Gabriel Katopodis: el elegido de Alberto Fernández para encender la economía desde el ministerio de Obras Públicas

Al intendente de San Martín se le encomendó la tarea de acordar con gobernadores e intendentes para lograr una proyección federal del Ministerio

Alberto Fernández le confió la conducción del Ministerio de Obras Públicas a Gabriel Katopodis. El jefe comunal de San Martín -de estrecho vínculo con gobernadores e intendentes- será clave en el plan de gestión del presidente electo que buscará que dicha cartera sea el motor del desarrollo para llevar a la práctica su muletilla de campaña de “encender la economía”.

Tras el contundente triunfo de Fernández en las PASO, era prácticamente un hecho que se convertiría en el próximo presidente de la Nación, por lo que la danza de nombres de su futuro gabinete empezó a circular antes de lo previsto. Entre operaciones de la propia política y especulaciones, ministros que eran una fija para asumir el próximo 10 de diciembre fueron siendo descartados con el correr de los días, mientras solo un puñado se mantuvo todo este tiempo como “confirmados”. En ese grupo selecto -junto con Santiago Cafiero, Eduardo “Wado” de Pedro, Daniel Arroyo y Felipe Solá- estuvo Katopodis. Prudente pero firme, el intendente avisó que su designación dependía pura y exclusivamente del mandatario electo, pero siempre se mantuvo dispuesto y abierto a ejercer ese rol que le fue asignado.

Uno de los guiños más contundentes que recibió se dio inmediatamente después del 27 de octubre: San Martín fue el primer distrito que visitó Fernández tras consagrarse en las elecciones generales.

Gabriel Katopodis, hincha de Boca, descendiente de familia griega, nació el 6 de marzo de 1967 en el barrio porteño de Belgrano. Es abogado egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con estudios de posgrado en Gestión Pública en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y una Maestría de administración pública en la Facultad de Ciencias Económicas. Se tomó licencia como profesor de teoría política en la carrera de Ciencias Políticas de la UBA.

Desde la década del 80 vive en San Martín, distrito al que llegó a gobernar tras varios años en la administración pública. A través del voto popular, se convirtió en intendente en las elecciones de 2011 con el 37% de los votos. Aliado del kirchnerismo desde el Frente Social, ya en 2015 consiguió la reelección representando al Frente para la Victoria y alcanzando el 39,81% de los votos. Su crecimiento al frente de la comuna fue exponencial, y se vio reflejado en el resultado contundente con el que logró la re-reelección este 2019 con el Frente de Todos. Con el 54,85% de los sufragios, se convirtió en el jefe comunal más votado de la historia del distrito del norte del conurbano. Con su traspaso a Nación, el municipio quedará a cargo de Fernando Moreira, quien encabezó la lista de concejales del FdT en San Martín

Su militancia en el peronismo comenzó a los 18 años cuando ingresó en la Facultad de Derecho y lo llevó a realizar trabajo social en villas de la Ciudad de Buenos Aires junto con los denominados “curas villeros”. Allí conoció a su actual esposa, quien también militaba en las villas, y logró forjar un fuerte vínculo con el Padre José María “Pepe” Di Paola con quien tiene más de 30 años de amistad.

Además del Padre Pepe, cura de La Cárcova, San Martín; Basílico Brítez, de Villa Patito, La Matanza; Lorenzo “Toto” de Vedia, de Barracas; Nicolás Angelotti, de Puerta de Hierro, La Mantaza, y Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario para la Pastoral de Villas Porteñas, son respaldados por el Papa Francisco. Katopodis tiene diálogo con todos.

Con la profundización de la crisis económica y social, el Equipo de Sacerdotes Villeros milita en los barrios carenciados, tanto de Capital como del conurbano bonaerense.

El vínculo entre Alberto Fernández y Katopodis comenzó durante el gobierno de Néstor Kirchner con la llegada del actual intendente a la función pública en 2003. Durante dos años fue funcionario del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación cuando lo administraba Daniel Arroyo, quien volverá a ser titular de la cartera en el nuevo gobierno; y en ese mismo período se desempeñó como Gerente General del Fondo de Capital Social (FONCAP) -organismo destinado al desarrollo de microempresas y a atraer capital nacional e internacional para invertir en el sector-. Luego fue subsecretario de Desarrollo Social en provincia de Buenos Aires, entre 2005 y 2008.

Durante esos años, en los que Alberto fue jefe de Gabinete, el trato entre ambos estuvo limitado a la gestión. La afinidad personal, la cercanía de ideas políticas, empezó a gestarse ya con Fernández lejos del poder, y en conflicto, con quien hoy es su vicepresidenta, Cristina Kirchner. El presidente electo fue clave, tras su salida del kirchnerismo, en los armados electorales con los que Sergio Massa y Florencio Randazzo experimentaron -sin éxito-, desde distintos frentes, disputar la conducción del peronismo no K.

En tiempos de ebullición entre peronistas y camporistas, el referente del Frente de Todos y el intendente fueron reforzando su vínculo. Una relación meramente institucional entre funcionarios que se convirtió en una amistad en la que comparten la confianza y la afinidad ideológica. De hecho, Katopodis fue quien le presentó a Santiago Cafiero en la previa de la campaña para las elecciones legislativas de 2017 en las que respaldaron a Randazzo. Además de una amistad de varios años, a Cafiero y Katopodis los une la participación que tendrán en el Gabinete del Frente de Todos.

Juan Zabaleta (Hurlingham), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Mariano Cascallares (Almirante Brown) son los intendentes peronistas del conurbano que tienen mayor afinidad con Fernández. Podría decirse que el artífice de promover esa relación fue el propio Katopodis, quien en su nuevo rol como Ministro tendrá también la responsabilidad de seguir manteniendo cierta armonía entre los jefes comunales, el gobierno de Axel Kicillof y el Poder Ejecutivo Nacional.

(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

Al parecer se lleva bien con todos, o al menos con los necesarios para garantizar la sustentación política del neokirchenerismo en determinados escenarios. Articulador no solo con los intendentes bonaerenses, sino también con los gobernadores que adhieren al FdT. Además de Kicillof, mantiene una buena relación con Omar Perotti ,de Santa Fe, y Gerardo Zamora de Santiago del Estero. La idea que surgió de las conversaciones que mantuvieron Fernández y Katopodis es que la obra pública sea el motor del desarrollo, para encender la economía, en un sentido federal acordado con los mandatarios provinciales y comunales.

Desde el entorno del intendente destacan que Alberto conoce la gestión y las obras que se desarrollaron en San Martín en los últimos ocho años. Lo consideran un valor relevante a la hora de justificar la elección de Katopodis para Obras Públicas.

Con el anuncio de este viernes, se definirá la composición que tendrá el Ministerio. Durante el kirchnerismo, la cartera era parte de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, que dirigía Julio De Vido; con la llegada de Macri, se disolvió y pasó a estar bajo la órbita de Rogelio Frigerio en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda. Entre los posibles organismos que podría absorber el nuevo organismo se especulaba con, Vialidad y Hábitat. El trazado fino lo definirán en las próximas horas Alberto, Katopodis y la cúpula del Gabinete designado.

Últimas Noticias