Protesta frente a la residencia de Alicia Kirchne (@panchorgl)
Protesta frente a la residencia de Alicia Kirchne (@panchorgl)

Sin certezas económicas, ni políticas, Santa Cruz atraviesa la semana más compleja del año, casi sin respuesta de la gobernadora, Alicia Kirchner. Hoy las principales ciudades de la provincia son el escenario de numerosas marchas en contra de la administración provincial, que aún hoy no confirmó el cronograma del pago de haberes, ni sueldo anual complementario, a poco más de 10 días de las fiestas. Desde el mediodía, la Casa de Gobierno en Río Gallegos es el epicentro de las protestas, pese a que el gobierno nacional ya envió cuatro partidas por más de 600 millones de pesos.

Los manifestante llegan a la Casa de Gobierno (Gentileza: Diario Nuevo Día)
Los manifestante llegan a la Casa de Gobierno (Gentileza: Diario Nuevo Día)

Los tres gremios estatales están en pie de guerra pero Alicia Kirchner sigue desconociendo la entidad del reclamo. APAP, un gremio histórico para la historia del kirchnerismo en Santa Cruz, anunció paro de actividades hasta que el Ejecutivo provincial abone la totalidad de los sueldos a la administración pública. Antes de la decisión de APAP que se confirmó en las últimas horas, iniciaron medidas de fuerza ATE y UPCN. El reclamo es único: certeza en el pago del aguinaldo. Kirchner dio a entender que lo desdoblará pero no hay más confirmaciones sobre las fechas. Mañana se iniciará el pago de salarios que si será de manera efectiva en dos partes. Los gremios de salud pública también forman parte del paro general junto a trabajadores del Ministerio de Economía y las asociaciones del trabajadores del ministerio de Economía provincial.

(NA)
(NA)

Los docentes fueron, otra vez, los primeros en levantar las banderas de la batalla -no las bajaron en todo el año- y ya anunciaron que mantendrán el paro, hay incertidumbre sobre exámenes finales y promociones de año, y establecieron que de mantenerse esta realidad no iniciarán el ciclo lectivo 2017, incluyendo el "período especial" que se había planteado para recuperar los días caídos. En términos literales: la provincia está parada.

Alicia Kirchner aseguró esta semana que el déficit proyectado para el año próximo es de 6.500 millones, negándose en términos técnicos a afrontar el golpe político del ajuste que incluso, en silencio ya fue aplicado al inicio de su gestión. En 2016 el déficit llegó a los 7 mil millones. Por decantación, el kirchnerismo no asume los errores de la gestión y adjudica sus deficiencias económicas al contexto nacional. El ministro de Economía, Juan Donnini, hombre de Máximo Kirchner, insistió en que "la caída del consumo interno y la crisis del petróleo atentan contra el equilibrio fiscal", intentando dar un argumento a la demora en el pago de salarios. Alicia evitó hablar directamente e informó el pago desdoblado desde un parte de prensa, el domingo pasado: "A partir de las 00hs del próximo miércoles se comenzarán a abonar los haberes de la administración pública provincial". Ese mismo día, la gobernadora tuvo un mal paso. En su cuenta oficial de la red social Facebook, les deseó a todos los santacruceños "un buen domingo para tod@s". La catarata de insultos y críticas fue inmanejable para los administradores de la cuenta, que inmediatamente pusieron en ejecución las cuentas falsas desde las cuales apoyan la gestión.

Efectivos custodian la casa de la gobernadora (@panchorgl)
Efectivos custodian la casa de la gobernadora (@panchorgl)

La situación política es tan difícil que ya los intendentes, propios y ajenos, le están exigiendo a la casa central de Río Gallegos que den respuestas ya que quieren evitar que el círculo político y el enojo social los ponga en el primer plano.