Jorge Landau, apoderado del PJ (Télam)
Jorge Landau, apoderado del PJ (Télam)

A la preocupación por el intento de conseguir la unidad, el PJ suma ahora la inquietud por las reformas impulsadas por el Gobierno en materia electoral, en particular en la transmisión de datos del escrutinio provisorio, una licitación que el Correo Argentino adjudicó a fines del año pasado a la empresa SmartMatic.

"Hay tres decretos reglamentarios firmados por el Presidente, que salieron en enero, que nos alarmamos mucho cuando los vimos. Mi responsabilidad como apoderado es resguardar los intereses del principal partido de la oposición. Estoy para estudiar ese tipo de cuestiones", explicó a Infobae Jorge Landau. "Estamos estudiando bien qué vamos a hacer, si nos conviene la vía legislativa o la judicial", agregó el dirigente, que este miércoles participó de la reunión partidaria en la sede de la calle Matheu.

En efecto, el encuentro partidario presidido por José Luis Gioja, y que contó con la incorporación de Alberto Fernández, dedicó buena parte del tiempo a analizar los tres decretos reglamentarios del Código Electoral impulsados por Cambiemos durante el verano que modifican la modalidad de votación de los argentinos residentes en el exterior, del personal de las fuerzas de seguridad destacados el día del comicio y de las personas privadas de su libertad. Y de la licitación con la que se alzó la empresa SmartMatic, con lazos con el chavismo hasta el 2017, que facilitará el software para la transmisión de datos desde los colegios hacia el centro de cómputos, toda una novedad en el sistema electoral argentino.

"Nunca hubo un problema, ¿por qué quieren cambiar eso?", se preguntó Landau, molesto porque, según él, ni el PJ ni el resto de los partidos fueron avisados de las modificaciones. De eso habló el viernes pasado con Adrián Pérez, el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior.

Desde el Gobierno contestaron que los cambios "fueron presentados la semana pasada a la Justicia y a los partidos políticos, y que los partidos van a poder fiscalizar la transmisión". "El tema de los certificados es una decisión de la Justicia. Solo estamos cambiando el tema de la transmisión", agregaron fuentes oficiales.

Desde el PJ aseguran que no están en desacuerdo con la eliminación del telegrama y la transmisión digital. Sí con que la fiscalización y el recuento de votos no se haga en la misma mesa de votación, sino que se trasladen las urnas a otra aula. "Deambulan con las urnas abiertas por el colegio", planteó el apoderado del PJ. Tienen dudas, además, por las medidas de los escáners y de las actas de escrutinio, donde se vuelcan los resultados de las mesas. "Estamos de acuerdo con que se elimine el telegrama, no tendríamos mayor problema. Mientras se mantenga el escrutinio hecho por la Justicia Electoral y este sistema de control cruzado la elección está garantizado. Puede haber algún fraude informativo por la transmisión de datos pero en definitiva la Justicia pone las cosas en su lugar", aclaró Landau.

El PJ se reunió este miércoles en la sede de la calle Matheu
El PJ se reunió este miércoles en la sede de la calle Matheu

El correo publicó anteayer en el Boletín Oficial el dictamen técnico de la licitación lanzada en el verano para el recuento de votos del escrutinio provisorio, un negocio de alrededor de 30 millones de dólares cuyas ofertas serán abiertas el próximo 8 de marzo. El escrutinio provisorio es monopolio de la empresa INDRA desde 1997. Este año, el Gobierno abrió el mercado a otros jugadores. Tanto en la compañía mencionada como en el PJ desconfían de los vínculos entre el macrismo y SmartMatic.

La otra alerta lanzada en estas últimas horas por el PJ está relacionada a los tres decretos que cambian los plazos de votación de los argentinos en el exterior, los agentes de las fuerzas de seguridad apostados a los comicios y los presos. 

Con las modificaciones, dichos votos se emitirán en los días previos. En el caso de los residentes en el extranjero, a través del correo. Para Landau, "los resguardos que toman allí son discutibles respecto a preservar la identidad del elector". "El problema más grave es que no podés determinar la identidad del elector. Exponés que la identidad del elector sea falseada", remarcó. "No hay razones para no votar el día de la elección", dijo.

Seguí leyendo: