Mariano Recalde
Mariano Recalde

La agrupación que lidera Máximo Kirchner finalmente ganó la puja de poder dentro del Gobierno y se quedó con el control de los organismo aeronáuticos. Mariano Recalde y Gustavo Lipovich (ex titular del ORSNA y actual vicepresidente de Aerolíneas) son los encargados de mover las piezas dentro de ese tablero. Luego de varias semanas de debate, lograron imponerse sobre el massimo y otros sectores del Gobierno, que debieron conformarse con las segundas líneas. Las primeras designaciones responden a un acuerdo político de La Cámpora con un sector de los gremios, aunque nadie se atreve a poner en duda la conducción del proceso. Los puestos que resta cubrir no escaparán a esa lógica.

Al frente de la Administración Nacional de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) quedó Paola Tamburelli. Todas las fuentes consultadas por Infobae coinciden en que tiene un perfil técnico y antecedentes en el rubro, no sólo en ese organismo sino en la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la International Air Transport Association (IATA). Pero habría llegado a ese lugar por pedido de La Cámpora. “Lipovich la acompañó al edificio el primer día”, graficó una fuente del organismo.

En el Ministerio de Transporte, en cambio, aseguran que Tamburelli -que debutó ayer en la primera reunión de gabinete ampliado- fue parte de una terna de candidatos y que Meoni terminó de dar el visto bueno.

Tamburrelli aterrizó en la ANAC el miércoles pasado, horas después que se publicó su nombramiento en el Boletín Oficial. No fue sola. De su mano ingresaron emisarios de La Cámpora y una abogada que responde a Pablo Biró, el titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y uno de los máximos detractores de la gestión de Guillermo Dietrich al frente del Ministerio de Transporte.

“No puede estar a cargo del área de legales, ella fue la que impulsó las denuncias contra la gestión anterior de la ANAC”, alertó una fuente sobre posibles incompatibilidades.

Biró llegó a decir que había que
Biró llegó a decir que había que "voltear" al gobierno de Macri

Biró no esconde su militancia por el kirchnerismo. De hecho, motorizó decenas de paros contra la gestión de Macri. El año pasado, en plena campaña, sostuvo que había que “enfrentar” al Gobierno y “voltearlo”. Fruto del acuerdo con La Cámpora, ahora podría aterrizar en un organismo internacional.

La alianza con algunos gremios también abrió otras grietas. “El Gobierno aún no cambió nada en política de transporte aerocomercial respecto a lo que estuvo haciendo Macri y Dietrich”, le dijo a Infobae Ricardo Cirielli, titular de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA).

Tamburelli reemplazó a Carlos Lugones Aignasse, un hombre cercano al gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, que había asumido de manera provisoria el 3 de enero. Su nuevo destino sería el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA). Todas las fuentes coinciden que es el apuntado para presidir ese organismo tan sensible. Su designación podría confirmarse esta misma semana. De cualquiera modo, a nadie se le escapa que su breve paso por la ANAC fue una “desprolijidad”.

La situación provisoria de Lugones le impedía tomar decisiones administrativas y no tenía facultades para ordenar inspecciones o clausuras en los aeropuertos. También frenaba la salida de unos 30 gerentes que dependían de una firma autorizada.

En los últimos días también se concretó la designación de Gabriela Logatto como presidenta y gerente general de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), una sociedad del Estado bajo la órbita del Ministerio de Transporte de la Nación.

Logatto es controladora aérea, de bajo perfil, y responde directamente a los gremios del sector. De hecho, la primera imagen que trascendió fue junto a Jonatan Doino, secretario general de ATEPSA, la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación.

Logatto se mostró junto a Doino, secretario general de ATEPSA (el segundo desde la izquierda)
Logatto se mostró junto a Doino, secretario general de ATEPSA (el segundo desde la izquierda)

Logatto también llega por un acuerdo con La Cámpora. De hecho, Diego Segovia, con llegada directa a Máximo Kirchner, fue designado como su jefe de gabinete. “Va a actuar como una suerte de comisario político”, explicó una fuente que conoce los detalles de la negociación. “Más allá de sus condiciones, la pusieron para poder manejarla”, coincidió otro de los consultados por este medio.

En el lugar de vicepresidente de EANA fue designado Laureano Quiroga, un hombre de Sergio Massa y el ministro Mario Meoni.

Otro dato: en la asamblea de ese organismo, La Cámpora tiene mayoría para tomar decisiones.

El Gobierno todavía debe definir los espacios de poder en el ORSNA y en la empresa Intercargo. En el primero se descarta que estará Lugones (hombre del gobernador Zamora) junto a otros referentes de La Cámpora. Para integrar el directorio se menciona con fuerza a Fernando Muriel, un hombre que responde al senador Mariano Recalde.

Las negociaciones persisten. En el massimo aseguran que también tendrán representación en esos organismos. La última firma de las designaciones le corresponde al ministro de Transporte, Mario Meoni, el hombre de Massa en el Gabinete.

Si no hay sorpresas, el otro hombre clave de la aviación será el propio Lipovich, que acaba de ser designado como vicepresidente de Aerolíneas. Desde ese cargo, hará una suerte de enlace con los demás organismos aeronáuticos. Los que lo conocen aseguran que el “más capacitado” dentro del camporismo.

También resta definir el futuro de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC). En el Ministerio de Transporte aseguran que ese organismo se reformará y pasará a encargarse no sólo de los accidentes aéreos sino también en otro tipo de accidentes que involucren a barcos o trenes.