hugo mariano jinkis eduardo deluca 1920El juez federal Claudio Bonadio rechazó hoy la extradición a los Estados Unidos de los empresarios Hugo y Mariano Jinkis y del dirigente de fútbol Eduardo Deluca por el caso de corrupción en el FIFA.

Los Jinkis y Deluca son reclamados por la justicia de Nueva York por los delitos de extorsión, fraude electrónico y lavado de activos en el pago de sobornos de los empresarios a dirigentes de fútbol para obtener derechos de televisión de torneos internacionales organizados por la CONMEBOL.

El rechazo a la extradición puede ser apelada por el fiscal Eduardo Taiano, quien se había pronunciado a favor del envío de los acusados a Estados Unidos. La apelación es directamente ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Bonadio sostuvo en su resolución que los mismos delitos por los cuales Estados Unidos reclama a los acusados no están tipificados de la misma manera en la legislación argentina, uno de los requisitos de la extradición.

También que los Jinkis y Deluca enfrentan en Argentina una acusación similar a la que tienen en Estados Unidos. "Esto es, los Jinkis y Deluca deberían afrontar por los mismos hechos dos investigaciones en curso en distintas jurisdicciones: una en Nueva York y otra en Buenos Aires, lo cual evidentemente constituiría una afectación a sus garantías constitucionales, amparadas no solo en nuestra Carta Magna sino también en tratados internacionales que velan por las garantías del proceso que a todo imputado le cabe", explicó el magistrado en ese sentido.

El juez Claudio Bonadio (NA)
El juez Claudio Bonadio (NA)

Durante el juicio, el fiscal Taiano señaló que los hechos de la acusación se equiparan a los de una asociación ilícita y que ese delito está en la ley argentina.

Otros dos argentinos están involucrados en el caso de corrupción mundial. Uno es Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias y hermano del secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, quien está bajo proceso en los Estados Unidos.

Burzaco fue extraditado a ese país desde Italia, a donde se entregó tras permanecer 13 días prófugo. El empresario está alojado en un departamento después de pagar una fianza de 20 millones de dólares y no puede alejarse más de 80 kilómetros del lugar.

También está acusado José Luis Meiszner, ex presidente de Quilmes y ex secretario de la CONMEBOL, quien espera el juicio de extradición que debe realizar el juez federal de Quilmes Luis Armella.