(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Alberto Fernández define si participará de la reunión con la misión del Fondo Monetario Internacional o si serán integrantes de su equipo económicos quienes conversen esta tarde con Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental, y el italiano Roberto Cardarelli.  Ambos enviados del organismo internacional  se reunieron durante el fin de semana con el equipo económico del Gobierno.

De todos modos el mensaje del candidato a presidente del Frente de Todos será más o menos el mismo que les transmitió antes de las PASO y similar a lo que conversaron sus economistas con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza: que el acuerdo está caído, que habría que renegociar plazos y que también inclumple el organismo cuando envía fondos que se van con "la fuga de capitales". Para cuidar las palabras, se emitiría un comunicado de prensa tras la reunión.

Sea para mantener la prudencia, porque evalúa la conveniencia o no, o por la promesa de ayudar en la gobernabilidad que le hizo a Mauricio Macri, Fernández mantuvo silencio al respecto durante el fin de semana. En la entrevista con Luis Majul se refirió a su plan económico como única pista: indicó que arma "un plan que estabilice la economía y garantice el desarrollo". Y reiteró sus críticas a la deuda: "La deuda en dólares del sector privado era 18% del PBI" durante el gobierno kirchnerista, graficó, mientras que "ahora es del 100% del PBI, una deuda que se convirtió en fuga", repitió.

Werner y Cardarelli
Werner y Cardarelli

Para calmar los ánimos en la city y a los mercados financieros Lacunza convocó a los referentes de los distintos espacios la semana pasada. En representación del Frente de Todos participaron Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca Bocco quienes coincidieron con su anfitrión en la necesidad de buscar estabilidad y reducir el impacto de la crisis sobre los sectores productivos y los más vulnerables.

En la cita, Todesca y Nielsen reiteraron lo que el propio Fernández había transmitido a Mauricio Macri en sus conversaciones telefónicas respecto al nivel decreciente de las reservas internacionales que, según sus números, desde el último desembolso del FMI se redujeron en más de US$ 9.000 millones.

También hablaron de macroeconomía, de los distintos índices negativos, de la devaluación y su impacto en la inflación especialmente en alimentos y bienes de primera necesidad y las medidas fiscales anunciadas que resisten los gobernadores de las provincias opositoras y las productoras de hidrocarburos como la baja del IVA, la suba del mínimo en Ganancias y el congelamiento de combustibles.

El libreto esta tarde, cuando el equipo de Fernández reciba a los representantes del FMI, será más o menos el mismo. Esta vez se prevé que esté presente el economista Matías Kulfas (tras su luna de miel) mientras que se definía la participación de Guillermo Nielsen y/o Cecilia Todesca y Emmanuel Alvarez Agis.

Cecilia Todesca y Guillermo Nielsen (Maximiliano Luna)
Cecilia Todesca y Guillermo Nielsen (Maximiliano Luna)

Tras ganar las PASO, Fernández aseguró en varias entrevistas que si es electo presidente no habrá default. Él o su equipo repetirán eso y ratificarán la promesa de cumplir las obligaciones y los contratos vigentes, en el marco de un modelo económico alternativo que priorice la estabilidad de precios y la recuperación del crecimiento y del empleo.

"El peso del endeudamiento con el sector privado generado por el gobierno (tanto de corto como de largo plazo) sumado al préstamo solicitado al FMI han puesto a la economía argentina en una situación de elevadísima vulnerabilidad", señaló el Frente de Todos días atrás a través de un comunicado de prensa. Y se indicó que "los incentivos han estado en todo momento direccionados al incremento de las ganancias financieras de pocos en detrimento de la economía real, de la viabilidad de las empresas, del empleo y de las condiciones de vida de las y los argentinos".

Específicamente sobre el acuerdo con el FMI, el candidato a presidente del  Frente de Todos viene señalando cuatro objetivos que considera "fundamentales" e "incumplidos": la trayectoria decreciente de la deuda pública, la reducción de la inflación, la recuperación del crecimiento y la generación de empleo para combatir la pobreza. "Resulta particularmente preocupante la pasividad del organismo frente a la caída de las reservas y los mencionados incumplimientos", se reprochó en aquel comunicado.

"Resulta necesario recordar que la asistencia al FMI fue solicitada en junio del 2018 cuando el Frente de Todos ni siquiera se había constituido como tal. A partir de aquel momento, todas y cada una de las proyecciones realizadas por el FMI respecto a la trayectoria de las principales variables económicas (crecimiento, inflación, deuda) han sido incumplidas", indicaron desde la fuerza opositora que seguramente pedirá ayuda para un programa económico "que permita recuperar el crecimiento, el empleo y las exportaciones".

Reunión entre Lacunza y los enviados del FMI
Reunión entre Lacunza y los enviados del FMI

Este fin de semana Lacunza se reunió con Werner y Cardarelli para analizar la fecha de revisión técnica que definirá el próximo desembolso de US$ 5.400 millones. Estuvieron también reunidos el presidente del Banco Central, Guido Sandleres con sus vices (Gustavo Cañoñero y Verónica Rappoport) y el equipo que acompaña en la gestión a Lacunza: Milagros Gismondi, jefa de asesores; Sebastián Katz, secretario de Política Económica; Rodrigo Pena, de Hacienda, y Santiago Bausili de Finanzas.

Seguí leyendo: