Alberto Fernández cuenta con el apoyo de la mayoría de los gobernadores del PJ
Alberto Fernández cuenta con el apoyo de la mayoría de los gobernadores del PJ

Cuando Néstor Kirchner asumió como presidente el 25 de mayo de 2003 tenía menos de un cuarto de los votos del padrón a su favor. Carlos Menem había desistido del balotaje y se había bajado de la contienda tras obtener sólo el 24,45% de los votos. El santacruceño había quedado dos puntos por debajo del riojano pero en la campaña hacia la segunda vuelta los candidatos de la oposición habían expresado su favoritismo por él. Recibió el bastón de mando tallado por Juan Carlos Pallarols, lo blandió y anunció que construiría el poder que no le habían dado las urnas. Alberto Fernández repite que en caso de ganar el suyo será un gobierno más parecido al de su amigo Néstor Kirchner que a los dos mandatos de su amiga Cristina Fernández. El primer sostén lo tendrá en la liga de gobernadores, allí donde buscó los primeros apoyos tras el anuncio del sábado 18 de mayo cuando CFK dio un paso al costado y lo ungió con la candidatura presidencial. En el kirchnerismo dicen que no es necesario que busque equilibrio, pero ella tiene a los jóvenes de La Cámpora y él a su liga.

Los primeros viajes de Fernández fueron a San Juan, donde lo recibió Sergio Uñac, uno de los mandatarios más jóvenes. Y a Santa Cruz donde visitó el mausoleo donde están los restos de Kirchner, se reunió con su hermana gobernadora, Alicia Kirchner, y con los viejos amigos de su amigo con los que contruyó el Grupo Calafate que los llevó a la Casa Rosada.

En esa línea no ha descansado su teléfono ni siquiera durante su semana en España ni su día en Portugal. Desde allá confirmó que el 31 de septiembre cenará con el sanjuanino Uñac y el día siguiente inaugurarán juntos 560 viviendas, el 10% de lo que el mandatario cuyano inauguró en lo que va del año. El 1 de octubre es el último día en que, por ley, puede haber cortes de cintas y Fernández acompañará en un acto más que simbólico al gobernador en el departamento donde fue intendente, Pocitos. Fue también Uñac quien con José Luis Gioja y el kirchnerismo local cerró las primeras listas de unidad cuando la unidad del peronismo parecía una utopía K. Además visitarán el nuevo velódromo en un distrito donde los sanjuaninos y el propio gobernador son fanáticos del ciclismo e inaugurarán el Museo de la Memoria, un moderno edificio construido al lado de lo que fue un Centro Clandestino de Detención durante la última dictadura militar. Otro símbolo de  las banderas K.

El gobernador Uñac es uno de los gobernadores que sedujo el macrismo y hasta tuvo la marca personal del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que compartió con él un Cruce de los Andes, guitarreada y fogón incluidos. Eran tiempos en los que Macri gozaba del calor popular y a Cristina algunos le pronosticaban poco menos que un destierro.

De la búsqueda de unidad a la construcción de alianzas

Alberto Fernández stuvo en San Juan el Día de la Bandera con Uñac y volverá a fin de mes
Alberto Fernández stuvo en San Juan el Día de la Bandera con Uñac y volverá a fin de mes

De todos modos Uñac había hecho intentos de unificar al peronismo, sin la ex jefa de Estado. Por entonces la sanjuanina Fiesta del Sol servía como excusa para conversaciones de peronistas y massistas. Fue en la última edición donde Uñac tejió lazos con el bonaerense Gustavo Menéndez, que este año le devolvió la gentileza y lo invitó al acto de lanzamiento de la fórmula Fernández-Fernández en su ciudad, Merlo. El sanjuanino no pudo asistir pero envió a su hijo Gonzalo de 24 años y a su subsecretario y mano derecha Luis Rueda.

En las sucesivas conversaciones el sanjuanino planteó a Fernández la necesidad de dar impulso a la minería. Discurso similar oyó el candidato a presidente de parte de Lucía Corpacci de Catamarca. Días atrás organizó en un hotel porteño un encuentro entre las provincias mineras, las empresas del sector y su equipo. En el desayuno el propio candidato pidió colaboración porque en un país con necesidades de dólares el sector aportará tanto como la agroindustria y Vaca Muerta.

El próximo 25 de septiembre habrá un coloquio de la Unión Industrial de San Juan que cumple 40 años. Habrá empresarios nacionales y Fernández  prometió enviar a su equipo para hablar de las expectativas de inversión y de una salida al Pacífico que potencie la región.

Es el botón de muestra de cómo el candidato del Frente de Todos fue construyendo poder de la mano de cada gobernador e intenta hacerlo con cada sector que mueve la economía.

"Soy el más federal de todos los porteños", repitió en cada viaje y presentación. Y juró gobernar codo a codo con los gobernadores por lo que el día del cierre de campaña firmó un acuerdo con todos los del PJ que ejercerán funciones entre diciembre de este año y diciembre del 2023.

El ránking de apoyos en las provincias

Juan Manzur visitó a Alberto Fernández durante su internación al inicio de la campaña
Juan Manzur visitó a Alberto Fernández durante su internación al inicio de la campaña

El primero en la lista de los gobernadores 'albertistas' es el tucumano Juan Manzur que ya el 17 de octubre del año pasado había convocado a peronistas de todo el abanico y logró subirlos al escenario en un megaacto. Fue también él uno de los primeros en "jugar bien", al decir de Alberto Fernández, que encontró no sólo un aliado, también se ganó un colaborador y un tejedor de alianzas con empresarios. Fue el primero en organizarle una gira con visitas a fábricas, fotos con trabajadores, y cena con todos los líderes de los sectores productivos.  Y de yapa algunos tucumanos colaboraron con aportes a su campaña.

Como Manzur, su vecino Gerardo Zamora, sin ser peronista, es uno de los más cercanos. En México 337 se ha visto seguido al santiagueñoñ que siendo senador fue elegido por Cristina Fernández para quedar en la línea de sucesión como vicepresidente del Senado de la Nación. Zamora desplazó a Inés Rojkés de Alperovich, senadora y por aquel entonces primera dama de Tucumán. Ahora es uno de los mandatarios más cercanos.

Fue precisamente Zamora quien esta semana salió al cruce de Juan Grabois por su polémica propuesta sobre una reforma agraria. Interpretando al candidato a presidente, en un hilo en Twitter, el santiagueño le señaló que "el camino que está proponiendo no es el adecuado". Y le advirtió: "Conocedor del pensamiento de @alferdez, él jamás propondría algo así. Debemos actuar desde la política con mucha seriedad, para reencauzar nuestra patria y revertir este desastre económico y social…". Cerró el tema diciendo que tal planteo es "funcional al modelo de exclusión que lo ha causado"

(@GZamoraSDE)
(@GZamoraSDE)

En el tránsito hacia la Casa Rosada fueron Manzur y Zamora quienes arrancaron con  el reclamo que se 'viralizó' entre los gobernadores contra el Gobierno nacional tras los anuncios de devolución de Ganancias y quita del IVA a la canasta básica. Fueron también los primeros en redactar los recursos presentados ante la Corte.

Sin exponer a Fernández, otros 12 se sumaron, entre ellos el salteño Juan Manuel Urtubey, candidato a vicepresidente en la fórmula que lidera Roberto Lavagna. Excepto el gobernador de Salta y el de Córdoba, Juan Schiaretti, todos los que estaban buscando conformar una tercera vía sin el kirchnerismo terminaron acompañando a Alberto Fernández que los sumó uno a uno. Una vez que conformó el esquema, los citó en un salón de eventos frente a sus oficinas de San Telmo. Y los juntó por segunda vez en el cierre de campaña en Rosario, provincia de Santa Fe. Fue el anfitrión el ganador de la elección local, Omar Perotti, otro de los grandes aliados que logró durante los últimos meses y con quien en las charlas se entiende muy bien. Perotti lo recibió con varias reuniones significativas con representantes de sectores enemistados con el kirchnerismo y condujo la campaña local logrando superar las expectativas de la fórmula nacional en la provincia.

Alberto Fernández junto a los gobernadores del PJ en la primera reunión frente a su oficina
Alberto Fernández junto a los gobernadores del PJ en la primera reunión frente a su oficina

Ese tejido parecía imposible con Cristina Fernández candidata a presidenta. Con Alberto Fernández se volvió realidad más allá de los leales de siempre como el formoseño Gildo Insfrán, la catamarqueña Corpacci, o Alicia Kirchner. La figurita difícil sigue siendo Schiaretti, aunque Fernández rompió el hielo: ya se reunió con él, hablan seguido por teléfono, acordó con intendentes y legisladores, sumó a la hija de José Manuel De la Sota, Natalia, y convirtió en su espada en el Senado al presidente del PJ mediterráneo, Carlos Caserio. Esta semana, mientras el candidato estaba en España, Mauricio Macri viajó a Córdoba, pero no se reunió con Schiaretti como otras veces. Casualmente en esa provincia se tomó unos días de descanso esta semana el líder del Movimiento Evita, Fernando 'Chino' Navarro, operador 'albertista'.

De sur a norte, en Tierra del Fuego Fernández tuvo que terciar entre su amiga Rosana Bertone y Gustavo Melella, frente a quien perdió la elección. Aunque en listas separadas, incluso en las candidaturas a diputados nacionales, Fernández consiguió que ambos lo acompañaran en Rosario. En una puesta en escena negociada el futuro gobernador firmó el acuerdo con el candidato a presidente mientras que Bertone subió al escenario con el resto de los mandatarios en el acto de cierre.

La misma cintura política tuvo que tener Fernández para contener a Domingo Peppo que terminó bajándose de su candidatura a la reelección frente al kirchnerista Jorge Capitanich. Con ambos se reunió, promesas de por medio y a pesar del 'ruido' que generó Cristina Kirchner que siempre prefirió a su ex jefe de Gabiente y actual intendente de Resistencia.

De la Patagonia, el chubutense Mariano Arcioni se sumó junto con Sergio Massa y hasta participó con Fernández y Manzur de un evento en la Asociación Bancaria que lidera el kirchnerista Sergio Palazzo. La coyuntura de su provincia lo obligó a bajar el perfil y aunque participó de los eventos a los que fueron convocados los gobernadores el vínculo lo teje en privado con Fernández y su equipo. El conflicto docente y social que le estalló en su provincia no le permite ocuparse del tejido nacional pero el candidato a presidente sigue por sí mismo y con intermediarios el día a día.

Con el gobernador rionegrino Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, no tiene contacto alguno. En cambio sí ha hablado por teléfono con el neuquino Omar Gutiérrez del MPN.

Con La Pampa tiene muy buena relación y Carlos Verna, a pesar de terminar su mandato y atravesar un duro problema de salud, no ha faltado a ninguna convocatoria. El gobernador y su sucesor Sergio Ziliotto lo visitaron varias veces. También a CFK a quien invitaron para participar del Día de la Lealtad el próximo 17 de octubre.

A San Luis no han viajado ni Alberto Fernández ni su compañera de fórmula aunque el triunfo de Alberto Rodríguez Saá frente a su hermano Adolfo los dejó tranquilos. El gobernador también pasa por México 337.

Con la dirigencia de Misiones el candidato del Frente de Todos tuvo feeling desde el primer momento aunque el Frente Renovador de la Concordia se presentó a la elección de diputados nacionales con lista corta. Hugo Passalacqua, el próximo gobernador Oscar Herrera Ahuad y el líder político de ambos, Carlos Rovira, lo recibieron y le dieron su apoyo. Hicieron campaña con la lista corta pero también ayudaron para pegar el tramo presidencial Fernández-Fernández. Este fin de semana recibieron con todo el respaldo político a Cristina Fernández.

Gustavo Bordet, el único gobernador del PJ en la Mesopotamia, acompaña de cerca aunque se expone menos. La elección local de la fórmula presidencial Fernández-Fernández no dejó dudas sobre su apoyo. Y también cuando está en Buenos Aires pasa por San Telmo.

Al riojano Sergio Casas también lo acompañó Fernández, viaje incluido. Juntos evitaronque Miguel Pichetto pudiera volcar a favor de Mauricio Macri el territorio donde Cambiemos se alió con parte del peronismo. De ese lado también quedó el menemismo.

Cuando desde el lunes retome la campaña, Alberto Fernández repetirá sus visitas a algunas provincias y visitará otras por primera vez. Intentará completar el mapa, aunque también tiene invitaciones para viajar fuera de la Argentina. Con Córdoba tiene una deuda pendiente por lo que volverá en busca de votos y para intentar sacar a Schiaretti de su prescindencia.

Seguí leyendo: