La OIT advirtió que la pandemia afecta de forma cada vez más rápida e intensa el trabajo de los jóvenes

En su nuevo informe, el organismo dijo que “es acuciante adoptar medidas para evitar el riesgo de una ‘generación de confinamiento’”. Aseguró que uno de cada diez jóvenes dejó de trabajar desde el coronavirus y bajaron un 23% las horas de trabajo entre quienes mantuvieron su empleo

Para la OIT, la pandemia inflige un triple impacto sobre los jóvenes
Para la OIT, la pandemia inflige un triple impacto sobre los jóvenes

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) consideró que la pandemia afecta a los jóvenes “de forma cada vez más rápida e intensa" y sostuvo que “es acuciante adoptar medidas para evitar el riesgo de una ‘generación de confinamiento’”.

En su nuevo informe sobre el impacto del COVID-19 en el mercado laboral, el organismo internacional aportó algunos números preocupantes: uno de cada diez jóvenes ha dejado de trabajar desde que surgió la crisis por el virus y disminuyeron un 23% las horas de trabajo entre quienes mantuvieron su empleo. Además, según el organismo, alrededor de la mitad de los alumnos jóvenes manifestaron que probablemente concluirán sus estudios con retraso, y el 10% prevé que no podrá terminarlos.

En su cuarto análisis sobre el tema, la OIT destacó que el incremento rápido y sustancial del desempleo juvenil registrado a partir de febrero afecta más a las mujeres jóvenes que a los hombres jóvenes y advirtió: “La pandemia inflige un triple impacto sobre los jóvenes: no sólo destruye sus empleos, sino también su educación y formación, y coloca grandes obstáculos en el camino de quienes buscan entrar en el mundo del trabajo o de cambiar de empleo”.

Según destacó el organismo internacional, “en 2019 la tasa de desempleo juvenil de 13,6 por ciento era ya más alta que la de cualquier otro grupo poblacional: había alrededor de 267 millones de jóvenes –uno de cada cinco a nivel mundial– que no trabajaban, ni seguían una educación o formación profesional. Los jóvenes de entre 15 y 24 años que estaban empleados tenían además mayores probabilidades de estar en formas de trabajo que los hacía más vulnerables, como ocupaciones mal remuneradas, en la economía informal, o como trabajadores migrantes”.

La OIT presenta un sombrío panorama laboral para los jóvenes tras la pandemia
La OIT presenta un sombrío panorama laboral para los jóvenes tras la pandemia

De acuerdo con los datos de la OIT, los jóvenes de entre 15 y 24 años "son más proclives a estar desempleados o a tener un empleo de peor calidad que los adultos, de 25 años o más, mientras que “el índice de desempleo juvenil a escala mundial en 2019 (13,6 por ciento) rebasó ampliamente el índice que se registró antes de la crisis financiera mundial de 2007 (12,3 por ciento). En 2019, más de tres cuartas partes de los trabajadores jóvenes tenían empleo informal (en particular en África y Asia meridional), lo que les condujo a una situación de vulnerabilidad frente a crisis y recesiones económicas”.

Antes del comienzo de la pandemia, indicó la OIT, 178 millones de jóvenes de todo el mundo, es decir, más de cuatro de cada diez trabajadores jóvenes, trabajaban en los cuatro sectores más afectados por la crisis. Los sectores donde se ha producido una gran disminución de la producción económica son los servicios de hotelería y alimentación, el comercio al por mayor y al por menor, las actividades de fabricación y el sector inmobiliario, entre otras actividades. “La alteración de las cadenas de suministro tendrá consecuencias laborales devastadoras en el sector productivo -señala el informe-, lo que afectará asimismo a los jóvenes, en particular a las mujeres, en sectores como el de la confección en los países de ingresos bajos o medianos”.

El director general de la OIT, Guy Ryder, dijo que “la crisis del COVID-19 está afectando a los jóvenes, en particular a las mujeres, con mayor gravedad y rapidez que a cualquier otro grupo. Si no tomamos medidas inmediatas y significativas para mejorar su situación, el legado del virus podría acompañarnos durante décadas". Advirtió que "si su talento y energía son marginados por falta de oportunidades o de competencias, esto ocasionará un daño al futuro de todos nosotros y hará que sea mucho más difícil reconstruir una mejor economía post-COVID”.

Guy Ryder dijo que "si no tomamos medidas inmediatas, el legado del virus podría acompañarnos durante décadas"
Guy Ryder dijo que "si no tomamos medidas inmediatas, el legado del virus podría acompañarnos durante décadas"

Con respecto a la educación, el informe del organismo internacional aseguró que “la crisis del COVID‑19 ha provocado el cierre de centros de enseñanza, universidades e instituciones de educación y formación técnica y profesional, así como la interrupción de las actividades de capacitación profesional, en particular aprendizajes y pasantías. Antes del comienzo de la pandemia, casi 496 millones de jóvenes participaban en programas de segundo ciclo de educación secundaria, educación postsecundaria no superior y enseñanza superior. Muchos de ellos han tenido que interrumpir sus estudios”.

“Según se desprende de los primeros resultados de una reciente encuesta conjunta de la OIT, la UNESCO y el Banco Mundial, alrededor del 98% de los encuestados de todas las regiones informaron del cierre íntegro o parcial de centros de educación y formación técnica y profesional y de centros de capacitación, y tres de cada cuatro señalaron que se habían suspendido o aplazado sus exámenes, entre otro tipo de evaluaciones. Más de dos terceras partes de las actividades de formación tiene lugar actualmente a distancia, y casi uno de cada dos centros de formación ha pasado a impartirlas online”, agregó el estudio.

Sostuvo que “la interrupción de las actividades de educación y formación podría repercutir adversamente de por vida en el nivel de ingresos de los jóvenes que se ven obligados a abandonar sus estudios. Por ejemplo, se estima que las pérdidas económicas a largo plazo asociadas a la pérdida de ingresos en el futuro como consecuencia del cierre de centros escolares en Estados Unidos por un período de cuatro meses se eleven a 2,5 billones de dólares estadounidenses, a saber, el 12,7% de su PIB”.

El incremento del desempleo juvenil afecta más a las mujeres
El incremento del desempleo juvenil afecta más a las mujeres

Por otra parte, la OIT calculó la disminución de las horas de trabajo en el primer y segundo trimestre de 2020 en comparación con el cuarto trimestre de 2019: según sus estimaciones, se perdieron 4,8 por ciento de horas de trabajo durante el primer trimestre (equivalente a 135 millones de empleos a tiempo completo, suponiendo un trabajo de 48 horas semanales). Esto representa una ligera revisión al alza de cerca de 7 millones de empleos desde la tercera edición del informe de la OIT. El número estimado de empleos perdidos en el segundo trimestre permanece inalterado, en 305 millones. En una perspectiva regional, las Américas (13,1 por ciento), y Europa y Asia Central (12,9 por ciento) presentan las mayores pérdidas de horas trabajadas en el segundo trimestre.

Además, en el informe se afirmó que los países que han intensificado los testeos “han logrado controlar mejor la propagación de COVID‑19 y mitigar sus efectos en la actividad económica”. Según estimaciones de la OIT, las pruebas de detección del coronavirus “guardan relación con una disminución de hasta el 50% de la cantidad de horas de trabajo perdidas”.

“Se dispone de pocas fuentes de información para determinar el costo de las medidas políticas específicas aplicadas para contener el COVID-19. Sin embargo, existen indicios de que los recursos financieros necesarios para la realización de pruebas de detección y el rastreo de contactos de forma eficaz son muy inferiores al costo de la repercusión económica total de la pandemia”, agregó.

Seguí leyendo:

Extenderán por otros 60 días las suspensiones a trabajadores sin tareas con una rebaja salarial del 25%

Unos 300 intelectuales, científicos y periodistas aseguran que la Argentina vive “una infectadura"














MAS NOTICIAS

Te Recomendamos