La coach espiritual Claudia Luchetti se encarga de revelar cómo fuimos “programados” en nuestra infancia.
La coach espiritual Claudia Luchetti se encarga de revelar cómo fuimos “programados” en nuestra infancia.

Si estás leyendo esta nota quiere decir que estás viva. Y si estás viva, aún estás a tiempo de cambiar todo lo que tengas ganas. ¿La clave? El autoconocimiento.

El primer paso para empodertarte es conocerte, no podemos respetar lo que no conocemos. Para eso, la reconocida decodificadora Claudia Luchetti (@claudialuchetti) explica que tenemos que entender que somos efecto de la causa de otras personas, por ejemplo, de nuestros padres. Pero no hay que salir a buscar venganza. ¡Al contrario!

"Ellos son el libro de oro para descubrir nuestras fortalezas y debilidades. El desafío está en aceptar todo lo que somos para dejar de someternos a los otros. Sin miedo y sin la necesidad de ser aprobados por los demás", advierte la coach espiritual que en su consultorio se encarga de revelar cómo fuimos "programados" en nuestra infancia a través de herramientas como la lectura de nombres (donde está el patrón emocional de cada persona), los de sus padres, la fecha de nacimiento (donde están todas las posibilidades que uno tiene) y un ejercicio de Kabbalah.

1. SOMOS MUJERES. "No es sólo una cuestión de género, va mucho más allá de nacer hombre o mujer. Nuestra función biológica tiene que ver con la creatividad, la transformación y el don de multiplicar. Sin embargo, a lo largo de todas las épocas fuimos debilitadas y sometidas por los hombres que entendieron que ellos eran los que tenían que dar y nosotras, recibir. Hoy tenemos que entender nuestra historia y liberarnos: aprender a decir que no cuando no queremos tener sexo, dejar de complacer visualmente al hombre y rechazar las propuestas que no nos interesan. Pero ojo, no tiene que ver con una lucha ni una guerra de polos, sino con una determinacion personal. Las que tenemos que cambiar la concepción de nosotras mismas somos las mujeres".

“Generalmente las mujeres son educadas para satisfacer necesidades ajenas”.
“Generalmente las mujeres son educadas para satisfacer necesidades ajenas”.

2 NUESTRA PEOR ENEMIGA. "¿Te diste cuenta de que las mujeres somos más duras entre nosotras que los propios hombres? ¡Somos muy machistas! Es tanta la acreditación que hubo al modelo de mujer y a los estereotipos a los que deberíamos pertenecer que terminamos desacreditándonos entre nosotras mismas. Es un permanente desafío a la seguridad.

Si tuviera que elegir los denominadores comunes que traen a las mujeres a decodificarse, ambos tienen que ver con la autoestima: la realización personal (el poder plasmarse descubriendo su profesión) y el amor. Generalmente las mujeres son educadas para satisfacer necesidades ajenas. Por lo cual, nunca saben lo que necesitan y quieren ellas. Estamos entrenadas para ser aprobadas y terminamos siendo descartadas, no vistas, ignoradas".

3 CUERPO Y ALMA. "Sentirnos bellos físicamente es fundamental. Pero no por un resultado estético. El cuerpo tiene que traducir lo que la energía interna es. Si por dentro nos cuidamos y respetamos, eso se va a ver reflejado en fortaleza, salud y bienestar. Somos lo que consumimos a través de nuestros sentidos: a nivel visual, lo que comemos, lo que decimos y lo que decidimos escuchar. Tenemos que concientizarnos y elegir con qué nutrirnos, desde la comida hasta lo que decimos.  El cuerpo siempre cuenta lo que la persona calla. Por eso es que las malas formas de una persona o la pérdida de registro del cuerpo hablan de un estado de incompatibilidad o incoherencia emocional".

“Antes de emparejarse, es sumamente necesario poder ser feliz solo”.
“Antes de emparejarse, es sumamente necesario poder ser feliz solo”.

4 AMOR Y SEXO. "El hombre y la mujer están creados para compatibilizar. Pero no tenemos que estar en pareja para estar completos. Son dos cosas distintas. Adentro del cerebro hay dos hemisferios: el izquierdo (corresponde a lo femenino) y el derecho (a lo masculino). Por ende, adentro tuyo hay un hombre y una mujer. Están tu madre y tu padre. Está la pareja perfecta. Y cuanto más equilibrio encuentres entre tu masculino y femenino, más equilibrio vas a lograr en la atracción con un otro. La pareja te trae la posibilidad de compartir lo que sos. Compartir relaciones sexuales simboliza algo muy profundo: el respeto, la responsabilidad y el cuidado por el otro. Porque me meto dentro de la energía de otra persona. Y no existe el famoso 'amor de la vida'. Existen posibilidades de encuentros que constantemente nos ayudan a crecer y explorar en nuestro interior. Nadie puede compartir algo que no tiene. Por eso es que, antes de emparejarse, es sumamente necesario poder ser feliz solo".

5 EL ARTE DE ESTAR VIVA. "La capacidad de respirar adecuadamente hace que tu oxígeno elimine toda la impureza que está de más en el cuerpo. Y el oxígeno quema grasas. ¿Cómo lograrlo? La meditación no persigue absolutamente nada y todo lo logra. Es el arte de estar vivo y conectarse con algo más que el cuerpo físico. Para eso tenemos que enfocarnos en el principio activo que es la respiración. Tenés que tomarte un ratito para sentir el sonido y la vivencia de ese aire que es lo que genera que amplíes tu capacidad receptiva. Si bien hay diversas técnicas que facilitan la meditación, también considero que son un signo de dependencia. Enseñarte una técnica para respirar es volverte dependiente de otra persona, cuando vos ya sos un meditador natural. Todos los seres vivos lo somos por el solo hecho de respirar. Lo único que voy a proponerte es que cierres los ojos para inhibir los sentidos y entender que no es importante la apariencia de lo que hay… Es importante lo que sentís. Porque si limpiás y expandís lo que sentís, tu naturaleza va a ser radiante".

Texto: Agustina D'Andraia (@agusdandri)

Fotos: Alejandro Carra.

SEGUÍ LEYENDO: