La gobernadora María Eugenia Vidal quiere reorganizar el negocio de las apuestas por internet a fin de mejorar los ingresos de las arcas bonaerenses.

La medida redundará en unos 2200 millones de pesos extra para la provincia de Buenos Aires, que en 2019 debe afrontar un sinnúmero de obligaciones en el inicio de un período electoral.

De acuerdo a los artículos 142 y 143 del Presupuesto enviado a la Legislatura, se buscará ordenar los juegos "electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos" que ya operan hace tiempo y sin control en el territorio más populoso del país.

El proyecto de ley comprende a los juegos virtuales de casino, las apuestas deportivas, las loterías y otros que pudieran incorporarse durante la reglamentación de la normativa.

En tiempos de ajuste, Vidal necesita dinero fresco para sostener la obra pública y la inversión social, sobre todo si aspira a ser reelecta o, incluso, a suceder a Mauricio Macri en la presidencia.

Habrá que ver cuál será el costo político de haber iniciado un año declarando una guerra sin cuartel contra el juego —con promesas de reducirlo a su mínima expresión— y terminarlo concediéndole a los empresarios del sector una plataforma para seguir con un negocio millonario.

"Creemos que el juego no es algo bueno; muchos tienen algún familiar o amigo que padecen ludopatía. Nosotros tenemos que estar del lado de los que sufren esta adicción y no de los que la promueven", había dicho la gobernadora el pasado 10 de enero.

La marcha atrás fue explicada ayer en La Plata con un peregrino parangón. "Es como con las villas, no se las puede eliminar pero sí transformarlas, urbanizarlas y procurar que sus habitantes tributen. Con el juego online es lo mismo. Está. Existe hace rato y es cada vez más fuerte. En vez de eliminarlo, la idea es crear un registro de apostadores de esa modalidad, mejorar la lucha contra la ludopatía, y además recaudar", argumentaron.
Según la iniciativa, las casas de apuestas por Internet van a pagar un 15% de lo recaudado en concepto de ingresos brutos, casi el doble de lo que, por ejemplo, tributan en España o Inglaterra.

Consultados por Infobae, dirigentes del peronismo se mostraron cautos y prefirieron tomarse un tiempo antes de hacer pública su postura. Pero off the record dejaron trascender su disgusto por entender que hay una suerte de "privatización encubierta" del juego, lo cual está expresamente prohibido en el artículo 37 de la Constitución provincial.

"La banca es pública, si yo apuesto contra una empresa privada se privatiza la banca. Además, el juego online no genera empleo. Es muy distinto a, por ejemplo, al caso de las máquinas tragamonedas, donde tiene que haber un empleado por cada puesto de máquina", señaló un conspicuo vocero.

En su paso por la Legislatura, el ministro de Economía, Hernán Lacunza, se refirió ayer al Presupuesto 2019 en términos generales y no dio demasiados detalles sobre el tópico online pese a la inquietud de los representantes del Frente Renovador y Unidad Ciudadana.

El juego virtual es una realidad palmaria y creciente. Los apostadores menores de 40 años se inclinan por esta modalidad, en desmedro de los bingos, al que concurre una franja etaria mayor. Se estima que en el distrito hay al menos 15 firmas operando sin marco regulatorio.

Una sola de ellas, que utiliza un sistema prepago de apuestas online, tiene 6000 puntos de venta. Hay otra, JackpotCity, que ofrece en su página 56.000 pesos virtuales gratis —no canjeable por efectivo— para promocionarse y fomentar la participación en una variedad de 500 juegos, entre ellos tragamonedas, balckjack, ruleta y póker.

Están las internacionales Bet365, que desarrolló una plataforma de apuestas deportivas, o PockerStars, la compañía líder mundial de póker en línea, que contrató a la estrella de la Juventus, Cristiano Ronaldo, y al actor de Breaking Bad Aaron Paul para una de sus publicidades.

De acuerdo con el proyecto de ley, el plan de Vidal es poner orden mediante llamados a licitación. La gobernadora no quiere que operen más de siete empresas. ¿Por qué? Porque —dice— es hasta ese número que se puede ejercer un control real de las apuestas.

"Tenemos que bancarizar el sistema, poder hacer la trazabilidad del apostador y controlarlo online. Es decir, hay que saber su DNI, cruzar sus datos con el padrón electoral, chequear si es beneficiario de algún plan social, si pertenece a este distrito o ingresa a la web desde otro distrito, etcétera. Son muchos ítems a cotejar minuto a minuto para poder prevenir, por ejemplo, el juego compulsivo", explicaron en el entorno de la gobernadora.

El interés de las compañías es enorme y de eso puede dar fe Matías Lanusse, director del Instituto Provincial de Lotería y Casinos (IPLyC). Desde la española Codere, hasta la Embajada de Inglaterra, pasando por Boldt y representantes de la India que integran la World Lottery Association, se contactaron con el joven funcionario para obtener detalles de la iniciativa.
La evolución del proyecto también es mirada con lupa por Daniel Angelici, a cargo de tres sociedades vinculadas al juego: Bingo Ramallo S.A.; World Games S.A., que controla un bingo en Pergamino: y Desarrollos Maipú S.A., con un casino en Mendoza.

El presidente de Boca mantiene un estrecho vínculo con Fernando Rovello, secretario ejecutivo del IPLyC, y es socio del influyente Daniel Mautone, quien pisa fuerte en la Cámara Argentina de Salas de Bingos y Anexos, además de ser dueño de Casino de Victoria.

¿Competirá el "Tano", directa o indirectamente, por una de las licencias del juego online? Es todo un misterio que ni siquiera en La Plata se animan a develar. "Nosotros trabajamos para regular esta modalidad. La pelota está ahora en la Legislatura, después veremos quién se presenta y quién no en la licitación", esquivaron el espinoso tema.

Las negociaciones por el millonario negocio del juego online, del que Vidal se quiere valer para recaudar, recién empiezan.