Sergio Massa busca en Buenos Aires el voto de los indecisos y de la clase media
Sergio Massa busca en Buenos Aires el voto de los indecisos y de la clase media

En Tigre todavía se ven afiches que promueven la precandidatura presidencial de Sergio Massa. Quedaron pegados antes de la conformación de la coalición Frente de Todos entre el Frente Renovador, el PJ, Unidad Ciudana y principalmente con Alberto Fernández. Sus equipos se adaptaron ahora a la precandidatura a diputado nacional, aunque su personalidad lo impulsa a recorrer Buenos Aires con su propia impronta, más allá de lo que coordina con los equipos nacional y de Provincia. Concentrado en su territorio, ahora apunta a una campaña de proximidad y además de las reuniones con referentes políticos, de los actos, las visitas a clubes, pymes y fábricas, el precandidato a diputado nacional arrancó esta semana con una nueva modalidad: "Cenando con Sergio Massa".

La idea la conversó con su equipo y su asesor catalán Antoni Gutiérrez Rubí y la pondrá en práctica una vez por semana. Ante la pregunta de si se parece a las charlas que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal tienen con vecinos, en su entorno marcan diferencias, aseguran que no tienen un sentido publicitario y que no durarán el tiempo de una grabación sino dos o tres horas como para que los participantes puedan hablar y el precandidato escucharlos. "Que se lleven una mirada distinta de Sergio", comentó uno de los participantes conciente de que necesitan cambiar el tono y salir de la "estigmatización" del peronismo y de los K.

Rosa (o Rosita para sus amigos) fue la primera en recibir en su casa a Massa el jueves en Junín. Cuando el precandidato llegó, la mujer abrió primero una hoja de la enorme puerta de madera antigua y luego las dos. "No es necesario", agradeció la gentileza el precandidato, que entró con una bolsa blanca en la que llevaba tarta de manzana.

Por qué el debut fue en Junin

Junín es una de las ciudades del interior bonarense donde el Frente de Todos cree que puede ganar. Con cien mil habitantes y un padrón de 73 mil electores, la ciudad sólo tuvo tres intendentes desde 1983 hasta la fecha. El primero fue Abel Miguel; el segundo, durante doce años, Mario Meoni, y el tercero y actual Pablo Petracca, de Cambiemos.

Meoni comparte con Petracca el origen radical y compiten en parte por una misma porción del electorado. Fue intendente durante doce años, entre el 2003 y el 2015, año en que perdió por el 8% de los votos. Petracca intentará su primera reelección y por eso el viernes María Eugenia Vidal lanzó su campaña desde esta ciudad.

Massa había estado el día anterior. Fue el jueves cuando viajó para respaldar a Meoni que enfrentará en la PASO a la concejal Victoria Muffarotto, precandidata a intendenta por el kirchnerismo más duro. Entre los dos competidores de la primaria esperan un cambio de escenario a nivel local y sumar para la nacional. Todo voto, en un esquema de polarización, se les vuelve imperiosamente necesario.

La mesa en la casa de Rosita en el barrio Picaflor la armaron los referentes del massismo local. Las indicaciones que recibieron para producir el encuentro fue que convocaran a seis, siete u ocho personas representativas de los distintos sectores juninenses; que no estén convencidos de votar al Frente de Todos; en lo posible que no fueran votantes propios ni macristas, sino aún no definidos pero permeables a escuchar al precandidato. O que hubieran votado a Mauricio Macri pero podrían cambiar. El mismo sistema de selección se reproducirá en las cenas semanales, las próximas en Dolores y General Lavalle, e incluso en la provincia de Jujuy adonde viajará Massa con Alberto Fernández en busca del voto del NOA.

La pata política local del massismo también se hizo cargo de los gastos. Meoni aportó para la picada productos regionales: dos salames de Agustín Roca y un queso del monasterio de Los Toldos, además de un par de panes de campo, y contrató a "Lechu" Alius, un pizzero reconocido de Junín que amasó ocho pizzas caseras. Varias de ellas fueron probadas y elogiadas por el precandidato a diputado nacional.

La dueña de casa, hija de libaneses, convidó keppe, un plato a base de trigo, carne picada y especias.  Casi todos tomaron gaseosa y sólo se consumieron dos latas de cerveza.

Massa no llegó solo, lo acompañaron Mirta Tundis y Valeria Arata, las dos diputadas nacionales, además de Meoni que sólo hizo la presentación tras lo cual hablaron los vecinos y el precandidato.

El voto de los indecisos

En busca del voto indeciso y de clase media, durante casi tres horas (arrancaron a las 21 y todos se fueron a las 23.55) la docena de comensales conversaron sobre la caída de la actividad comercial, la situación en general y la seguridad en la zona.

"Los docentes hoy somos en gran parte sostén de hogar, yo en particular por la condición de trabajo de mi esposo. Muchas colegas están en la misma situación" contó Paola, directora de una escuela rural.

"Uno ve mucho una cerveza entre tres o cuatro y un cafecito pero se dejó de ver la picada, el sandwich o el tostado", agregó Néstor, dueño de un negocio de ropa masculina desde hace tres décadas en la ciudad. El tono pareció el de las piezas publicitarias que para redes sociales produjo el Frente de Todos, como la del asado que no se puede comprar o la familia que debe mudarse y "achicarse".

Los otros invitados fueron Alfredo, dueño de un taller-pyme metalmecánica; Mario que es cantante de Delfines de Etiopía una banda de reggae y profesor de Educación Física; una estudiante de Derecho y presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Derecho y Ciencias Económicas (UNNOBA); y Oscar, líder de la comunidad de pueblos originarios de Junin, localidad con una importante presencia mapuche. "Jóvenes, gente vinculda con los jóvenes, representantes de minorías, del sectore productivo, de distintos sectores socioeconómicos, algunos más o  menos críticos, varios sin voto aún definido y un par no votantes de la fórmula Fernández-Fernández", describió otro participante.

Según explican, la modalidad "cenando con Sergio Massa" le permite al precandidato mostrarse más relajado y explicar la decisión que tomó al integrarse a una coalición con el kirchnerismo al que tanto confrontó. De hecho antes de ir a la cena hizo algo parecido con periodistas locales. Durante más de una hora tomó café, charló y explicó, una vez más, por qué se alió con el kirchnerismo para esta elección.