario no esté habilitado para viajar pero que lo tenga que hacer igualmente.

A la vez, se determinó que desde el lunes se desplegará una mayor cantidad de efectivos de Gendarmería y la Policía Federal en los ingresos a la Capital y en estaciones terminales de trenes y subtes. Pero aclararon que no se cerrarán estaciones.

Todo esto se terminó de definir esta tarde mientras el Presidente hablaba en un mensaje grabado. Fue durante una reunión que mantuvo hoy el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, junto con el ministro de Transporte, Mario Meoni; la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán; el subsecretario de Transporte bonaerense, Alejo Supply, el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andrés Larroque, y la ministra de Desarrollo Humano de la CABA, María Migñliore, entre otros.

Como adelantó ayer Infobae, el Ministerio de Transporte detectó un aumento preocupante de pasajeros en el AMBA. Mientras que en la semana del 20 al 26 de marzo viajaron en el área metropolitana en tren, subte o colectivos 552.179 personas, con el correr de los días la apertura del aislamiento, los nuevos permisos para circular y el relajamiento social incrementaron ese número.

Hubo un pico de pasajeros en el AMBA de 1.065.110 personas en la semana del 11 al 15 de mayo y entre el 8 y el 12 de junio circularon 1.094.596 pasajeros. Anteayer, se registraron 926.838 personas en el transporte público de pasajeros que une la Ciudad de Buenos Aires con la Provincia.

El último fin de semana se disparó el número de usuarios de transporte público. Hubo un 62% más de pasajeros (156.641) con respecto al primer fin de semana de aislamiento (316.118). Esto lo atribuyen en el Gobierno tanto al relajamiento social como al hartazgo por la cuarentena y a cierta falta de controles.

En la Casa Rosada descartaron de plano la idea del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, de prohibir el transporte público en el AMBA. Pero de todas maneras se aclaró que en el Conurbano habrá mayores controles y una rigidez implacable a la hora de los controles.

Seguí leyendo: