Una organización narcocriminal que intentó traficar casi 400 kilos de cocaína a Rusia en valijas diplomáticas encontradas en la embajada de ese país en Buenos Aires fue desbaratada con la detención de cinco de sus miembros, entre ellos un policía porteño, en la Ciudad y en Moscú.

Los integrantes de la banda planeaban trasladar la cocaína repartida en 12 valijas que se encontraban en la Escuela de la Embajada de Rusia en Argentina. Un año atrás, el embajador de Rusia en la Argentina, Víctor Koronelli, denunció ante la Justicia el entramado de la red de narcotráfico que terminó siendo desbaratada.

La Justicia logró descubrir la existencia de la organización, sus integrantes, los roles que desempeñaba cada uno, los contactos y la planificación de las maniobras, a través de intervenciones telefónicas y de las tareas de campo efectuadas por el personal de la Unidad de Operaciones Antidrogas de Gendarmería Nacional.

La investigación comenzó en el diciembre de 2016, por lo que las escuchas comenzaron a realizarse a partir de esa fecha. Sin embargo, según estima la Justicia argentina, las negociaciones existían desde varios meses antes y las valijas fueron introducidas a la Embajada en el mes de julio de 2016 por Ali Abyanov, un ex funcionario jerárquico de la sede diplomática.

La mayoría de las comunicaciones se dieron entre Iván Blizniouk, un subinspector de la Policía de la Ciudad de origen ruso y nacionalizado argentino, y Andrey Kovalchuk, uno de los integrantes más importantes de la banda, que visitó Argentina en varias oportunidades.

En los meses de marzo, julio y noviembre del año 2016, Kovalchuk tomó contacto con Abyanov y Blizniouk. Además, habló con un funcionario ruso, a quien intentaba convencer para enviar valijas a la Federación Rusa. Fue este funcionario el que puso en conocimiento a las autoridades de Gendarmería sobre los movimientos de la incipiente organización.

Kovalchuk intentaba que se facilite el canal diplomático para realizar el transporte deseado, el cual según la información obtenida por la Justicia, se había truncado a partir del retorno de Abyanov a Rusia, ya que este era el principal nexo para realizar la maniobra.

A partir de ese momento, Blizniouk se hace cargo de la logística y comienza a entablar una serie de diálogos con Kovalchuk para poder llevar adelante la planificación del operativo ilegal. En esas conversaciones aparecía un tema repetido. Hablaban de los viajes que debían realizar las comisiones de cadetes que subinspector de la Policía de la Ciudad organizaba a la Federación Rusa, momento en que ambos coincidían en que esas oportunidades resultaban viables para "atravesar el abordaje", en clara alusión a la intención de filtrar las valijas en cuestión con la carga lícita que en esas ocasiones se transportan.

En los diálogos ambos se refieren a la posibilidad de comunicarse por Skype, con el fin de tener más libertad, ya que preferían no referirse explicitamente a los detalles del operativo para trasladar las valijas con cocaína.

A continuación, alguno de los diálogos a los que accedió Infobae:

10 de marzo de 2017

Blizniouk (B) 
Kovalchuk (K) 

K: —Entendido. Decime Iván, ¿que tenemos sobre el Ministerio del Interior?

B: —¿En qué sentido?

K: —¿Se planea algo? En el de ustedes mejor dicho.

B: —No sé, ¿en qué sentido si se planea algo?

K: —¿Tienen planeados vuelos de ida y de llegada, algunas actividades?

B: —Y sí. En primer lugar planeo cursos con personal durante todo el año.

K: —Sí. Eso lo sé. Personal de ustedes vienen a hacer cursos con nosotros en Rusia. ¿No es así?

B: —Sí. Personal de acá de la Argentina van a ir a hacer cursos allá con nosotros en Rusia.

K: —¿Pero ya empezaron a hacerlo o todavía no?

B: —¿En el sentido de si ya hubo precedente o qué?

K: —No, no, el primer grupo ya vino a hacer el curso en el Ministerio del Interior.

B: —No no, todavía van a ir. A mitad de año.

K: —A mediados del año. A ver, ¿me podés mandar todo el itinerario al respecto de eso? Quien, qué y dónde.

B: —Claro que puedo. No hay problemas.

K: —Estaría muy bueno.

B: —¿Qué ideas tenés?

K: No son para hablar por teléfono. Después te quería llamar por Skype.

B: —En la segunda mitad del año.

K: —¿Y por qué no en la primera mitad?

B: —Porque ellos ya tienen toda la estimación hecha para este medio año. Ellos cada medio año hacen las estimaciones. Aparte tienen que venir cadetes por intercambio. O sea nosotros vamos para allá y ellos vienen para acá. Por eso planeo con la excusa de los cadetes también invitar a los jefes.

K: —Pero los de ustedes vienen primero, ¿no?

B: —Sí. Los nuestros van primero.

K: Entiendo. Con ese hecho podemos aprovechar y atravesar el abordaje;. Y … y ahí todo bien. Jajaja

B: —¿En serio?

K: —Sí.

B: —Entonces es fantástico. Dale. Aparte hace cuánto que ya venimos cargando con ese.

El 22 de mayo de 2017 la comunicación se repite. Para ese entonces el operativo se pospuso e intentan volver a reorganizarlo.

K: —¿Ya tienen las fechas exactas?

B: —Y claro. Todo informado.

K: —Listo. ¿Entonces qué carta necesitas o algo así?

B: —Yo te mande una cartita.

K: —No. De San Petersburgo.

B: —¿Te referís a si necesito alguna carta de San Petersburgo?

K: —Sí.

B: —Creo que no necesito. Algo como confirmación, y detalles. Pero me gustaría que Kostia (jefe de Kovalchuk) participe allá también en alguna reunión separada para que podamos empujar este tema. Que haya una reunión separada con Kostia, con vos.

K: —Eso lo entendí. Del gobernador de la ciudad necesitas algún papel o no. Eso hay que definirlo antes también.

B: —Necesitamos un papel que diga que estamos dispuestos a recibir etc.

K: —Listo. Entendí. Te pregunto porque en todo caso en junio voy a estar allá con ustedes, dentro de unas dos semanas, solo un par de días, y puedo traer todo conmigo.

B: —Dale. Claro.

K: —¿Estarás en tu lugar?

B: —Estaré en mi lugar. Te espero. Hay muchísimas cosas que tenemos que hablar. Qué y cómo.