Mario Aranda, el dirigente que mintió para ocultar que estaba con la amante
Mario Aranda, el dirigente que mintió para ocultar que estaba con la amante

Mario Abel Aranda (68), dirigente del peronismo de La Plata, hizo una denuncia a la policía que generó una gran preocupación dentro del partido. Dijo que tres hombres lo secuestraron, le robaron 35 mil pesos y hasta lo amenazaron con asesinarlo. El impacto fue tal que incluso el presidente del PJ a nivel nacional, José Luis Gioja, publicó un comunicado en el que responsabilizaba a la gobernadora María Eugenia Vidal por lo ocurrido al calificar el episodio como una persecución política.

Sin embargo, en medio de la declaración de "la víctima", en la que debía ampliar los detalles de lo que había denunciado, se descubrió la verdad: Aranda, antes de terminar de relatar los detalles del supuesto secuestro, confesó que en realidad había radicado "una falsa denuncia" para ocultar que estaba con su amante.

En una primera versión, el dirigente del PJ había explicado que compañeros suyos que estaban en Lisandro Olmos, para juntar firmas contra el tarifazo, lo habían llamado para que les llevara "algunos materiales". Pero cuando llegó al lugar tres personas armadas lo obligaron a subirse a su auto, un Fiat Palio, y lo obligaron a dirigirse hasta Magdalena.

El hombre aseguró que cuando estuvo secuestrado sufrió "una tortura verbal constante" y al llegar a la Ruta 11, los delincuentes discutieron entre ellos porque no sabían qué hacer con él. Según detalló a medios locales, algunos de ellos lo querían ejecutar pero al final lo liberaron. La denuncia fue radicada en la comisaría N° 15 de La Plata, por lo que el PJ platense y el partido a nivel nacional salieron a repudiar el secuestro y dijeron que se trató de un "hecho intimidatorio".

Una vez descubierta la verdad, la agrupación en la que militaba Aranda emitió un nuevo comunicado en el que se vieron obligados a pedir disculpas: "Se trató de un problema personal que intentó tapar con una fábula que nos preocupó a todos", fue parte del mensaje.

"Es una persona que hasta acá siempre se destacó por su humildad y trabajo. Nosotros queremos agradecer a todos los que se solidarizaron y preocuparon porque lo que denunció penalmente en la justicia fue un hecho que merece la movilización de la comunidad y por eso la hicimos pública. Pero también corresponde que aclarada la situación se comunique tal cual y pedir disculpas. Sin más, vamos a pedir su expulsión partidaria y nos encargaremos de que tenga una debida atención psicológica", escribieron.  Tras el escándalo, no sólo se quedó sin espacio donde militar, sino que además Aranda deberá enfrentar una causa por el delito de "falsa denuncia".