No más diccionarios, lenguaje de señas ni traductores de celulares para no quedarse quedarse afuera de una conversación. Un pequeño traductor promete convertirse en el mejor amigos de los viajeros. Es liviano, cómodo, fácil de usar, no necesita cable ni conexión a internet.

Además, es muy veloz y está elaborado con tecnología smart que optimiza su funcionamiento. Su creador es Takuro Yoshida, un joven japonés quien había sufrido en carne propia la desventura de no poder comunicarse. En entrevista con Infobae, Takuro explicó que "poder comunicarse con gente de otros países es muy divertido porque se logra conocer un montón de historias y cosas interesantes. Por eso quise inventar algo que pueda usar siempre que viajo. Poder usarlo en Argentina, en China, en Europa y quebrar las barreras del idioma".

Entre sus características técnicas se destacan:

-Posee un potente procesador que lo hace prescindir de conexión a Internet.

-Demora de respuesta de sólo 0.2 segundos (igual o menos tiempo que una traducción simultánea). Esto es gracias a su veloz procesamiento de datos de audio.

-Diseño ultra compacto.

-Dos micrófonos unidireccionales que filtran la voz del ruido ambiente para poder capturarla.

-Un pequeño amplificador que emite un sonido claro.

-Un botón de encendido veloz.

-Un botón para capturar y emitir el sonido

El dispositivo aún no ha salido a la venta para su comercialización, pero desde la empresa indicaron que piensan hacerlo en el transcurso de este año. "Por ahora sólo lo estamos recibiendo encargos que nos hacen empresas. Pero hacia el final de este año pensamos lanzar la venta al público. Nos enfocamos en los viajeros. Este no es un producto recomendado para usar en reuniones, por ejemplo. Está pensado para personas que tienen que viajar".

Otro factor importante para poder ampliar su alcance y éxito será la incorporación de más idiomas – otra de las mejoras que tienen previstas realizar "de acuerdo a la demanda" – ya que hoy "Ili" sólo está disponible con tres idiomas: japonés, chino e inglés.

Mientras tanto, desde la empresa buscan fondos para acompañar el lanzamiento. Para ello, realizaron una serie de videos que buscan promocionar el producto y sus virtudes.

Una anécdota que resulta en ironía

Esta tecnología, traduce palabras, frases pero, claro, no es capaz de traducir situaciones y significaciones que están vinculadas a las costumbres y cultura de cada país. En este sentido, desde una agencia de publicidad occidental, generaron un video promocional de "Ili" en el que aparece un hombre inglés que "salía a buscar besos en Japón" y los "ganaba gracias a este dispositivo".

Pero el material cayó pésimo en la opinión pública japonesa y hubo una lluvia de críticas por considerarlo ofensivo y de mal gusto. La empresa se vio obligada a pedir disculpas y a explicar que se trataba de actores representando un guión y no de una escena espontánea. En estas sutilezas es cuando vemos cómo la tecnología aún no puede reemplazar 100% al hombre y a su capacidad de traducir no sólo palabras, sino de hacerlo considerando la multiplicidad de factores que intervienen en la comunicación.