Fernán Quirós, sobre el protocolo de contingencia para barrios populares


El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, anuncio que fortalecerán a partir de este viernes la presencia en las villas de emergencia. Según puntualizó, en el reporte sobre el avance del coronavirus que brinda dos veces por semana, no sólo se fortalecerán los equipos que trabajan en los barrios más vulnerables de la Capital Federal, sino que también se instalarán portales para tomar la temperatura de las personas que residen allí y aumentará la distribución de alimentos e insumos médicos.

La decisión, que fue adoptada en coordinación con el gobierno nacional y la provincia de Buenos Aires, se ejecuta horas despúes de que un juez le ordenara a la administración de Horacio Rodríguez Larreta que garantice “la provisión inmediata, suficiente y sostenida” de elementos sanitarios, de higiene, de medición de temperatura y de agua potable para los habitantes de los asentamientos de las comunas 4 y 8. En el mismo, falló se cuestionó además que la Capital Federal no cuenta con un protocolo de actuación para las villas de emergencia y se la emplazó a que elabore uno en cinco días.

Para facilitar las tareas en el Barrio 31, el gobierno nacional habilitó que los equipos de la Ciudad ocupen terrenos portuarios, un gesto que fue especialmente agradecido por el ministro de Salud.

Diplomático pero con un dejo de ironía, este viernes Quirós le contestó a Darío Reynoso, el juez que dictó un amparo tras una presentación de las juntas comunales 4 y 8: “Les vamos a presentar lo que estamos haciendo”.

Según relató, la Ciudad de Buenos Aires elaboró un cronograma de asistencia en el marco del programa Detectar, que comenzó en los barrios más grandes en virtud de la cantidad de casos positivos de COVID-19. “Empezamos en el barrio 31, luego fuimos al 1-11-14, después a las villas 21-24 y a Zavaleta... Y tenemos planeado iniciar el sábado el trabajo en el barrio 15 y el martes, en el 20”, informó.

El aumento de contagios en las villas de emergencias es uno de los factores que explica el aceleramiento de la curva en la Ciudad de Buenos Aires, puntualizó Quirós. En esos barrios se impulsó una estrategia activa de testeos que terminó incidiendo en la cantidad registrada de contagios. Esa circunstancia se suma a una cuestión estructural que mostró el distrito desde el inicio de la pandemia: tiene un nivel de contagiosidad mayor al de otras jurisdicciones.

El ministro adelantó además que en los próximos días buscarán restringir la circulación de autos en las calles porteñas. Reconoció que la cantidad de permisos entregados es muy alto y probablemente habrá algún cambio en el sistema a partir de la nueva etapa de confinamiento que comenzará el lunes 25 de mayo.

Hasta ahora, los permisos de circulación para los trabajadores esenciales fueron otorgados por el Ministerio del Interior. Las autoridades analizan por estas horas cuál es el mejor camino para revisar las habilitaciones ya concedidas. A la par, volverán a intensificarse los controles policiales, especialmente en los accesos. Tanto en la Capital Federal como en el gobierno de Axel Kicillof buscan disminuir al mínimo posible el ingreso y egreso de personas entre ambos distritos.

De no haber cambios, el presidente Alberto Fernández anunciará mañana cómo será la nueva etapa de cuarentena que no presentará grandes novedades en el Área Metropolitana y permitirá mayores aperturas en las provincias donde no se detectaron nuevos casos de coronavirus en los últimos 14 días.

Seguí leyendo: