Con el objetivo de analizar y comprender los diferentes aspectos involucrados en el lavado de dinero y todos los delitos vinculados, la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y la Fundación de Investigaciones en Inteligencia Financiera (FININT) convoca a participar de la séptima edición de un posgrado orientado a abogados y graduados universitarios de otras carreras.

Juan Félix Marteau, director del curso que comenzará el 19 de abril y cuya inscripción continúa abierta, adelantó en una entrevista con Infobae que habrá una oferta académica única con jueces, fiscales, camaristas, políticos y especialistas del sistema financiero que vincularán su experiencia con las leyes vigentes y hablarán de los principales desafíos vigentes sobre esta problemática en la Argentina y en el mundo.

"Hemos convocado a jueces que han trabajado todos estos años en temas de corrupción y lavado de dinero, que nos permiten entender con qué herramientas pueden hacer su trabajo y que le permitirán a los alumnos analizar desde la presión política que reciben hasta cuáles son los elementos institucionales que hacen falta", precisó Marteau.

Forman parte del staff de profesores del curso -entre otros- los jueces federales Claudio Bonadio, Mariano Borinsky, Ariel Lijo y Sergio Torres; los fiscales Raúl Plee y Carlos Rívolo, los abogados Alberto Beraldi y Maximiliano Rusconi, e incluso el ministro de Justicia, Germán Garavano.

– ¿Cuáles son las principales dificultades que tiene un juez para investigar el delito de lavado de dinero?

– Tiene que ver con la estructura que tienen los juzgados actualmente, que me parece anticuada. No alcanza a ingresar a la problemática estrictamente financiera por toda la complejidad que eso tiene. Para eso necesitás un equipo interdisciplinario, que esté conectado en el plano de la investigación estrictamente de los bienes, a cuestiones de inteligencia que todavía son ajenas a las investigaciones penales. De modo tal que creo que todavía hay un gran trabajo de reforma institucional que creo que hay que hacer en materia de investigación.

– ¿Cómo se relaciona el lavado de activos con el terrorismo internacional?

– Lo que percibimos es que estos temas siempre fueron pensados por la literatura como dos fenómenos totalmente separados. Por un lado, el crimen organizado, pensado con un interés estrictamente económico, y después el terrorismo entendido como un acto de violencia, con una finalidad de orden político-ideolgicá. Lo que vemos en la práctica, sobre todo cuando vemos los aspectos financieros de estos fenómenos, es que están íntimamente relacionados. 
Los canales de logística por los que se contrabandean determinados bienes al final de cuentas también son usados por aquellos que tienen que financiar terrorismo porque necesitan pasar dinero en efectivo, necesitan también hacerse de algunas asociaciones estratégicas para conseguir solventarse… De moto tal que la realidad concreta del siglo XXI muestran que están íntimamente vinculadas este tipo de criminalidad compleja.

– Es imposible entonces imaginar un grupo terrorista que no sea financiado a través del lavado de activos.

– Por supuesto. Esto es lo que muestra la última experiencia de ISIS, donde la tradicional inversión que hacían los estados cómplices del terrorismo fue sustituida en parte, o complementada, por la financiación aliada al tráfico de objetos de arte por la destrucción de los templos más importantes, también asociados al tráfico de droga…

Está claro que ahí la cuestión financiera nos permite una lectura muy clara de cuáles son las complicidades de algunos estados con respecto al terrorismo y, sobre todo, la ausencia estratégica de los estados que no pueden ya solucionar el terrorismo con bombas, deben solucionarlo con mas inteligencia, con la restitución de la ley, con un conocimiento mas cabal de como se entrelazan las cuestiones financiera de estas diversidad de hechos criminales. 

– Existe un auge muy fuerte de las criptomonedas. Muchos inversores las compran de buena fe para intercambiar por bienes y servicios, otros con la esperanza de obtener una ganancia en una venta futura. Pero también tienen su costado negativo, porque suelen estar vinculadas al lavado de activos…

– El presidente de Bitcoin Argentina va a las clases,  expone qué significa el bitcoin, cómo se puede comprar… Cuenta los beneficios que tiene. Y los alumnos preguntan en qué medida esta moneda es vulnerable y es un vehículo para lavar dinero… Y efectivamente es así, de moto tal que hay un gran desafío con el uso de criptomonedas para ver cómo podemos mitigar el efecto del lavado en ese terreno.

– También a la deep web la asocian con los canales clandestinos para financiar el terrorismo.

– Cada vez mas es evidente su uso para el comercio de bienes ilícitos. De modo tal que sin dudas son temas que debemos conocer y tienen una complejidad técnica y cultural. Los actores que intervenimos en estos temas generalmente estamos más acostumbrados en ver los aspectos legales  y tenemos muchas dificultades para entrar en temas de orden tecnológico.