Alberto Fernández y Fabiola Yañez, hoy, en Roma. (Télam)
Alberto Fernández y Fabiola Yañez, hoy, en Roma. (Télam)

Después del exitoso encuentro de 44 minutos que tuvo con el Papa Francisco, el Presidente se reúne con el primer ministro Giuseppe Conte en el Palazzo Chigi desde las 12 (las 16 en Italia) y, posteriormente, con el presidente italiano Sergio Mattarella en el Palazzo Quirinale.

El canciller Felipe Solá acompañará a Alberto Fernández en ambas entrevistas. También la ministra de Justicia, Marcela Losardo, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el embajador argentino en Roma, Tomás Ferrari. La embajada argentina desplegó un intenso trabajo de respaldo a la intensa actividad del Presidente, trabajando junto al jefe de Gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores, Guillermo Justo Cháves, dedicado a la organización de una agenda que se va confirmando hora a hora.

Así, dará comienzo a la intensa agenda política que tiene previsto concretar hasta su regreso, el 7 de febrero, con el objetivo central de explicar la posición argentina en materia de deuda externa, que tiene voluntad de cumplir con sus compromisos, pero necesita un amplio respaldo para lograr tiempo para la renegociación y la reprogramación de los pagos comprometidos.

Luego, la delegación argentina se trasladará a la Casa Argentina en Roma donde está prevista una reunión con referentes de derechos humanos en Italia. Habrá un diálogo abierto que está previsto que dure una hora o más, según el interés del Presidente. También se emitirá un documental Vera Jarach, de Manuela Iranni, coproducido por El Destape, que muestra la vida de la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora cuyo abuelo permaneció en Italia, fue encerrado en Auschwitz y asesinado en una cámara de gas. Su hija, Franca Jarach, estuvo secuestrada en la ESMA y asesinada en un vuelo de la muerte.

El Presidente tenía previsto encarar esta gira antes de su asunción, pero finalmente decidió quedarse en la Argentina para terminar de delinear el equipo, sobre todo cuando comprobó que no le resultaba sencillo acordar agenda con los líderes europeos.

Encuentro de Alberto Fernández y la Primera Dama con el Papa Francisco. (Presidencia)
Encuentro de Alberto Fernández y la Primera Dama con el Papa Francisco. (Presidencia)

La presencia de Fernández en el homenaje a las víctimas de la Shoá que se realizó la semana pasada en Tel Aviv fue crucial para superar los prejuicios de las diplomacias europeas contra el nuevo Gobierno argentino, en un primer momento leído como una simple continuidad de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner. Casi como por arte de magia, las agendas comenzaron a destrabarse sobre la marcha en Israel, comprendiendo la urgencia de nuestro país, según transmitió un miembro de la delegación argentina.

El Presidente tiene previstos encuentros con Emmanuel Macron, en París, con Angela Merkel, en Berlín, y con Pedro Sánchez, en Madrid, a lo que se van sumando una serie de encuentros paralelos que hacen una agenda exigente pero especialmente necesaria en estos tiempos de inicio de la nueva administración.

Seguí leyendo: