Hace 10 años que no hacen un barco, pero el Astillero Río Santiago, uno de los más grandes de América Latina, le cuesta a los bonaerenses $3.500 millones al año. El 99% es para pagar sueldos.

El Astillero Río Santiago es una empresa del Estado, antes nacional y ahora provincial. Allí se hacen barcos. Pero lamentablemente hace años que está funcionando con un estándar de producción muy bajo.

En el complejo industrial, ubicado en la localidad de Ensenada (bastión kirchnerista), trabajan unas 3.500 personas. Hace dos décadas la mitad de sus ingresos provenía de los buques que hacía; ahora con su producción apenas cubren el 1% de los costos operativos. El resto lo aporta el erario público con los impuestos que pagan los habitantes de la Provincia de Buenos Aires.

El funcionamiento del astillero está repleto de irregularidades sobre las cuales puso la lupa la Justicia. Por ejemplo, con el comedor, donde se desembolsan fondos para alimentar a la totalidad de los empleados pese a que concurren menos de la mitad. El comedor le retiene $1.325 por mes a cada trabajador. Significan $51.538.219 por año que recibe el gremio de ATE, de los cuales se utiliza menos de la tercera parte. Es decir que el resto de los fondos se los queda el gremio. Además, si un trabajador no asiste y quiere que no le hagan el descuento del comedor, no puede. El acta firmada entre el gremio y las anteriores administraciones dice que la empresa debe pagar por los 3.308 trabajadores activos.

También se sospecha que hay un desmanejo con los llamados "dispensados". El gremio, por resolución de una asamblea en el 2010, le solicitó a la empresa dispensar a los trabajadores que estaban cerca de jubilarse para que se vayan adaptando a la nueva etapa. Así, los obreros dejan de trabajar un año antes, pero cobran el sueldo completo hasta su retiro.

Además, se analiza si el gremio evadió durante años el Impuesto a las Ganancias. Es decir que no se retenían los fondos correspondientes, lo que significó un fraude fiscal importante.

El sueldo promedio de un trabajador es de $46.000 mensuales, el doble que el de un maestro. Aunque no está en el convenio colectivo, cobran 14 sueldos por año (se liquidan dos veces las vacaciones).

A pesar de que hace más de una década que no termina un barco, hay un premio a la eficacia. El plus por productividad varía entre 20.000 y 60.000 pesos mensuales. Con las actuales condiciones de producción y los contratos de trabajo, hacer un barco en el astillero vale 10 veces más caro que en cualquier parte del mundo. En 2012, durante el gobierno de Cristina Elisabet Kirchner, se hizo una última botadura simbólica. El buque Eva Perón, que le encargó Hugo Chávez a Néstor Kirchner en 2004, tocó el agua pero no está terminado.

El astillero hace más de 10 años que no hace ni un barco
El astillero hace más de 10 años que no hace ni un barco

La justicia investiga también contratos truchos por los que se pagaba en efectivo sueldos jerárquicos a personas que nunca pisaron el Astillero. No había ningún control sobre esos desembolsos. Según se cree, habría una centena de "ñoquis" que le habrían provocado un perjuicio cercano a los $16 millones en dos años.

El secretario general de ATE-Ensenada, Francisco Banegas, no quiere que los controlen. Por eso también hay denuncias en la Justicia por aprietes y amenazas a la actual conducción del astillero.

En medio del descontrol y de la violenta toma del Ministerio de Economía del último martes, el gobierno de la provincia de Buenos Aires busca ordenar y sanear el astillero.

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, dijo en declaraciones a Radio Mitre, que la discusión de fondo son los privilegios que tuvo el gremio durante años con complicidad de gobiernos anteriores. "Ya que en la Provincia no sobra nada, la gobernadora (María Eugenia) Vidal nos pidió que asignemos bien los recursos y nosotros queremos administrar con responsabilidad los fondos de los bonaerenses".

El funcionario planteó que con esos recursos se podría universalizar el comedor y brindar el almuerzo a todos los alumnos de primaria y de los jardines de infantes de toda la provincia de Buenos Aires.

Lacunza aclaró que no se está pensando ni en despedir gente ni en privatizar. "El objetivo es que el astillero empiece a trabajar de manera eficiente, productiva, siendo una empresa pública. Por eso lo que queremos es que si esos trabajadores no tienen qué producir, pasen a hacer obra pública, que tanto hace falta en la provincia", explicó.

Finalmente, el ministro ratificó que la misión es restaurar la empresa, convertirla en viable y productiva, y que los trabajadores puedan desplegar sus actividades, pero con costos razonables.

En la madrugada de este miércoles, los gremialistas accedieron a abandonar las dependencias del edificio para poder conversar con las autoridades dentro del marco institucional y buscar así una salida al conflicto.