Tras décadas de reclamos, mudarán la cárcel de Devoto a Marcos Paz

El traslado se hará efectivo a partir de un convenio entre la Ciudad y la Nación

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, anunciaron hoy el traslado de la cárcel de Devoto al complejo penitenciario de Marcos Paz: la obra comenzará antes de fin de año y tendrá dos años de plazo para su finalización.

La iniciativa responde a un reclamo de más de 40 años de los vecinos y propone liberar el 65 por ciento del predio que ocupa la cárcel a espacios públicos y el resto a la construcción de viviendas.

"Esto afecta a las 1800 personas privadas de su libertad en una de las cárceles que tiene las peores condiciones de Argentina.  El traslado nos llevará entre 60 y 90 días", aseguró Garavano durante el anuncio.

Larreta, en tanto, señaló que se trata "de un día histórico para el barrio de Devoto" y "un muy buen ejemplo de lo que los argentinos podemos hacer cuando trabajamos en conjunto". "Este predio se abre y se genera un espacio verde muy grande, más del 60%, y el resto se vende para el desarrollo de viviendas, el producto de esa venta irá para pagar la construcción de la nueva cárcel, con lo que será a costo cero", agregó el mandatario porteño.

El anuncio del convenio entre la Ciudad y la Nación se realizó frente al  Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, situado en Pedro Lozano 4990.

Las primeras reuniones de trabajo entre los gobiernos nacional y porteño para evaluar el traslado comenzaron a finales de junio de 2016, para atender la inquietud de los vecinos y darle forma a una reforma integral del servicio penitenciario, con un nuevo modelo de establecimiento de reclusión.

En agosto de aquel año Larreta había dicho que estudiaban la posibilidad de vender "una quinta parte" del predio para financiar el traslado. Gonzalo Aguilar vive a 100 metros de allí y forma parte de la asamblea vecinal "Devoto sin cárcel", que hace años pide al gobierno la mudanza del centro de detención a otro predio alejado.

"Se nota que los detenidos viven mal, en salas de 60 personas, algo que no respeta los estándares vigentes", aseguró Aguilar, para quien la permanencia del complejo afecta a la calidad de vida de los vecinos.

Los vecinos escuchan "el ruido de sirenas a las tres de la madrugada sin saber qué pasa dentro" y también "gritos o tiros", relató Aguilar y dijo que espera que con la mudanza el barrio vuelva a ser conocido como "el jardín de Buenos Aires".

La cárcel de Devoto fue inaugurada en 1927 para contraventores -condenados por ebriedad o vagancia- en una zona que si bien ya contaba con viviendas cercanas al edificio, estaban en lotes de gran extensión.

Treinta años después pasó a depender del Servicio Penitenciario Federal, el enrejado exterior fue reemplazado por muros de siete metros de altura y se transformó en un complejo de máxima seguridad.

"La posibilidad de trabajar en conjunto con Nación permite cumplir con un reclamo histórico de los vecinos de Devoto. Por fin vamos a poder", expresó por su lado Bruno Screnci Silva, ministro de Gobierno porteño, y amplió: "Por fin vamos a poder contar con un gran espacio verde y un desarrollo acorde al barrio. A la vez las condiciones de los internos también van a mejorar en Marcos Paz".

TE PUEDE INTERESAR