El fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes
El fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes

El fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes advirtió que con la causa de los cuadernos la Justicia "trata de parir hoy un momento histórico y refundacional", al defender la continuidad del juez Claudio Bonadio en el caso y ponderar la figura del arrepentido.

"Ha sido gracias a ella que se han logrado avances nunca vistos en el esclarecimiento de los gravísimos hechos de corrupción que forman parte de la parte más negra de la historia de la Argentina", sostuvo en el dictamen al que accedió Infobae. Según explicó Moldes, para los fiscales es todo un aprendizaje tener que "negociar (léase pactar y regatear) con empresarios y hombres de empresa", y por eso llamó a tener "cierta flexibilidad" porque "no es posible sacralizar so riesgo de convertir en letra muerta el objetivo" de una legislación "tan útil como innovadora".

En ese contexto, el fiscal aprovechó para enviar un mensaje al Congreso al señalar que la ley del arrepentido "es perfectible" y abogó para que "a la brevedad se proceda a una revisión que, sin descuidar la formación y capacitación necesarias para esta nueva función, haga su aplicación más ágil y efectiva". "Pero, al día de hoy, esto es lo que hay y con esto estamos dispuestos a seguir adelante para correr el velo de tantos años de complicidades y llegar a la médula de las maniobras de corrupción que parecen incapaces de colmar nuestra capacidad de asombro", añadió.

Según advirtió, la Justicia "hoy trata de parir, con gran esfuerzo, un momento histórico y refundacional en el cual algunos no estamos dispuestos a tolerar las fullerías y zancadillas de quienes, sabedores de que ya no pueden impedir que la verdad termine revelándose ante todos, consagren una vez más sus afanes a demorar y obstaculizar el progreso de las causas" con "un cóctel de planteos judiciales conscientemente insustanciales y sobreactuaciones mediáticas lacrimógenas que, a veces, rozan los lamentables márgenes del ridículo".

Moldes se pronunció así al rechazar las nulidades planteadas por Oscar Parrilli, el ex secretario de la Presidencia y ex titular de la AFI que está imputado en la causa de las anotaciones de Oscar Centeno.

Puntualmente, Parrilli sostuvo que debía anularse la declaración de Centeno en el marco de la ley 27.304 por entender que su colaboración fue "forzosa" y que no tuvo asistencia letrada. En rigor, Centeno explicó que hasta ese entonces lo defendía un abogado que le había puesto Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido y terminó representado por el defensor oficial, Gustavo Kollmann.

El asesor de Cristina Fernández no fue lo único que impugnó. También sostuvo que Bonadio no tenía por qué intervenir en esta investigación porque los cuadernos que escribió Centeno y que fueron aportados a la Justicia por el periodista de La Nación Diego Cabot tendrían que haber formado parte de otra causa: la de enriquecimiento ilícito que se tramitaba en otro juzgado, por decisión del propio Bonadio, en el juzgado de Sergio Torres y en donde están imputados Baratta, su esposa y el propio Centeno.

El juez federal Claudio Bonadio
El juez federal Claudio Bonadio

Pero nada de eso fue válido para Moldes que –desde el Ministerio Público- respondió los argumentos de la defensa y espera ahora la decisión de los jueces Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun.

En su dictamen, Moldes sostuvo que "no se advierte en modo alguno que la decisión de Oscar Centeno de prestar colaboración en el marco de las previsiones de la ley 27.304 y acogerse a la figura de imputado colaborador haya sido 'forzada' por los magistrados intervinientes, sino todo lo contrario". Para Moldes, los cuestionamientos de Parrilli "resultan ser meras manifestaciones de disconformidad con lo declarado por el nombrado y el reconocimiento de su autoría sobre las copias de los cuadernos aportados al sumario"

Y sobre la posibilidad de que la causa salga del control de Bonadio y vaya a la causa de Torres, aseguró: que "es claramente disímil el objeto procesal de ambas causas" porque una investiga un enriquecimiento y la otra una asociación ilícita.

Seguí leyendo: