En paralelo al armado de la agenda de contenidos de la cumbre del G20 que se realizará en la Argentina, el Gobierno ultima los detalles logísticos del encuentro de presidentes que se dará en noviembre para avanzar con dos fuertes ideas de organización: realizar el encuentro de jefes de Estado en Tecnópolis y reforzar las medidas de seguridad con tres radares en la ciudad de Buenos Aires.

La idea de que la reunión de los jefes de Estado del G20 sea en Tecnópolis cobró fuerza en los últimos días. De hecho, varios funcionarios del Gobierno a cargo del armado de logística de la cumbre y de los organismos de seguridad intervendrán para evaluar en detalle el predio que se encuentra al lado de la General Paz. ¿El motivo por el cual se realizaría allí la reunión de presidentes y no en Costa Salguero como estaba previsto? Según explicaron fuentes de la Casa Rosada a Infobae, la idea tiene que ver con una cuestión de espacio, seguridad y logística pura.

En Tecnópolis el foro de presidentes quedará aislado prácticamente por completo del centro porteño aunque algunos de los eventos de la cumbre del G20 se realicen en el Centro Cultural Kirchner, en el Hotel Hilton de Puerto Madero, en el Centro de Convenciones de la ciudad o en Costa Salguero. Este último espacio había sido elegido originalmente para que se realice el foro de presidentes, pero para ello se necesitan al menos 30.000 metros cuadrados cubiertos como lo disponen las medidas de seguridad del G20. Así ocurrió en las últimas cumbres presidenciales de Alemania y de China.

"En el caso de Costa Salguero, el gobierno porteño debería rescindir el contrato de varios concesionarios para cumplir con la meta establecida de espacio dedicado al foro de presidentes", dijo un funcionario a Infobae. Por otra parte, se evalúa que Tecnópolis tiene una fácil accesibilidad, la misma avenida General Paz otorga una suerte de muro de contención del tránsito humano, hay un natural aislamiento del centro porteño y solo generará problemas para los vehículos durante la semana de noviembre en que se interrumpa el tránsito cuando se realice la cumbre. Con todas estas alternativas sobre la mesa la Casa Rosada evalúa en estos días la firme posibilidad de llevar el foro de presidentes del G20 a Tecnópolis.

En paralelo a esto, desde las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Seguridad, la Cancillería y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) reforzaron en los últimos días los planes de logística para darles contención a los presidentes del G20 y sus comitivas a lo largo de toda la cumbre. De esta manera, fuentes del Gobierno que trabajan en el tema explicaron a Infobae que uno de los refuerzos de seguridad que se darán en los días de la cumbre llegará por el lado de tres radares de INVAP que se instalarán en distintos puntos estratégicos de la ciudad.

"Todo el espacio aéreo por donde se moverán los 20 presidentes deberá estar resguardado", explicó un funcionario del Gobierno que forma parte del comando G20 encargado de la organización logística de la cumbre. De esta manera, los tres radares que se prevén instalar responderán a un centro de radarización que estará ubicado en un barco de la Armada en las cercanías del puerto de Buenos Aires. Este buque con radares fue el que se usó hace dos años para la visita del entonces presidente norteamericano Barack Obama a Buenos Aires. Solo que ahora esta embarcación contará con el apoyo de otros tres radares.

Además, tanto el Ministerio de Seguridad como la AFI y las Fuerzas Armadas avanzaron en las últimas semanas en el intecambio de información y el aporte de tareas de logística para la cumbre con agencias de inteligencia de otros países cuyos mandatarios formarán parte de la cumbre. Así, Infobae pudo saber que el gobierno de China y el de Alemania ya le aportaron buena parte del plan de acción que llevaron adelante en sus respectivos países para la cumbre del G20. A esto hay que agregar que el gobierno alemán ya envió el listado de todos los detenidos por disturbios que hubo en la cumbre de Hamburgo ya que su ingreso estará vedado al país. No está claro aún la cantidad de efectivos que se dispondrán de fuerzas de seguridad y las Fuerzas Armadas argentinas más los agentes de seguridad de cada presidente.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad de ambos países comparten el armado de dos anillos que protegerán la ciudad y los centros de reunión de los presidentes para contar con el armado logístico de cada movimiento. En el caso de Puerto Madero ya se hizo un relevamiento de los vecinos para que puedan ingresar a la zona con una credencial. Algo similar van a tener que realizar en la zona aledaña de Técnópolis si es que finalmente el Gobierno decide instalar el foro de jefes de Estado allí mismo.