El presidente Mauricio Macri (Télam)
El presidente Mauricio Macri (Télam)

Con la derrota electoral de Córdoba como telón de fondo el Gobierno avanzará esta semana con la ronda de diálogo por los 10 puntos de consenso propuestos por Mauricio Macri bajo dos premisas: llamará a la CGT para sumarse al espacio de conversaciones y se planteó claramente que hay ánimo en la Casa Rosada para ampliar la agenda planteada por el Presidente con temas concretos deslizados desde la oposición.

Ayer, en el Gobierno admitían en reserva que los resultados de las elecciones de Córdoba donde el gobernador peronista Juan Schiaretti castigó duramente en las urnas a los radicales obligará a Macri a aceptar una agenda más abierta en el menú propuesto por la oposición en la mesa de diálogo iniciada la semana pasada.

Es decir, que la lista de los 10 puntos originales de consensos básicos será ampliado inevitablemente. Esto quedó plasmado la semana pasada cuando por el despacho del ministro del Interior pasaron al menos 7 dirigentes de la oposición, entre precandidatos presidenciales y gobernadores.

"Hay intenciones de Macri de ampliar la agenda a temas vinculados con la producción, las pymes y las economías regionales que fueron pedidos desde la oposición", admitió a Infobae un funcionario de la Casa Rosada.

En este sentido, el ministro del Interior Rogelio Frigerio deslizó algo de lo que se espera para los próximos días cuando dijo: "Ahora estamos más maduros y estos conceptos que plantea el Presidente son básicos y queremos agrandarlos y ponernos de acuerdo en cosas más trascendentes".

En diálogo con CCN Radio, Frigerio acotó: "No es algo nuevo el tema de los consensos para Macri. Convocamos a todos los sectores después de ganar la elección en 2017 en el CCK y muchos de esos consensos planteados por el Presidente terminaron en leyes sancionadas por la mayoría de la oposición".

En el primer balance que hizo el jefe de Gabinete Marcos Peña, Frigerio y el ministro de Producción Dante Sica con Macri sobre las respuestas de la oposición a la carta presidencial para consensuar por 10 puntos básicos se determinó que hubo "un apoyo total" de empresarios y organizaciones sectoriales, cultos religiosos.

El gobernador Bordet de Entre Ríos y Frigerio, la semana pasada en la primera ronda de diálogo
El gobernador Bordet de Entre Ríos y Frigerio, la semana pasada en la primera ronda de diálogo

También se analizó y se tomó nota de los pedidos concretos para ampliar ejes de discusión. Tanto Sergio Massa, como Roberto Lavagna, Daniel Scioli, los gobernadores peronistas Domingo Peppo (Chaco), Juan Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Martín Lousteau y el senador Miguel Pichetto dejaron en claro que avalan la propuesta de diálogo de Macri aunque consideraron "insuficiente" los 10 puntos sugeridos.

Así, se mencionó por parte de Scioli y Bordet, al igual que Lavagna y Massa, discutir a fondo propuestas concretas para la promoción de las Pymes, una reducción impositiva a fin de incentivar las economías regionales y una eventual reforma laboral que beneficie a los trabajadores, entre otros temas.

Los más reacios a habilitar la ronda de diálogo de Macri son los gobernadores peronistas Gildo Insfrán (Formosa) y Juan Manzur (Tucumán). Se prevé en el Gobierno también que la respuesta de la ex presidenta Cristina Kirchner será negativa y no esperan demasiado de su aporte. No obstante, la intención original de Macri era no dejar a nadie afuera y creen que eso lo han logrado.

Convocatorias en puerta

Dante Sica (Lihue Althabe)
Dante Sica (Lihue Althabe)

Por otra parte, Sica y el secretario de Trabajo Lucas Fernández Aparicio convocarán esta semana a la CGT para sumarse al diálogo propuesto por Macri y esperan escuchar nuevos temas a los planteados en los 10 puntos de la hoja de ruta del consenso.

"Hay una necesidad del Presidente de escuchar los sectores del sindicalismo dialoguista para sumar al debate del consenso", dijo un funcionario de Producción.

De esta manera, los sindicalistas de la CGT representados, entre otros por Héctor Daer, Julio Piumato (Judiciales), Roberto Fernández (UTA), Andrés Rodríguez (Upcn); Sebastián Maturano (Fraternidad) y el jefe de la Uocra, Gerardo Martínez, visitarán a Sica y su equipo para evaluar los puntos de consenso planteados por Macri.

En la Casa Rosada admiten que en esta reunión habrá reclamos de los gremialistas al Gobierno y un fuerte cuestionamiento al punto que sugiere avanzar con una reforma laboral. Es que la CGT entiende que en estos momentos sería contraproducente para los trabajadores promover una reforma laboral.

Los gremios ajenos a la CGT que se encuentran en una postura más dura contra Macri y participaron del paro nacional hace 10 días no fueron convocados por el Gobierno a la ronda de diálogo.

En tanto, desde la Conferencia Episcopal de la Iglesia explicaron a Infobae que avalan la convocatoria a dialogar que hizo el Gobierno pero quieren agregar más temas a la mesa de debate.

No obstante, esta semana no habrá reunión del Gobierno con la Iglesia porque los obispos de la Conferencia Episcopal liderados por monseñor Oscar Ojea aun se encuentran en el Vaticano por la visita ad limina al Papa Francisco.