La diputada nacional Elisa Carrió denunció una "conspiración nacional" contra el gobierno Mauricio Macri a través de los incidentes que se producen afuera del Congreso mientras los legisladores intentan comenzar a debatir la reforma jubilatoria que impulsa el Poder Ejecutivo.

Más seria que de costumbre, "Lilita" volvió a pronunciarse a favor de que se levante la sesión -tal como sucedió el jueves- y solicitó que se le corra vista al fiscal y al juez de turno para que se analice si los manifestantes incurren en "una conspiración nacional".

Elisa Carrió, este lunes en la Cámara de Diputados (Fotos: Amilcar Orfali)
Elisa Carrió, este lunes en la Cámara de Diputados (Fotos: Amilcar Orfali)

El oficialismo logró a las 14:12 el quórum necesario para iniciar la sesión especial a la que se convocó el viernes tras una reunión con gobernadores. Mientras los diputados intentaban iniciar la discusión institucional, en las adyacencias del palacio legislativo se agudizaban los incidentes con enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre militantes de izquierda y efectivos de la Policía de la Ciudad.

Ante este panorama, el kirchnerismo solicitó un cuarto intermedio para analizar la situación en conjunto con la Casa Rosada. Tras el parate, el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, aseguró que recibió la indicación de continuar con el debate. En medio del descontento de varios sectores, Carrió denunció que hay sectores que intentan desestabilizar a Macri.