Cristina Kirchner y su abogado en la primera audiencia del juicio oral
Cristina Kirchner y su abogado en la primera audiencia del juicio oral

El juicio oral por las presuntas irregularidades en las obras públicas concedidas al empresario Lázaro Báez durante el kirchnerismo se reanudará hoy con su segunda audiencia. A partir de las 9:30 en los tribunales de Comodoro Py con la continuidad de la lectura de la acusación a los 13 acusados del caso, entre ellos la ex presidenta y candidata a vicepresidenta Cristina Kirchner.

Todos los acusados tienen que estar presentes en la audiencia pero la ex mandataria tiene la posibilidad de no asistir. El Tribunal Oral Federal 2 la autorizó a no concurrir "siempre y cuando acredite debidamente la superposición de las funciones de la labor parlamentaria con la celebración de cada una de las audiencias de debate". Esa fue la resolución que el viernes pasado tomaron los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu ante un pedido de la defensa de la ex mandataria. Y le solicitaron al abogado Alberto Beraldi que presente la justificación de la audiencia. Si lo justifica, la ex presidenta fue eximida a estar en las audiencias de la lectura de la acusación.

No obstante, la ex mandataria sí estará presente en la audiencia, según confirmaron esta mañana en la puerta de Tribunales su abogado Gregorio Dalbón y el ex secretario general de presidencia Oscar Parrilli.

"Cristina Fernández de Kirchner siempre ha estado a derecho durante todas las indagatorias a pesar de que muchos de los procesos son ilegales", dijo Dalbón.

El juicio se inició el martes de la semana pasada. Cristina Kirchner se sentó en la última fila y desde allí escuchó durante dos horas y 45 minutos la lectura de la acusación de la Fiscalía, el primer paso que se da en todo juicio.

Esa lectura continuará en la audiencia de hoy se prevé que también se extienda a otras dos audiencias. Junto con la acusación de la Fiscalía se debe exponer las de la Oficina Anticorrupción (OA) y de la Unidad de Información Financiera (UIF) y la elevación a juicio del caso del juez Julián Ercolini.

En la primera audiencia, la ex mandataria fue acompañada de muchos dirigentes políticos de su espacio, estuvo toda la audiencia con su celular y no saludó al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido ni a Báez, ambos detenidos y que se ubicaron en la primera fila.

Báez y De Vido en primera fila con Cristina Kirchner de fondo, a quiénes no saludó (Photo by JUAN MABROMATA / AFP)
Báez y De Vido en primera fila con Cristina Kirchner de fondo, a quiénes no saludó (Photo by JUAN MABROMATA / AFP)

En el proceso se juzgan las presuntas irregularidades en la asignación de 51 obras a las empresas de Báez para la provincia de Santa Cruz de parte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Según la imputación, fueron contratos amañados a favor de Báez cuando en muchas obras no tenía ni los antecedentes ni la capacidad operativa para hacerlas. Para los fiscales hubo un "incumplimiento sistemático, reiterado y permanente" ya que de las 51 obras solo dos se terminaron en el plazo previsto y de las restantes 49, 25 no fueron finalizadas y las que culminaron tuvieron ampliaciones de plazos y costos.

Para la Fiscalía todo eso fue posible porque desde el Gobierno se instrumentaron distintos mecanismos legales, como decretos presidenciales, resoluciones del Ministerio de Planificación Federal o de la Dirección Nacional de Vialidad, para beneficiar a Báez.

Junto con Cristina Kirchner, Báez y De Vido están siendo juzgados el ex secretario de Obras Públicas José López y otros funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, de Vialidad Nacional y de Vialidad de Santa Cruz.

Tras las audiencias de la lectura de la acusación llegará el momento en el que las defensas podrán hacer lo que se llama "cuestiones preliminares". Son objeciones y nulidades a distintos aspectos del caso. El abogado de De Vido, Maximiliano Rusconi, quiso hacerlo la semana pasada pero el juez Gorini le dijo que no era el momento para eso. Tras el inicio del juicio, Rusconi denunció que "fue agraviado el rol de abogado en la audiencia" y que hasta los micrófonos no funcionaban para que no pudieron hablar. El letrado hizo una presentación en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF) para que se designen veedores en el juicio, lo que fue aceptado por el organismo.

Luego de las cuestiones previas llegará el momento de las indagatorias que es cuando los acusados pueden declarar o no. En esa instancia Cristina Kirchner deberá volver al juicio porque se trata de un trámite personal.