Tras el intento fallido del jueves pasado, Alberto Fernández y Matías Lammens finalmente pudieron compartir su primer acto público frente a referentes de la juventud y de los centros culturales. Se trató de la última parada de Fernández en el distrito porteño antes de partir rumbo a Rosario para el gran cierre junto a Cristina Kirchner en el Monumento a la Bandera.

Con un encendido discurso, el candidato a presidente prometió cuidar a los que producen y difunden la cultura y le pidió a los jóvenes "salir a la calle" si cuando llega al gobierno se desvía de lo que prometió durante la campaña.

"Nunca dejen que los anestesien, siempre demanden porque el futuro es de ustedes", exclamó Fernández no sin antes recordar que en su interior "anida un rockero" que cuando era joven "despotricó cuando la juventud parecía adormecida".

El acto, organizado en el C Complejo Art Media de Chacarita, contó con la presencia de los principales candidatos porteños, como Mariano Recalde, Pino Solanas, Victoria Donda, Claudia Neira, Itai Hagman y Ofelia Fernández. Pero las primeras filas estuvieron reservadas para decenas de representantes de agrupaciones juveniles, candidatos a comuneros y referentes culturales.

"En medio de la crisis económica a la que nos llevó Cambiemos es fundamental apoyar a los pibes, a las pibas y a todos los espacios donde desarrollan su actividad cultural", afirmó Lammens, quien también hizo de presentador y fue el único dirigente que compartió el escenario con Fernández.

No obstante, la primera en hablar fue la candidata a legisladora Ofelia Fernández. La joven de 19 años le adelantó a Fernández que los jóvenes "van a estar para hinchar las pelotas y redoblar esfuerzos" y destacó que la lista del Frente de Todos une "presente y futuro".

Minutos después tomaba el micrófono el candidato presidencial. Ante un auditorio que desbordó los cálculos de los organizadores -debieron habilitar uno de los laterales para que entrara toda la gente- Alberto Fernández comenzó por señalar que estaba muy contento de estar en su ciudad. "Me encanta ser tan porteño, pero un porteño que ama a las provincias", aclaró.

Luego elogió a Lammens y a Mariano Recalde porque, al igual que él, son "hijos de la escuela pública" y marcó la primera diferencia con el macrismo. "Cuando veo el maltrato a los científicos y a los maestros veo que no entienden la importancia de la educación", dijo el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

En la misma línea, aseguró que la cultura es el "alimento del alma" pero hoy está reducida a la organización de festivales. Fernández rememoró la influencia que tuvieron sobre él la película de Pino Solanas La hora de los hornos y las letras de Litto Nebbia. "Tenemos que cuidar a los que producen la cultura y también a quienes la difunden", se comprometió.

Ya en clave electoral, el candidato del Frente de Todos denunció que el macrismo dejará un país "muy difícil, sin recursos y con el ánimo quebrado" y elogió a Cristina Kirchner por haber "resignado su posición para abrir las puertas y que todos entren". "Todos dejaron de lado algunas expectativas. La historia nos lo va a reconocer", se entusiasmó.

Sobre el final, Fernández adelantó que a partir de este domingo comenzará la construcción "de una Argentina mejor" y se mostró confiado: "Lo mejor que nos está pasando es que, como dice la canción de Vox Dei, 'Todo concluye al fin, todo termina'".

"Pero como decía Néstor solo no voy a poder, voy a necesitar que todos me ayuden", cerró entre aplausos.

Detrás del escenario

En la previa del acto, candidatos, responsables de campaña, jefes de prensa, amigos y familiares conversaban mientras esperaban la llegada de Fernández.

Matías Lammens, Claudia Neira, Mariano Recalde y Manuel Socías
Matías Lammens, Claudia Neira, Mariano Recalde y Manuel Socías

"No vemos un escenario de tanto corte de boleta, solo un poco de la izquierda para nosotros", analizaban allegados a Lammens. Consideran que la unificación de las elecciones les permitirá romper el techo histórico del kirchnerismo en la ciudad de Buenos Aires. Además, según su visión, las PASO terminarán por resolver uno de los principales problemas que enfrentan: el desconocimiento de su candidato.

"Arrancamos con 50% de conocimiento, ahora estamos en un 65% y después de las PASO vamos a estar arriba del 70%", explican con optimismo.

Por otro lado, remarcan que las encuestas los muestran en ascenso. "Larreta y Santilli nos salieron a pegar con que Matías es kirchnerista", aseguran e interpretan que es una señal de que preocupación en las filas del oficialismo.

SEGUÍ LEYENDO: