Pablo Moyano escucha a su padre Hugo; al lado de los dos, Ricardo Pignanelli (Foto: Nico Stulberg)
Pablo Moyano escucha a su padre Hugo; al lado de los dos, Ricardo Pignanelli (Foto: Nico Stulberg)

La tensión entre el gobierno nacional y la familia Moyano no cesa. La resolución del magistrado Luis Carzoglio, que desestimó la detención de Pablo, no hizo más que avivar el fuego cruzado.

"Con los Moyano no van a poder, el juez estuvo increíble y no se dejó apretar", desafió Pablo antes de emprender su regreso al país en las próximas horas proveniente de Singapur. En esa línea, el referente sindical además le respondió al fiscal Scalera: "Es un chanta, un payaso, es un empleado de Patricia Bullrich", dijo en declaraciones a El Destape Radio.

"Felicito al juez por la valentía que tuvo, no solo por la resolución. Siguen existiendo jueces independientes que no se dejan apretar por esta política que lleva adelante el presidente a través del FMI de querer detener o procesar a los dirigentes que llevamos adelante la voz de los trabajadores. Hoy hay dos enemigos públicos del gobierno, Cristina y los Moyano, pero no pudieron. Los jueces independientes no se dejaron apretar", agregó el sindicalista.

En ese sentido, el vicepresidente de Camioneros destacó que "no van a poder con los Moyano, no firmamos la reforma Laboral, no firmamos el 15%, se tuvieron que meter la multa de los $1.000 millones sabés dónde, qué más quieren de los Moyano".

Además, Pablo Moyano amenazó con una huelga: "Si no conseguimos 42% de paritaria, vamos al Paro General". Y sobre su situación procesal apuntó: "Tengo la conciencia tranquila, no hice nada para perjudicar al club".

Por último, reveló que "me reuní con Cristina durante una hora y me dijo que estaba preocupada por el desastre que está dejando este gobierno. Quieren tapar el ajuste, los aumentos y los despidos".

Ayer, el juez de Avellaneda Luis Carzoglio rechazó el pedido de detención de Pablo Moyano, acusado de liderar una asociación ilícita vinculada a negocios del Club Atlético Independiente. El magistrado explicó en su resolución que "no puede involucrarse" al dirigente gremial "en asociación alguna de individuos para cometer delitos y menos en carácter de Jefe". A la vez, Carzoglio señaló que "las presuntas acciones y conductas de Moyano de ningún modo, y por el momento, pueden considerarse abarcadas" en los delitos que "se le pretenden endilgar".

Por otra parte, el juez resaltó que las escuchas telefónicas en las que se basaba la investigación "obedecen a los años 2014, 2015 y 2016, con bastante antelación al inicio de la presente causa". Además, explicó que la intervención de estos aparatos, así como también de computadoras y otros dispositivos electrónicos, "no se ha cumplimentado con las notificaciones a los defensores particulares correspondientes".

De esta manera, Carzoglio rechazó todas las detenciones y allanamientos solicitados por el fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera contra Pablo Moyano y otros involucrados en la causa. Por la noche, el magistrado brindó una conferencia de prensa en la que denunció una presunta operación mediática en su contra y confirmó que su familia recibió "amenazas de muerte".

Seguí leyendo: